Pasión por la batalla medieval: la selección argentina se prepara para el mundial en Serbia

Máscara, escudo y espada. Las armaduras pesan 20 kilos. Se utilizan técnicas de judo, boxeo, esgrima, combate medieval y golpes directos, con el objetivo de derribar al contrario. Clarín participó del entrenamiento de la selección nacional.

5bCYbZCk1_1256x620__1

Dos guerreros vestidos con pesadas armaduras del medioevo se golpean a espadazos limpios. Tan fuertes son los golpes que retumban en el aire. El público agita y grita desde afuera con fervor, tras cada estocada. También acompañan con un «uuuh» de cancha los aciertos más sonoros al rival. El Urso, como le dicen a una «montaña» de 1,98 metro y más de cien kilos, con yelmo y escudo destroza a su desesperado contrincante cordobés, que nada puede hacer ante la fuerza arrolladora de este «luchador medieval».

El combate medieval tiene reglas estrictas y un jurado que pone puntos.

El combate medieval tiene reglas estrictas y un jurado que pone puntos.

Facundo Camilo López, el Urso, es el capitán de laselección argentina de combate medieval. Su armadura pesa 20 kilos. Transpirado y agitado por el combate, sentado en un banquito para recuperar fuerzas, respira el aire fresco con la victoria en los pulmones. «Cuando entro a pelear al ring, siento algo mágico», destaca este preparador físico de alto rendimiento que vive en Olivos y que se dedica a la lucha medieval desde 2015.

Participó de cuatro mundiales. Los rusos son los mejores del mundo y él llegó a un tercer puesto en una de las categorías. Dice que para ganar un combate hay que llegar a «un equilibrio entre técnicas de luchas distintas, táctica mental y peso de la armadura».

Exhausto. Un luchador luego de una batalla. Cada armadura pesa 20 kilos.

Exhausto. Un luchador luego de una batalla. Cada armadura pesa 20 kilos.

El campeonato mundial se llama Battle of the Nations (Batalla de las Naciones) y tiene sede todos los años en un diferente. Esta vez será en Serbia, a comienzos de mayo. Hoy en día no existe una clasificación de equipos, pero cada país puede tener su propio ranking interno. La participación en Battle of the Nations está limitada por cupos para cada categoría de combate.

Existen cinco categorías distintas: bohurt (combate en equipo, puede ser 21 contra 21 o 5 contra 5, en sus versiones más comunes), alabardas, duelo con espada y escudo heráldico, duelo con espada y rodela y duelo de espada y media. Para bohurt 21 contra 21 se puede presentar un equipo por país, tres equipos para 5 contra 5 y un luchador para cada una de las categorías restantes. Hay categorías masculinas y femeninas.

La copa más conocida a nivel mundial, más aún incluso que el mundial, es la Copa Dynamo que se celebra anualmente en Rusia, en diciembre.

Las peleas convocan una importante cantidad de público.

Las peleas convocan una importante cantidad de público.

«En la pelea se utilizan técnicas de judo, boxeo, esgrima, combate medieval antiguo y golpes directos, con el objetivo de derribar al contrario», cuenta Ignacio Brunstein, luchador de la sección argentina desde hace poco más de dos años, analista de sistemas y caballero de la región europea del siglo XV, protegido por una armadura splinted.

Los combatientes cuentan que existen tres asaltos de un minuto cada uno. Dentro del «ring», que es un rectángulo de troncos de madera, hay varios jueces, llamados marshals, que, vestidos de amarillo cuentan los puntos de cada golpe. El que tiene más puntos gana. La reglamentación de protección es muy estricta: se trata de una actividad de riesgo y puede general lesiones. Hay lugares del cuerpo que están prohibidos, como las axilas, la nuca o la parte de atrás de las rodillas.

En el piso. Así quedó uno de los luchadores luego de una fuerte estocada. Las armas no tienen filo.

En el piso. Así quedó uno de los luchadores luego de una fuerte estocada. Las armas no tienen filo.

«Los golpes de espada tienen que ser de arriba hacia abajo, en diagonal o de costado. Nunca de abajo hacia arriba». cuenta Marcos Villán, recreacionista histórico medieval y presidente de la asociación Valherjes, ubicada en Lanús, donde el último sábado se realizo el Torneo Internacional de Combate Medieval, Copa Grifo 2019, organizado por él y por la Federación Argentina de Clubes de Combate Medieval.

Con un visible corte en la frente y un pequeño hematoma en la nariz, producto de una lucha cuerpo a cuerpo, Marcos cuenta que empezó en esto «hace doce años». Que «la idea es realizar una recreación fehaciente de esa época» y que «todo lo hacen a pulmón».

Máscara, escudo y espada, tres de los elementos esenciales del equipo de luchador medieval.

Máscara, escudo y espada, tres de los elementos esenciales del equipo de luchador medieval.

Mariana Herrera, de 25 años, también pelea. Viste una armadura lombarda de 20 kilos y está en la categoría femenina. Trabaja en la Policía Bonaerense y desde hace unos años practica este tipo de lucha. «Me metí en esto de casualidad, por un amigo. Siempre me gustó la onda medieval, pero esto supera todo». Comenta que la primera vez que participó de un combate estaba «cagada hasta las patas». Y que ahora maneja mucho mejor los nervios. «Todavía me falta aire y mejorar mi técnica», explica esta luchadora del club Ghoakhan, mientras espera su turno para entrar al ring y por tres minutospelearse a los espadazos limpios.

Los guerreros explican que las armas no tienen filo. También que cada uno de ellos firma un documento haciéndose responsables por los daños eventuales que podrían tener. «A cada luchador se le pide también un estudio clínico de salud y una cobertura médica», detalla Marcos.

Estas peleas se realizaron en medio de la feria Valherjes, donde varios puestos venden productos que recrean aquella época. Van desde escudos, espadas, vestimentas hasta alimentos comunes en el medioevo.

Por otro lado, en el predio del club, los organizadores construyeron un fuerte de madera delante del cual se realizan recreaciones de batallas medievales. Gunnar, como se hace llamar, dedica parte de su vida reconstruir encuentros bélicos históricos. Bartender y músico de profesión, relata que la pasión por ese tramo de la historia lo heredó de su abuelo rumano y que hace cinco años forma parte del club Valherjes. Es uno de los organizadores del evento. Y durante cuatro días que dura la feria duerme en una carpita histórica. «Una tela con cuatro palos», cuenta.

Dice que los recreacionistas eligen una cultura de una época y región determinada. «En mi caso, yo represento al reinado lombardo en Italia que van de año 568 hasta el 774». Y que tratan de que tanto los luchadores como el público «sientan que están en esa etapa de la historia».

La selección argentina la integran 21 luchadores, entre ellos varias mujeres. Todos participarán del Mundial de Naciones (Battle of Nations), que se realizará en Serbia, en la ciudad de Smederevo, entre el 2 y 5 de mayo. Sin embargo, para competir en la Copa Dynamo de Moscú, que sería una suerte de grand slam de este deporte, y que tiene lugar en diciembre, hay que pasar primero una especie de «eliminatoria». «Se trata del torneo Mastee, que se hará en San Isidro, en octubre. Aún no hay fecha. El que gana ahí es invitado a participar en el mundial de Moscú.», cierra Nacho.

Fuente: