CABA subió el aforo de los teatros al 50% y ahora hay más respiro

Salas oficiales y privadas pueden pensar (con cautela) en más estrenos para el año. Pero el Colón, inactivo desde marzo y sin comunicación de actividad, sólo se usa como espacio para testear.

asdasd

Desde este mes se actualizó el protocolo de teatro para CABA, que permitía un aforo de 30% y se elevó ahora al 50% de público permitido en salas, con distanciamiento de dos butacas laterales libres entre cada grupo de espectadores, en cada fila, con todas las filas completas cuando antes era fila por medio. La norma nacional del 13 de noviembre de 2020 publicada en el Boletín Oficial indicaba la habilitación de 50% del aforo en todo el país, pero cada jurisdicción debía disponer su capacidad según sus criterios sanitarios. Fue por esa razón que Córdoba, Mendoza o Salta fueron a 50%, mientras que CABA y provincia de Buenos Aires lo limitaron a 30%. Tras comprobar el funcionamiento del protocolo, que impone a las salas requisitos como la ventilación, las declaraciones juradas, el barbijo, la desinfección de manos y otros, además de los buenos resultados del programa de testeos de artistas y personal de teatros en CABA, con nueva sede en el Teatro Colón y más de 500 personas hisopadas, se decidió ampliar el aforo.

En diálogo con este diario, el empresario teatral Carlos Rottemberg dijo: ¨A medida que se incentivan más salas, y se agregan funciones y estrenos semana tras semana, la actividad crece gradualmente en público. El protocolo en CABA se cumple a rajatabla. Artistas, trabajadores y público son los mejores testigos. Queda en el recuerdo el día que Beto Brandoni arrancó testimonialmente con cuatro espectadores, literalmente hablando, para ver ´El acompañamiento´¨.

Entre los estrenos programados para el Multiteatro se cuentan la nueva obra de Gabriel Rolón y una comedia de Nelsón Valente en coproducción con RGB llamada ¨Dígalo con mímica¨ que ganó en el Contar 19. Sobre Mar del Plata, Rottemberg destacó: ¨No se programó con la fuerza de otros años porque se hizo inviable desde el punto de vista del aforo del 30% con la doble imposición de gastos que implica mover compañías a otra ciudad, de allí que esa temporada haya terminado antes de empezar, algo previsible por otra parte. ´Brujas´ se estrenó el 3 de enero de 1991 en el Atlas de Mar del Plata y yo quería celebrar los 30 años ahí. Pero fue imposible hacerlo con el 30% del aforo porque, si lo hubiera hecho, aún para ese porcentaje de público era una fortuna de dinero que se perdía porque es un espectáculo que necesita una concurrencia más elevada, no menos del 60%, al tratarse de una ciudad donde no vive la compañía. De esa manera festejé los 30 años en Buenos Aires. Ese aforo de 30% que hoy pasó a 50% en ciudad, no en provincia, hizo que Mar del Plata tenga la mayoría de las salas cerradas, inclusive el circuito independiente, municipal y provincial¨.

Ariel Stolier, del Paseo La Plaza, expresó: ¨Las inversiones costosas en ventilación de aire hacia afuera y refrigeración con filtros especiales F7, que filtran el virus, estuvieron listas en nuestras salas en noviembre, pero CABA había decidido abrir al 30% del aforo, con lo que ningún espectáculo cubría sus costos. La reapertura con ese porcentaje fue poner en funcionamiento la rueda y ahora 50% permite que ciertas obras que tienen demanda de espectadores aspiren a convocar más público y se pueda reactivar la cartelera a mediano plazo. Hay proyectos que no se ensayaban y ahora pueden considerar su estreno a partir de marzo o abril si lo permiten las condiciones. Por las altas erogaciones exigidas fue que tantas salas no pudieron abrir, además por su pequeño espacio, al que un 30% le implicaba abrir sólo para once espectadores¨. En La Plaza planean estrenar ¨Mi abuela la loca¨, con Norma Aleandro y Jorge Marrale, vacuna mediante como condición.

Sebastián Blutrach, de El Picadero y el Nacional Cervantes, consideró: ¨El 50% es consecuencia de lo bien que se trabaja en CABA con los protocolos, testeos, ventilación y todo lo que estamos implementando y nos permitió hacer una temporada sin sobresaltos. Habilitar a 50% nos permite planificar y estrenar espectáculos un poco más complejos, o nuevos estrenos, o más grandes. La temporada viene lenta, es atípica, muchos están a la espera de la vacuna, muchos otros vienen. Es una temporada muy chiquita y donde estamos transitando hacia la nueva normalidad. Vivimos el mientras tanto¨.

En el Picadero funciona bien “Jauría” y los nuevos estrenos llegarían en el segundo semestre. En cuanto al Cervantes, continúan los espectáculos al aire libre en la Biblioteca Nacional con seis producciones con cuatro funciones semanales cada una. Destaca “Andá Calabaza”, espectáculo familiar con entradas que se agotan en media hora los domingos. En el Cervantes continúan las edilicias en la María Guerrero, lo que dejará la caja escénica a punto después de muchos años. Esperan lanzar la temporada el 20 de marzo con ¨Reinas abolladas¨ de Azul Lombardía y a la espera de habilitar las otras dos salas para tener la maquinaria en marcha para abrir de manera más fuerte.

Fuente: Ámbito