Travel Sale: los 5 chequeos clave antes de comprar un pasaje aéreo barato, para no arrepentirse

Semana de rebajas online. Según expertos, si no se revisa bien la “letra chica”, lo que parece una súper oferta puede terminar costando caro.

qweqweqwe

Comenzó este lunes el Travel Sale y durante toda la semana las principales empresas de turismo lanzarán agresivas promociones con descuentos y cuotas para tentar a que la gente, aún en plena pandemia, se anime a comprar online sus próximas vacaciones.

«Esta edición de Travel Sale coincide, por primera vez, con la iniciativa Previaje, lo que implicará una gran variedad de beneficios que podremos poner a disposición de los turistas para conocer y disfrutar de todos los destinos nacionales. Lo cual se sumará a la gran oferta general que habrá tanto a nivel nacional como internacional”, sostuvo Martín Romano, el vocero de Travel Sale.

«Vamos a activar una serie de promociones especiales para que los viajeros puedan aprovechar las mejores oportunidades y disfrutar de experiencias inolvidables, con tarifas flexibles y muchas cuotas sin interés«, adelantó a Clarín Paula Cristi, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.

Los precios vistosos ya se pueden ver, destacados en todos los portales participantes. Y un rubro clave, por cómo pesa en el presupuesto de un viaje, es el de los pasajes aéreos.

¿Se puede aprovechar el Travel Sale para conseguir vuelos a precio soñado? Sí. Pero cuidado: si al comprar un ticket económico no se presta suficiente atención, existe también la chance de terminar arrepintiéndose del gasto realizado.

Según expertos, si la adquisición es impulsiva -dejándose llevar por leyendas del tipo «¡últimos asientos!«- y no se lee detenidamente la «letra chica«, lo que aparenta ser una súper oferta puede finalmente costar caro.

Lo que recomiendan, en caso de hallar un pasaje atractivo, es detenerse a hacer cinco chequeos fundamentales que revelan si realmente conviene reservar. Son los que se detallan a continuación.

Antes de hacer la reserva, es mejor tomarse un tiempo para revisar varias cuestiones. Foto: Archivo.

Antes de hacer la reserva, es mejor tomarse un tiempo para revisar varias cuestiones. Foto: Archivo.

1. El precio: ¿no se puede conseguir uno más bajo?

Un mismo pasaje puede estar a la venta al mismo tiempo en el sitio web de la línea aérea y en múltiples agencias y portales, a precios diferentes en cada caso. Lo primero a chequear, entonces, será si el valor hallado es realmente el más bajo del mercado o si existe alguna oferta superadora.

Webs como Turismocity, que comparan precios de cientos de sitios de viajes en una sola búsqueda, pueden ser de gran ayuda para hacer ese relevamiento muy rápidamente.

El otro punto importante para revisar es si no es mejor negocio comprar el pasaje dentro de un paquete. Es decir, junto con el alojamiento, el alquiler de auto, el seguro de viaje y el resto de los servicios que habrá que contratar.

«Si bien los aéreos son el producto más buscado en este tipo de eventos, ir por los paquetes suele ser más conveniente, ya que tendrán excelentes opciones de financiación y resultan más económicos que comprar por separado cada servicio», indicó Cristi, de Despegar.

2. Las cuotas: ¿cuánto elevan el precio final?

El precio es importante, pero también hay que poner en la balanza la financiación ofrecida por cada sitio para comprar el pasaje con las tarjetas de crédito disponibles: en cuántas cuotas se puede pagar y con cuánto recargo.

Las cuotas sin interés son sin duda las que más atraen. Con los niveles de inflación actuales, del 52% interanual, puede convenir comprar en un sitio que quizás no tenga el mejor precio del mercado, pero que sí ofrezca la mayor cantidad de pagos sin recargo (lo que equivale a un descuento).

En el caso de que haya cuotas fijas con interés, no sólo hay que fijarse de cuánto serán los pagos mensuales sino cuál es el costo financiero total (CFT) agregado y en cuánto queda el precio del pasaje al sumar el recargo, toda información que debe estar aclarada.

Para vuelos de cabotaje, podrían hallarse ofertas hechas bajo el plan oficial Ahora 12, que permite actualmente pagar pasajes, alojamiento, excursiones, alquileres de autos y paquetes hasta en 18 cuotas con un recargo máximo del 20% por sobre el precio de contado. 

