¿Cuántos amigos podemos tener? Más de 150, según un nuevo estudio

Una investigación de la Universidad de Estocolmo puso en cuestión el límite de la centena y media de relaciones amistosas que había fijado un trabajo anterior

eqwe

La pregunta ha sido formulada cientos de veces: ¿cuántos amigos puede tener una persona?

En un estudio realizado en 1993, Robin Dunbar, un antropólogo británico, llegó a la conclusión de que los seres humanos no podían tener más de unas 150 relaciones significativas, una cifra que se volvió conocida como el número de Dunbar.

Sin embargo, investigadores de la Universidad de Estocolmo publicaron recientemente un artículo en el que ponen en duda esa cifra, al descubrir que las personas pueden tener muchos más amigos si se esfuerzan.

“Somos capaces de aprender problemas matemáticos de dificultad creciente; del mismo modo, si nos relacionamos con mucha gente, mejoraremos nuestras relaciones con mucha gente”, afirma Johan Lind, autor del estudio que vino a cuestionar la cifra redonda de Dunbar y profesor asociado de la Universidad de Estocolmo. El trabajo en cuestión se ha publicado en la revista Biology Letters.

En su investigación original, Dunbar estudió a monos y simios y determinó que el tamaño del neocórtex, la parte del cerebro responsable del pensamiento consciente, tenía una relación directa con el tamaño de los grupos en los que estos animales vivían. El neocórtex de los humanos es aún mayor, por lo que extrapoló que su tamaño ideal de grupo era, en promedio, de 150.

En el nuevo estudio, Lind dice que él y su equipo utilizaron conjuntos de datos y métodos estadísticos actualizados y descubrieron que el tamaño del neocórtex no limitaba el número de relaciones de amistad que las personas eran capaces de mantener. El número de Dunbar, dice, “ha sido criticado durante mucho tiempo”. El equipo de Lind descubrió que no se podía establecer con precisión un número máximo de amigos.

En una entrevista, Dunbar, profesor de psicología evolutiva en la Universidad de Oxford, defendió su investigación y criticó el estudio que llegó para hacerle sombra. El nuevo análisis, dice, “es descabellado, completamente descabellado”. Añade que los investigadores de la Universidad de Estocolmo realizaron un análisis estadístico defectuoso y malinterpretaron tanto los matices de sus análisis como los de las conexiones humanas. “Me maravilla su aparente incapacidad para entender las relaciones”.

Dunbar define las relaciones significativas como las que tienes con aquellas personas que conoces lo suficientemente bien como para saludarlas sin sentirte incómodo si te las encuentras en la sala de espera de un aeropuerto. Ese número suele oscilar entre 100 y 250, con una media de alrededor de 150, dice.

Al nacer, se comienza con uno o dos. Las amistades alcanzan su punto más alto al final de la adolescencia y al principio de los 20 años. A los 30 años, la gente tiende a tener unas 150 conexiones, y ese número se mantiene estable hasta que la gente llega a finales de los 60 años y principios de los 70 y entonces su número de conexiones, según Dunbar, “empieza a caer en picada”. Si vives mucho, señala el experto, el número de amistades decrece aun más y vuelve a ser una o dos.

Ejemplos históricos

En su libro How Many Friends Does One Person Need, Dunbar señala ejemplos históricos y modernos para respaldar su investigación. Alrededor del año 6000 a.C., el tamaño de los pueblos neolíticos de Oriente Medio era de 120 a 150 personas, a juzgar por el número de viviendas. En 1086, el tamaño medio de la mayoría de los pueblos ingleses registrados en el Domesday Book era de 160 personas. En los ejércitos modernos, las unidades de combate contienen una media de 130 a 150 personas, dice.

En 2007, cuando la agencia tributaria sueca se estaba reestructurando, un estratega propuso que cada una de las nuevas oficinas tuviera entre 100 y 150 empleados, y citó la investigación de Dunbar. Los empleados, ya descontentos con la reestructuración, se enteraron del plan y se quejaron de que se les comparaba con monos. Finalmente, el número de Dunbar no desempeñó ningún papel en la reestructuración de esa agencia, según tres funcionarios implicados en la planificación.

Aunque puede ser reconfortante pensar que hay un número óptimo de personas con las que deberíamos rodearnos, en realidad no hay una regla que se aplique a todos, señala Louise Barrett, profesora de psicología de la Universidad de Lethbridge, en Canadá. “La vida humana es realmente complicada”, dice.

Barrett, antropóloga biológica que no participó en el nuevo estudio y que anteriormente estudió con Dunbar, afirma sin embargo que el nuevo análisis parece sólido. “Tenemos que repensar y ajustar nuestra interpretación e hipótesis a la luz de estos nuevos datos”, dice.

El debate sobre las relaciones se produce en un momento en el que la gente se está replanteando qué amistades quiere volver a cultivar después de que la pandemia redujo los círculos sociales y en el que las empresas están diseñando espacios de trabajo pospandémicos.

Dunbar planteó su teoría hace décadas, en los primeros días de Internet y mucho antes de que las redes sociales cambiaran la forma de comunicarse de las personas y hasta el mismo uso de la palabra amigo. “Esta cifra tendría sentido si todavía dependiéramos de una agenda y de hablar con la gente, pero ese no es el mundo en el que vivimos”, afirma Angela Lee, profesora de la Columbia Business School.

Las herramientas de creación de redes como LinkedIn han hecho posible aumentar el número de conexiones que podemos mantener, y esto es importante porque las investigaciones demuestran que las personas que se encuentran en el borde exterior de nuestras redes son a menudo las que acaban siendo más útiles para avanzar en la carrera o generar ideas creativas, dice Lee.

Dunbar sostuvo que su teoría sigue manteniendo vigencia, incluso en el mundo hiperconectado de hoy, ya que la calidad de las conexiones en las redes sociales suele ser baja. “No son relaciones personalizadas”, señala.

¿Qué papel jugará la hoy omnipresente pandemia en la construcción o reconstrucción de conexiones significativas, ya sea en el trabajo o en nuestra vida social? Probablemente sea demasiado pronto para decirlo, pero Dunbar predice que los mayores efectos en las redes se producirán en las personas mayores. “Sus círculos de amistad ya estaban disminuyendo y esto los empujará aún más hacia abajo en esa pendiente”, afirma.

Dunbar señala que, aunque intenta no llevar la cuenta, calcula que tiene unos 150 amigos. “Es bastante evidente para la mayoría de la gente, cuando se pone a pensar en eso, que así es como está organizada su red social”, dice. Al menos, su propia experiencia no desmiente su teoría.

Fuente: Jenny Gross, La Nación