Verano 2021: hoteles fuera de lo común para unas vacaciones diferentes

Carpas de lujo, domos geodésicos, vagones de tren y antiguos carromatos de campo restaurados son algunas de las opciones “no tradicionales” para disfrutar de una escapada.

tt

Ni hoteles tradicionales ni aparts ni cabañas clásicas: en este breve recorrido por la provincia de Buenos Aires vas a poder elegir alojamientos alternativos que vienen marcando tendencia y que, en muchos casos, te permiten estar más en contacto con la naturaleza sin perder confort.

En carpas de lujo, en antiguos carromatos de campo restaurados, en viejos vagones de tren reacondicionados o en containers equipados con todas las comodidades, estas novedosas opciones de alojamiento invitan a disfrutar de una escapada de fin de semana o unas vacaciones en territorio bonaerense.

Refugio Glamping, Lobos

En un predio verde y arbolado de 16 hectáreas a 120 km de Buenos Aires, con 600 metros de costa sobre la laguna de Lobos, Refugio Glamping propone un fin de semana diferente, con 16 carpas de lujo, parcelas para carpa propia y la posibilidad de pasar un día de súper tranquilidad entre cabalgatas, mateadas bajo los árboles, actividades náuticas como clases de kitesurf y windsurf, alquiler de kayaks o stand up paddle, un buen plato con una cerveza con vista a la laguna o tirolesas, entre otros atractivos. 

Hay tres categorías de carpas en medio de una frondosa arboleda. Foto: El Refugio.

Hay tres categorías de carpas en medio de una frondosa arboleda. Foto: El Refugio.

En el Refugio hay carpas de tres categorías: Standard, para cuatro personas, equipadas con bolsas de dormir, aislante térmico, manta polar y luz solar led. Las tiendas Confort, en tanto –hay en sector laguna y en sector bosque-, son para dos o cuatro personas e incluyen colchones de una y dos plazas y puertos USB.

«Y también hay una carpa Premium para dos personas que suma sommier, luz dimerizable, puertos USB, aire acondicionado, calefacción, mesas de luz y secreter. Todas las carpas cuentan con mesa privada con parrilla», cuenta Matías Gracia, al frente del emprendimiento.

Además, hay 20 parcelas para instalar la carpa propia, lejos una de otra y con mesas y fogones en medio de una frondosa arboleda en la que solo se escucha el susurro del viento.

El muelle sobre la laguna de Lobos. Foto: El Refugio.

El muelle sobre la laguna de Lobos. Foto: El Refugio.

El pase diario va de 10 a 23.30 e incluye el uso de un living con mesa, agua y parrilla (según disponibilidad y por orden de llegada).

Cuánto cuesta: carpas Standard, $ 7.200 por noche; Confort, $ 10.000 por noche; Premium, $ 12.000 por noche (estas tarifas no incluyen el pase diario). Parcela para carpa, $ 2.000 por noche; para casa rodante, $ 2.800; para motorhome, $ 3.800. Pase diario, $ 900 por persona. El lugar abre de viernes a domingos.

Dónde informarse: 54-9-2227-48-8989; [email protected]; www.refugio.com.ar.

Las carpas de lujo cerca de canchas de polo, en Cañuelas. Foto: Puesto Viejo Estancia.

Las carpas de lujo cerca de canchas de polo, en Cañuelas. Foto: Puesto Viejo Estancia.

Puesto Viejo Estancia, Cañuelas

Un hotel boutique y unas sorprendentes carpas estilo safari africano equipadas con baño privado y box de ducha. Cabalgatas, clases de polo y equitación, pileta, paseos en bicicleta, un circuito aeróbico y mucho más, en esta estancia y club de polo a 15 minutos del centro de Cañuelas y a 77 km de la ciudad de Buenos Aires, sobre la ruta 6.

El hotel boutique equipado con 10 habitaciones en suite y living con estufa a leña, WiFi y biblioteca, se encuentra donde antiguamente estaba el puesto del cuidador de la estancia, aunque lo más novedoso es la propuesta de glamping en 21 carpas con camas dobles alfombra, ropa de cama, mesita de luz, toallas y baño privado completo.

Un sorprendente laberinto en Cañuelas. Foto: Puesto Viejo Estancia.

Un sorprendente laberinto en Cañuelas. Foto: Puesto Viejo Estancia.

Además, el lugar cuenta con salón comedor y fogón, en un sector de acampe ubicado detrás de un laberinto de pinos y a pocos metros de los corrales de los caballos de polo. A las carpas se puede ingresar los viernes y sábados; al hotel, todos los días.

