Coronavirus y turismo: las claves que marcarán los viajes en 2021

Políticas de flexibilidad, destinos cercanos, restricciones, asistencia al viajero y prioridad para contratar empresas hayan mostrado responsabilidad, entre las principales características.

fsfff

Marcado por la pandemia del coronavirus, el año 2020 provocó una catástrofe en el mundo de los viajes. Ya en diciembre pasado, la Organización Mundial del Turismo (OMT) hablaba de una vuelta de la actividad a los niveles de 1990, con una caída del 70 por ciento en las llegadas de viajes internacionales, es decir, mil millones menos de llegadas de viajeros. Según la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), entre enero y noviembre 2020, las aerolíneas que operan en esta región transportaron alrededor de un 40% del total de pasajeros que se movieron en el mismo período de 2019.

En un contexto de rebrotes en distintas regiones del mundo y el inicio de campañas de vacunación, el panorama para los viajes sigue siendo poco claro, restringido, incierto. ¿Qué podemos esperar para 2021?

1. Incertidumbre

Lo vivimos durante todo 2020, y mientras los casos se multipliquen y continuemos en situación de pandemia, el no saber qué pasará -ni siquiera en el corto plazo- marcará no solo a la industria de los viajes, sino también nuestra vida cotidiana.

Mientras dure la pandemia, será difícil tener la certeza de realizarlo en la fecha o en las condiciones imaginadas. Foto:Shutterstock

Mientras dure la pandemia, será difícil tener la certeza de realizarlo en la fecha o en las condiciones imaginadas. Foto:Shutterstock

En este escenario, se pueden planear viajes, pero no siempre se tendrá la certeza de poder concretarlos en la fecha prevista o en las condiciones imaginadas.

Hay que chequear constantemente las condiciones de ingreso al destino elegido, ya sea dentro de la Argentina como en el exterior. Ejemplos: desde mediados de diciembre están suspendidos los vuelos entre Argentina y Reino Unido; a comienzos de enero Perú incorporó una cuarentena como requisito de ingreso a su territorio (que se sumó al PCR), Brasil pide PCR desde el 30 de diciembre. Y la semana pasada, en Estados Unidos, Joe Biden anunció que además del test (desde el 26 de enero), busca implementar cuarentena para viajeros internacionales.

También pueden cambiar las condiciones para volver a casa: por ahora, si vivís en la Ciudad de Buenos Aires y viajaste a más de 150 km por varios días, tenés que testearte al llegar. Y para ingresar en la Argentina desde el exterior, hasta el 31 de enero te exigen test PCR realizado con un máximo de 72 horas antes de embarcar y cuarentena por 7 días.

Test para los pasajeros que arriban a Ezeiza y son residentes de la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

Test para los pasajeros que arriban a Ezeiza y son residentes de la Ciudad de Buenos Aires. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

Queda claro que las restricciones en las fronteras van y vienen siguiendo la situación epidemiológica de cada lugar.

2. Test, vacuna y cuarentena

Más allá de las fronteras parcialmente restringidas en gran parte del mundo, muchos países exigen actualmente un PCR negativo para ingresar a su territorio (más del 58% de los destinos del mundo, según los últimos estudios de la OMT).

Los especialistas consideran que, a medida que se avance con la vacunación en el mundo, esa exigencia de test irá mutando a una exigencia de certificado de vacunación.

Los controles en las fonteras de los países van cambiando a medida de cambia la situación epidemiológica. Foto: Shutterstock

Los controles en las fonteras de los países van cambiando a medida de cambia la situación epidemiológica. Foto: Shutterstock

Desde el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) también piden prudencia. «En 2021 se puede esperar la solicitud de pruebas rápidas antes de realizar un viaje internacional, cuando este sea de una nación con alto nivel de contagios a un país con bajo índice. Solo se permitirá que los pasajeros con pruebas negativas aborden los vuelos. La vacunación no debe ser una condición para viajar y todos debemos seguir respetando los protocolos», plantearon recientemente desde el organismo que busca no repetir los errores de 2020, un año que será recordado como «el peor año en la historia para el sector de viajes y turismo, con más de 140 millones empleos perdidos y afectaciones económicas superiores a los 4.800 millones de dólares».