Matías Mute, cofundador de Promos Aéreas, un sitio especializado en detectar oportunidades de volar barato, consideró que en el actual contexto lo ideal es «adelantar toda la compra posible pagando en pesos y cuotas«. «Usar Ahora 12, aunque tenga un recargo, con una inflación como la actual sigue siendo negocio», dijo a Clarín.

El costo del vuelo se puede financiar muchas veces en 9 o 12 cuotas en pesos sin interés: con la inflación actual, conviene. Foto: Shutterstock.

El costo del vuelo se puede financiar muchas veces en 9 o 12 cuotas en pesos sin interés: con la inflación actual, conviene. Foto: Shutterstock.

3. La flexibilidad: ¿el ticket se puede devolver o reprogramar?

«Desde Despegar recomendamos asegurarse de que el vuelo tenga la etiqueta de vuelo flex, que refiere a una reserva flexible, garantizando la cancelación o cambio de fechas si los planes cambian», afirmó Cristi.

Mute, de Promos Aéreas, explicó que los pasajes flexibles son los que permiten cambios y devoluciones sin cargo. «A veces este tipo de pasajes es más caro», añadió, aunque destacó que con la modalidad el viajero podría -siempre que la línea aérea lo permita- comprar un pasaje a valor de temporada baja y luego cambiarlo para ir en temporada alta sin costo adicional.

En cualquier caso, cuando aparece un pasaje en oferta, habrá que leer la «letra chica» para saber qué pasaría en caso de no poder viajar: a veces se admite una reprogramación, pero cobran un extra como penalidad​.

«Lo importante es evaluar en cada caso la relación costo-beneficio de que un pasaje sea flexible. Si es nacional, no veo que sea necesario que sea flexible. Pero si es internacional, al ser más costoso, en el actual contexto es conveniente», opinó Mute.

4. El itinerario: ¿cuántas escalas incluye y cuánto dura en total?

«Por otro lado -apuntaron en Despegar-, a la hora de comprar un pasaje es importante revisar la calidad del vuelo, es decir, la cantidad y extensión de las escalas para asegurarse de que sea un vuelo con el que el viajero esté conforme».

Sucede que los itinerarios con varias paradas pueden ser resultar más económicos que los directos, pero a menudo extienden demasiado la duración total del traslado. Tanto que el ahorro no justifica el tiempo perdido ni la molestia de cambiar de avión con horas de espera entre medio.

Así, al elegir entre dos pasajes, además de comparar los precios será clave revisar la cantidad de escalas y la cantidad de horas que transcurrirán entre el primer despegue y la llegada al aeropuerto de destino.

El pasaje ideal es el que ofrece la mejor relación entre precio final, cuotas, flexibilidad y duración. Foto: Shutterstock.

El pasaje ideal es el que ofrece la mejor relación entre precio final, cuotas, flexibilidad y duración. Foto: Shutterstock.

5. El equipaje: ¿hay que pagar extra para llevar una valija en bodega?

Si hasta hace poco cualquier pasaje aéreo incluía de manera indiscutible el derecho a llevar una valija pequeña tipo carry on en la cabina y a despachar también una valija más grande para que viaje en la bodega, actualmente, desde la irrupción de las líneas low cost, eso no está asegurado.

En muchos casos, e incluso en las empresas tradicionales, es un derecho por el que hay que pagar un adicional. Y cuando el pasaje se ofrece en promoción, el precio destacado suele ser el básico, que luego puede subir considerablemente al sumar los cargos por equipaje.

Para volar en cabotaje, por ejemplo, una de las líneas aéreas ofrece tarifas que sólo incluyen la posibilidad de llevar un equipaje de mano (tipo bolso o mochila) de hasta 6 kilos. Para ir con un carry on de hasta 9 kilos en cabina hay que abonar $ 1.189 por tramo y para llevar en bodega una valija de hasta 20 kilos, otros $ 1.189 por tramo.

Con lo cual, a la hora de comparar precios de pasajes, es esencial calcular cuál será el precio final con equipaje​ en cada caso. De ese modo se podría descubrir que la supuesta «mega oferta», en realidad, no es la opción más conveniente.

Fuente: La Nación