Cuánto cuesta: una noche en carpa de lujo, $ 7.600 por persona incluyendo desayuno, merienda y cena (empanadas, asado en fogón), además de una cabalgata por el predio. Menores de 3 a 12 años, 50%. Día de campo, $ 4.500 por adulto (de 10 a 18, incluye recepción de bienvenida, almuerzo, merienda, cabalgata, pileta, bicicletas, paseo en carruajes).

Dónde informarse: (011) 3221-7503; [email protected]; www.puestoviejoestancia.com.ar

Viejo Bueno, en Tandil, propone descansar en antiguos carromatos de campo restaurados. Foto: Viejo Bueno.

Viejo Bueno, en Tandil, propone descansar en antiguos carromatos de campo restaurados. Foto: Viejo Bueno.

Viejo Bueno, Tandil

Daniel Cisterna es mendocino pero hace unos 20 años “se enamoró” de Tandil, dice, y decidió instalarse en la ciudad de las sierras del centro-sur bonaerense. En un predio llamado La Porteña, cerca del cerro Centinela, a 8 km del centro de la ciudad, reacondicionó un par de viejas casillas rurales que encontró en campos, en principio como un hobby familiar, sin pensar que pasarían a ser alojamientos para visitantes.

Cuenta que inicialmente compró un carro de más de 100 años, que entonces “era lo que hoy conocemos como un container”, en los que traían desde Europa máquinas sembradoras. Es fabricado en Inglaterra y lo encontró en Pergamino.

El lugar está por inaugurar su tercer antiguo carro para sumar habitaciones. Foto: Viejo Bueno

El lugar está por inaugurar su tercer antiguo carro para sumar habitaciones. Foto: Viejo Bueno

La idea inicial era hacer un monturero con avena y pasto para un caballo, pero entonces apareció María José, una de las hijas de Daniel que es decoradora de interiores, y acondicionó el carromato de más de 100 años hasta lograr que luzca impecable. Así, además de disfrutarlo la familia y amigos, apareció la idea de ofrecerlo en Airbnb. Y funcionó.

Llegó entonces un carro algo más moderno conseguido en Ezeiza y, como no tenía ruedas, le pusieron unas de cosechadora. Y ahora están trabajando en el tercero, una casilla rural a la que le pusieron ruedas y que planean terminar en poco tiempo.

Así las cosas, Viejo Bueno hoy ofrece dos habitaciones; una para dos personas y la otra para tres, ya que a la cama matrimonial se le suma un sillón cama. Cuentan con wifi, TV cable y cocina, y en el gran predio verde donde destaca la pileta y las reposeras entre árboles, hay también parrilla y asadores.

Relax en las sierras tandilenses. Foto: Viejo Bueno

Relax en las sierras tandilenses. Foto: Viejo Bueno

El lugar, a 355 km de Buenos Aires, abre todos los días y el desayuno con mermeladas y budín artesanal se puede tomar donde se quiera, y también se puede desayunar en la cercana estancia Ave María.

Cuánto cuesta: en enero, una noche para dos personas, de $ 6.500 a $ 7.500, según la fecha. Promociones de domingo a jueves y por estadías de 6 noches / 7 días.

Dónde informarse: (0249) 454-6817; [email protected]; www.facebook.com/ViejoBuenoAlojamiento.

Los domos de Club Laguna Vitel.

Los domos de Club Laguna Vitel.

Club Laguna Vitel, Chascomús

El lugar cuenta con 20 domos de 4 m de diámetro y 2,5 de alto para hasta cuatro personas equipados con una mesa y cuatro sillas, luz, tomacorriente y piso de cerámica, pero no camas, por lo que los huéspedes deben llevar sus propios colchones o bolsas de dormir con aislante.

Los que sí tendrán muebles serán los domos “glamping”, que están terminando de construirse, tendrán 7 m de diámetro y 4 de altura y estarán equipados con aire acondicionado, baño privado, heladera, anafe exterior, cama de dos plazas, dos camas de una plaza y media, mesa y sillas y parrilla, a solo 20 metros de la laguna Vitel sobre la ruta 20, a 12 de Chascomús y 130 de Buenos Aires. La tercera opción de alojamientos son cabañas clásicas a orillas de la laguna, donde se puede pescar y practicar actividades náuticas.

Para dormir a pocos metros de una laguna donde se pesca y se practican actividades náuticas. Foto: Club Laguna Vitel.

Para dormir a pocos metros de una laguna donde se pesca y se practican actividades náuticas. Foto: Club Laguna Vitel.

Cuánto cuesta: desde enero, los domos chicos costarán $ 2.500 por día; los domos glamping, $ 6.000 y las cabañas, $ 7.000 (en todos los casos, hasta 4 personas).