Una de las preocupaciones actuales que plantean tanto el WTTC como la industria aérea es que ante rebrotes y crecimiento de contagios, a las restricciones ya existentes de fronteras y exigencias de test se suman cuarentenas que desalientan aún más los viajes.

«No podemos volver a actuar como al principio de la pandemia, cerrando fronteras o aplicando cuarentenas cuando hasta la propia Organización Mundial de la Salud ha señalado que el virus no se controla de esta manera», dijo Peter Cerdá, vicepresidente Regional de IATA para las Américas y agregó: «Como industria establecimos protocolos que garantizan la seguridad de los viajes, nuestra prioridad. Por eso debemos gestionar cómo vivimos con el virus sin poner en riesgo millones de puestos de trabajo, sin paralizar las economías que dependen de la aviación porque no hay otras alternativas de transporte rápido, seguro y fiable. El transporte aéreo es clave para la conectividad de los países, más todavía cuando la logística de las vacunas exige enlaces eficientes para asegurar las entregas”.

Desde la OMT piden estandarizar protocolos de realización de pruebas y sistema de certificación.

Una imagen de abril 2020, con el aeropuerto de Ezeiza cerrado. Foto Juano Tesone

Una imagen de abril 2020, con el aeropuerto de Ezeiza cerrado. Foto Juano Tesone

3. Flexibilidad

Las políticas comerciales flexibles ganaron terreno durante 2020 como estrategia imprescindible de hoteles o compañías aéreas para poder subsistir con la venta de futuros viajes mientras dure la pandemia. Y también una forma de generar confianza para que la gente vuelva a comprar productos turísticos.

“La flexibilidad va a estar ligada proporcionalmente a la cantidad de gente vacunada y al efecto de la vacuna”, señala Fernando Joselevich, gerente de Costa Cruceros en Argentina y Latam, y agrega: “’Quiero flexibilidad’ pide la gente hoy porque todavía no está vacunada, no sabe si habrá cierres o si se contagiará o se impondrán nuevas restricciones. La flexibilidad va a seguir mientras haya poca población vacunada”.

Barbijos obligatorios a bordo.

Barbijos obligatorios a bordo.

Por su parte, Roberto Amengual, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), habla de la flexibilidad enfocada en el alojamiento “no sólo en las políticas de reserva, sino también en todas las condiciones relacionadas con un hospedaje. A cualquier huésped le gusta tener opciones y hay muchas que han quedado acotadas, como el desayuno. Desde ese lugar, tenemos que encontrar desde la hotelería nuevas oportunidades de brindar opciones y flexibilidad a nuestros huéspedes”.

Según un relevamiento realizado por Booking, sitio de reserva de alojamiento, el 81% de los argentinos quiere que las plataformas de reservas de viajes aumenten su transparencia sobre las políticas de cancelaciónlos procesos de reembolso y las opciones de seguro de viaje.

“Con más de la mitad (51%) de los argentinos considerando la posibilidad de cancelar sin cargo y el 41% buscando la flexibilidad de cambiar fechas sin que se le cobre un monto adicional, seguirá siendo importante que los proveedores de alojamiento adopten políticas flexibles y se comuniquen claramente con los huéspedes para ayudar a que los viajeros se sientan cómodos al hacer reservas”, explican desde la plataforma.

Sanitización de hoteles. Foto: Shutterstock

Sanitización de hoteles. Foto: Shutterstock

4. Alojamiento con protocolos

Los protocolos seguirán presentes. “Algunos protocolos de higiene que se han incorporado mejoran el servicio y la calidad de desinfección de cada habitación y espacio dentro del hotel adem,ás de los insumos que se utilizan. Esto es una tendencia que seguramente también conservaremos después de la pandemia”, señala Amengual.

Retomando el estudio realizado por Booking, vale destacar que para los viajes a futuro, el 73% de los argentinos solo piensa hacer una reserva si el alojamiento especifica con claridad qué políticas de seguridad e higiene aplica, dicen desde Booking, que incorporó un nuevo filtro («medidas de salud y higiene«) para que el usuario pueda buscar y encontrar opciones de hospedaje que implemente (o haya mejorado) sus protocolos de higiene y seguridad.

Protocolos en los hoteles porteños. Foto Germán García Adrasti

Protocolos en los hoteles porteños. Foto Germán García Adrasti

Por su parte, Airbnb, plataforma que une anfitriones que ofrecen hospedaje con viajeros, recuerda que ya en julio 2020 había presentado un protocolo global de limpieza avanzada (revisado por médicos infectólogo Eduardo López y epidemiólogo Roberto Chuit), complementario a las pautas y normativa local.

Al implementarlo, los huéspedes pueden identificar fácilmente aquellas propuestas que cumplen con los requisitos y formen parte del programa. 

5. Vuelos

Especialista en la industria aérea y editor de aviacionnews.com, Pablo García Rodríguez, hace hincapié en la palabra “incertidumbre” que resume lo que vendrá.

Barbijos y distancia social en los aeropuertos. Foto Shutterstock.

Barbijos y distancia social en los aeropuertos. Foto Shutterstock.

“La pregunta es si volar ya nunca volverá a ser ‘como antes’ o si, vacunas mediante, existe la esperanza de retomar un camino de cierta normalidad. Quizás así podamos imaginar el otorgamiento de algún tipo de certificado internacional similar a lo que sucede hoy con, por ejemplo, la vacuna de la fiebre amarilla, requisito indispensable para poder embarcar hacia ciertos destinos”, explica García Rodríguez.

Y agrega que “lo que se avizora por lo menos para el primer trimestre del año es que los cierres de fronteras, flexibilización a la hora de emitir un boleto, pedidos de testeos PCR negativos, barbijos a bordo, servicios de alimentos reducidos, distanciamiento social en aeropuertos, utilización de alcohol en gel, entre otras medidas, se mantendrán hasta por lo menos un alcance de vacunación global”.

Hay que mencionar que IATA viene desarrollando el Travel Pass, una aplicación móvil que permite a los pasajeros administrar su viaje de acuerdo con los requisitos gubernamentales en relación con testeos o vacunas COVID-19. La app, que ya se está probando en algunas aerolíneas y se espera esté lista para fines de marzo, permitirá encontrar información precisa sobre los requisitos de viaje y entrada a los destinos y un registro de los centros de testeos (y eventualmente de vacunación) y laboratorios que cumplan con los estándares requeridos.

6. Destinos

En primer lugar, está claro que una de las cuestiones que se impuso en pandemia -y seguirá por un buen rato- es que no se puede viajar a cualquier lugar: hay países que reciben a los viajeros extranjeros, mientras que otros solo dejan ingresar a unos sí y a otros no. Por otro lado, para viajar por el país es importante completar los premisos y certificados que requiera el destino en cuestión.

Viaje en auto, tendencia en pandemia. Foto: Shutterstock

Viaje en auto, tendencia en pandemia. Foto: Shutterstock

¿Qué expectativas hay en las agencias de viajes?

“Para el primer semestre de 2021, el destino Argentina va a continuar siendo preferencial para los pasajeros que busquen tener vacaciones, sobre todo en los fines de semana de Semana Santa, Carnaval, otoño y la temporada de esquí”, dice Pablo Bazzetti, gerente general de All Seasons, y agrega: “A partir de julio, creemos que destinos como Caribe Estados Unidos (puntualmente los parques temáticos de Orlando) van a ser los que más pasajeros podrán captar. Habrá mayor cantidad de gente vacunada y eso le debería dar un impulso al turismo”.