Dónde informarse: Whatsapp: (+54 9 11) 2332-3289; www.clublagunavitel.com.

Domos protegidos por los árboles, al pie de las sierras Foto: Domos Tandil

Domos protegidos por los árboles, al pie de las sierras Foto: Domos Tandil

Domos Tandil

Al pie del cerro Centinela y a 360 km de Buenos Aires, el complejo cuenta con cinco domos equipados con toma de luz, ventilador, mesas con sillas y camas con colchones y mantas de abrigo pero no ropa de cama, por lo que hay que llevar la propia o una bolsa de dormir.

Los domos, instalados en un predio de una hectárea y media arbolado, protegidos del sol y la lluvia, son para 4 a 6 personas; también hay un ‘mega domo’ que funciona como comedor y otro domo grande con dormis, para unas 20 personas. La capacidad máxima del lugar es de 60 huéspedes -aunque ahora funciona con aforo reducido- y Mauricio, propietario del complejo, lo define como un “camping estilo hostel”, donde la cocina y los vestuarios, que están montados en contenedores, son de uso común.

Domos Tandil se destaca por su oferta de actividades de aventura, de trekking y running a mountain bike y el Parque Aéreo Tandil. Foto: Domos Tandil.

Domos Tandil se destaca por su oferta de actividades de aventura, de trekking y running a mountain bike y el Parque Aéreo Tandil. Foto: Domos Tandil.

“Más allá del alojamiento, nuestro fuerte son las actividades de aventura, como trekking, running, mountain bike y el Parque Aéreo Tandil, en la llamada Comarca Centinela, que cuenta con oferta de gastronomía y productos regionales y algunas cabañas”, cuenta Mauricio, y agrega que Domos Tandil recibe sobre todo un público familiar y, en tiempos de protocolos y distanciamiento, tanto los vestuarios como la piscina son por sectores y turnos.

Cuánto cuesta: la noche sin desayuno, $ 900 por persona en promedio.

Dónde informarse: (011) 6887-7111; [email protected]; domostandil.com.

El hermoso predio donde descansan los antiguos vagones puestos a nuevo. Foto: Los Vagones de Areco.

El hermoso predio donde descansan los antiguos vagones puestos a nuevo. Foto: Los Vagones de Areco.

Los vagones de Areco, Vagues

Arturo Figueroa estuvo muchos años al frente de La Esquina de Merti, uno de los más tradicionales boliches del centro de San Antonio de Areco, hasta que decidió cambiar de aires y, en el lugar en el que vive pensó en crear “una propuesta diferente, porque no es muy habitual poder dormir en un antiguo vagón de tren restaurado y acondicionado.

Y esa es justamente la propuesta de Los Vagones de Areco, en Vagues, a 120 km de Buenos Aires y casi a mitad de camino entre San Antonio de Areco y San Andrés de Giles. Arturo consiguió vagones en distintos lugares, desde Capilla del Señor hasta Corrientes, los llevó hasta el predio y su hija Felicitas se dedicó a decorarlos y acondicionarlos con objetos antiguos que él había ido coleccionando, muchos de los cuales incluso se veían en su boliche.

El lugar cuenta con seis vagones disponibles y hay otros en proceso. Foto: Los Vagones de Areco

El lugar cuenta con seis vagones disponibles y hay otros en proceso. Foto: Los Vagones de Areco

Hoy son 6 los vagones disponibles para visitantes, y hay otros en proceso de armado. “Son siete cuartos en suite, pero estamos planteando armar otros nuevos en viejos vagones de subte, con sus publicidades originales y todo”, cuenta Arturo.

A algunos se le puede agregar una tercera cama aunque el lugar es para adultos sin niños, porque lo que se prioriza es la tranquilidad y el descanso.

“Creo que el atractivo más interesante -más allá de los vagones- es el lugar, muy lindo y tranquilo, con un arroyo cercano. Y casi todas las noches armamos fogones; desde grandes hasta pequeños, por pareja, para quienes prefieren evitar el contacto cercano con otras personas”, dice Arturo.

Un insuperable desayuno en el campo. Foto: Los Vagones de Areco

Un insuperable desayuno en el campo. Foto: Los Vagones de Areco

Cuánto cuesta: noche para dos personas, $ 20.000, con pensión completa y acceso a la piscina.

Dónde informarse: (011) 15-5008-4065; [email protected]; www.losvagonesdeareco.com

Vagones que encontraron su destino final en el paraje de Bavio, partido de Magdalena. Foto: Los Dos Vagones

Vagones que encontraron su destino final en el paraje de Bavio, partido de Magdalena. Foto: Los Dos Vagones

Los Dos Vagones, Bavio

Y si le gustó la idea de los vagones, pasando un poco La Plata, en el partido de Magdalena, se puede encontrar con otro original emprendimiento ubicado a tres kilómetros de la ruta 36 y a 95 km de Buenos Aires. También exclusivamente para mayores de 16 años, Los Dos Vagones propone un buen “descanso ferroviario” en dos originales vagones y un mini vagón reciclados como vivienda turística rural.

Dos de los vagones tienen capacidad para hasta siete huéspedes, con dos habitaciones, una con un sommier doble matrimonial y otra con cuatro cuchetas y un sofá cama. Cada habitación cuenta con aire acondicionado frío/calor y además hay cocina-comedor, baño, galería con parrilla, mesas, sillas, hamacas paraguayas, reposeras, deck-terraza (desde la habitación matrimonial) y una pérgola para estacionar vehículos.

Cocina comedor sobre el tren. Foto: Los Dos Vagones

Cocina comedor sobre el tren. Foto: Los Dos Vagones

También hay un “mini vagón vintage” para dos huéspedes: un típico coche dormitorio ambientado de 4 x 2 con luces led y una cama doble o dos camas cuchetas, calefaccionado con tiro balanceado.

Los servicios incluyen desayuno tipo brunch, limpieza, servicio de cuarto, ropa de cama con recambio de toallas diario, ammenities, wifi, directv, uso de las instalaciones, como quincho con parrilla, salón de usos múltiples, piscina, hamacas paraguayas, reposeras, granja, caballos y juegos de salón.

Cuánto cuesta: la noche, $ 3.000 por persona en un vagón y $ 2.250 en el mini vagón vintage. Incluye ropa de cama y blanco, amenities, elementos de higiene, servicio de refrigerio snack bar permanente, piscina y mobiliario de exterior.

Dónde informarse: (0221) 477-9977; [email protected]; losdovagones.com.ar.

Un hotel construido con containers, a metros de la playa de Quequén. Foto: Esteban Carbonell

Un hotel construido con containers, a metros de la playa de Quequén. Foto: Esteban Carbonell

Container Cubo Hotel, Quequén

La terraza privada con vista al mar es uno de los principales encantos de cada una de las cuatro habitaciones de este particular hotel construido con containers muy cerca de este balneario vecino a Necochea, a 495 km de Buenos Aires.

Este es el tercer edificio que Emanuel Fernández construye de esta manera, luego de un bar en unas canchas de fútbol 5 en González Chaves, donde nació. “Me gustó cómo quedó, la onda, y el buen impacto que causó en la gente, y poco después construí de la misma forma una casa de veraneo en Quequén. Quedó muy linda, y mucha gente incluso me pedía entrar para ver cómo era por dentro. Entonces se me ocurrió la idea de un hotel boutique construido de la misma manera y que además fuera autosustentable”, cuenta Emanuel.

Una de las cuatro habitaciones del hotel, que también cuenta con un departamento. Foto: Martín Dabos

Una de las cuatro habitaciones del hotel, que también cuenta con un departamento. Foto: Martín Dabos

Y dice que, como no es arquitecto, se compró un yenga para jugar con la forma que podría tener el lugar y administrar mejor los espacios. Así hoy, además de las habitaciones, el hotel cuenta con un departamento: es la propia casa de Emanuel, a la que trasladó cuatro cuadras desde donde estaba ubicada originalmente y hoy es parte de la oferta de alojamiento. Dos de las habitaciones son para dos personas y otras dos, triples o cuádruples (para tres adultos o dos adultos y dos menores). El departamento, en tanto, tiene capacidad para cuatro adultos.

Cubo Hotel inauguró en enero de 2019 con cinco containers de 12 metros de largo, y dos más que esperan sumar habitaciones en cuanto la situación lo amerite. El lobby, en tanto, se ubicó en un espacio ganado entre los contenedores, que fue recubierto con métodos de construcción en seco.

En su costado ecológico, el hotel cuenta con agua caliente por termotanques solares; paneles solares para la iluminación led y, en una próxima etapa, se sumará el sistema de tratamiento de aguas. “Además, en la construcción evitamos lo más posible plásticos o vinilos, priorizando materiales naturales como madera o hierro», dice Emanuel.

Las habitaciones tienen terrazas privadas con vista al mar. Foto: Martín Dabos

Las habitaciones tienen terrazas privadas con vista al mar. Foto: Martín Dabos

Cuánto cuesta: una noche en habitación doble con desayuno, $ 3.500; en triple/cuádruple, $ 4.800; en el departamento, $ 5.800.

Dónde informarse: (011) 15-2187-6769; [email protected]; Instagram: containercubohotel.

Fuente: Clarin