El especialista también señala un punto más: el de los viajes con estadías más prolongadas. “Destinos como Caribe o Estados Unidos registran un promedio de 10 días a dos semanas de viaje; Brasil, unos 7/8 días; Argentina, en tanto, admite viajes más cortos”, dice Bazzetti, y señala que en materia de viajes internacionales, los días en que los pasajeros permanecen fuera o la cantidad de noches serán mayores este año.

Playa de Ipanema,Río de Janeiro, (Brasil). Foto: EFE/Antonio Lacerda

Playa de Ipanema,Río de Janeiro, (Brasil). Foto: EFE/Antonio Lacerda

Desde Booking señalan como tendencia -que ya viene tomando forma en los últimos años y crecerá mucho más en el futuro- a los viajes cercanos.

“Al pensar en futuros viajes, el 42% de los argentinos planean viajar dentro de su propio país a mediano plazo (dentro de los próximos 7 a 12 meses), y el 28% planea hacer lo mismo a largo plazo (de acá a más de un año). No sólo los viajeros van a buscar destinos de cercanía, sino que también serán experiencias más rurales y en destinos menos conocidos, con menos aglomeraciones de turistas”, señalan desde la compañía.

También se destaca que al hablar de destinos de cercanía, a pocas horas de viaje, permite utilizar el auto propio.“Entre los viajes ruteros de los argentinos predominan las «tres C»: campo, ciudad y costa».

7. Seguro de viaje

Entre rebrotes, campaña de vacunación, incertidumbre y protocolos, Diego Barón, CMO & Digital de Universal Assistance, señala una tendencia que comenzó a imponerse en 2020 y seguramente se mantendrá en 2021: «La asistencia al viajero dejó de ser algo opcional y pasó a ser esencial«.

Los seguros de viaje ofrecen distintas alternativas de cobertura frente al coronavirus. Foto: Shutterstock

Los seguros de viaje ofrecen distintas alternativas de cobertura frente al coronavirus. Foto: Shutterstock

En esto coincide con sus pares. Fernando Pérez, director Travel de Europ Assistance Argentina, dice que “previo al surgimiento de la pandemia, muchas personas no contrataban un servicio de asistencia al momento de irse de vacaciones, o activaban alguno sin tener en claro qué incluía y qué no, ya que no lo consideraban un factor importante. A partir de ahora, contar con un servicio completo será una necesidad -y un requisito en muchos destinos- para garantizar previsibilidad en un panorama tan incierto”.

Por su parte, Federico Tarling, director de Operaciones de Assist Card International, señala la importancia de contar con una cobertura flexible y que “los proteja en imprevistos médicos y no médicos”, y que “los destinos del mundo seguirán exigiendo a los turistas un producto integral para garantizarles el ingreso”. Y concluye: “la ‘nueva normalidad’ es un combo entre ‘conciencia individual’ y ‘obligatoriedad gubernamental”.

8. Prestadores con solidez

Además de considerar que la financiación seguirá siendo una herramienta clave en los viajes de 2021, Joselevich, de Costa Cruceros, señala que “la gente va a buscar proveedores -y más en segmentos específicos como el de los cruceros- que en pandemia hayan mostrado quiénes son en términos de ética”. 

“Al final del día, un segmento grande de viajeros va a valorar que en el momento más complejo algunos resultaron más sólidos que otros”, apunta.

“¿Qué van a mirar los pasajeros?”, se pregunta Bazzetti, de All Seasons. “Deberían priorizar la atención por medio de una agencia de viajes formal, ya que ante cualquier circunstancia de cambio de reglas de juego, son las que van a poder ayudar a los pasajeros a reorganizar sus viajes o remarcar las fechas”.

Pablo Aperio, gerente general de TTS Viajes, agrega: “Es muy importante estar seguros respecto de dónde se comprará el paquete vacacional, que sea una agencia de viajes homologada por el Ministerio de Turismo, que tenga trayectoria y buena reputación, por ejemplo, en redes sociales. Y el servicio posventa que ofrece: muchos portales venden y luego es imposible seguir un contacto, pero el viaje termina sólo cuando los pasajeros están de regreso en sus casas”.

Fuente: Clarín