Comenzó el Festival de San Sebastián con presencia argentina

Se le otorgará a Johnny Depp un premio que augura polémica, por las protestas de los colectivos feministas.

werwer
san sebastián

Casi a pleno como antes de la pandemia, pero con menos presencia argentina que otros años, se inció el 69° Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

En líneas generales hay unos 200 títulos, actos, exposiciones, charlas magistrales, y, como siempre, dos Premios a la Trayectoria, que este año van para Marion Cotillard (“La vie en rose”) y Johnny Depp, lo que motivó unos reclamos feministas a causa de la denuncia de maltrato conyugal que recibió el actor por parte de su ex esposa, Amber Heard, y la demanda que éste perdió contra el diario sensacionalista inglés “The Sun”, que las había difundido en 2018.

José Luis Rebordinos, director del Festival, rechazó estas objeciones: “Johnny Depp no ha sido judicialmente acusado, ni detenido ni condenado, y para nosotros es un grandísimo actor y un productor muy interesante. No nos importa su vida personal ni la típica separación de Hollywood con mucho dinero de por medio”. A lo largo de este año Depp ya recibió honores en Barcelona, Deauville y Karlovy Vary sin ningún problema, pero perdió su papel en la continuación del film “Animales fantásticos” porque Warner pidió que renunciara a él luego de que perdiera el jucio contra The Sun.

Entre las figuras que presentan sus nuevos trabajos están Javier Bardem, Jessica Chastain, Raphael, Paolo Sorrentino y Dolores Fonzi (actúa en “Fever Dream”, de Claudia Llosa, Chile). También, Todd Haynes, Tatiana Huezo, Ryusuke Hamaguchi, Louis Garrel, Wes Anderson, Jane Campion, Francois Ozon y demás gente notable. En competencia oficial, Zhang Yimou, Carlos Saura, Laurent Cantet, Terence Davies, Iciar Bollain, Alejandro Amenábar y, entre otros, la argentina Inés Barrionuevo, con una historia de adolescente en problemas, “Camila saldrá esta noche”.

En otras secciones compiten Silvina Schnicer (“Carajita”, coproducción con República Dominicana), Mara Pescio (“Ese fin de semana”, con Miss Bolivia), Maximiliano Schonfeld (“Jesús López”), Iván Fund (“Piedra noche”) y Paloma Orlandini (corto “Ob Scena”). Y, por el voto del público en la sección Perlas, la dupla Gastón Duprat-Mariano Cohn (“Competencia oficial”, con Penélope Cruz, Antonio Banderas y Oscar Martínez), que ya se exhibió en Venecia.

A esa lista, bastante corta comparada con las de otros años, pueden sumarse dos argentinos desde hace ya largo tiempo residentes en Europa, donde han hecho sus carreras: Hernán Zin (documental “Pandemic Tour 2020 Belako”) y Gaspar Noé (“Vortex”, con Darío Argento, ya presentado en Cannes).

Paralelos al Festival, también hay un puñado de foros de la industria europea, atentos a coproducir o auxiliar películas latinoamericanas a medio hacer, donde fueron seleccionados nueve proyectos de directoras argentinas, entre ellas Paula Hernández y Laura Casabé. Resabio del pasado, también está el thriller suizo-franco-argentino, “Azor”, de Andreas Fontana, sobre las aflicciones de un banquero suizo en la City porteña de los ’70, según libreto coescrito por Mariano Llinás. Quienes ya lo vieron, dicen que les recuerda a John Le Carré, Coppola y Graham Greene.

Director del Festival de San Sebastián: «El cine argentino siempre tiene una fuerza muy grande»

Con una gala en donde además de proyectarse «Yi Miao Zhong» («Un segundo») de Zhang Yimou como película de apertura se entregará del premio Donostia a la trayectoria a la actriz francesa Marion Cotillard, comenzó de manera presencial la 69na. edición del Festival de San Sebastián, en el norte de España, que como en otros años, tiene presencia argentina.

«Camila saldrá esta noche» (Inés Barrionuevo) en la Competencia Oficial, «Carajita» (Silvina Schnicer y Ulises Porra) y «Ese fin de semana» (Mara Pescio) en New Directors; «Jesús López» (Maximiliano Schonfeld), «El empleado y el patrón» (Manuel Nieto Zas), «Azor» (Andreas Fontana) y «Piedra noche» (Iván Fund) en Horizontes Latinos; y «Competencia Oficial» (Gastón Duprat y Mariano Cohn) en Perlak, son algunas de las películas argentina que pueblan los diferentes apartados del festival, a las que se suman en las secciones paralelas «Vortex» de Gaspar Noé en Zabaltegi-Tabakalera y «Ob Scena» de Paloma Orlandini Castro, incluida en Nest, el espacio en donde los estudiantes de cine de todo el mundo compiten con sus cortos.

«El cine argentino siempre tiene una fuerza muy grande en San Sebastián» afirma sin dudar el presidente del festival, José Luis Rebordinos.

Lo cierto es que la participación nacional en el festival donostiarra es la oportunidad de medirse con títulos y autores de todo el mundo, en donde conviven ecléticamente el maistream, las tendencias cinematografías más relevantes y las figuras a nivel global, que como dice Rebordinos, «es un esquema con el que llevamos varios años y nos funciona muy bien».

Además del Donostia a Marion Cotillard, también recibirá el galardón Johnny Depp, mientras que en la extensa lista de visitas a Donostia figuran Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Jessica Chastain, Javier Bardem, Antonio Banderas, Dolores Fonzi, Louis Garrel, Vincent Lindon y Stanley Tucci, solo para mencionar algunas de las presencias relevantes de este año.

Y claro, la expectativa por la proyección de las nuevas películas de Laurent Cantet («Arthur Rambo»), Wes Anderson («The French Dispatch»), Louis Garrel («La Croisade»),Terence Davies («Benediction»), Todd Haynes («The Velvet Underground»), Ryusuke Hamaguchi («Wheel Of Fortune And Fantasy»), Sean Baker («Red Rocket») y François Ozon («Tout s’est bien passé»), entre muchas otras, además de las nuevas figuras, los encuentros y homenajes.

– Periodista: ¿Cuáles son las principales novedades de esta edición del Festival de San Sebastián?

– José Luis Rebordinos: No hay grandes novedades porque tenemos es un esquema con el que llevamos varios años y nos funciona muy bien, entonces lo que hacemos es intentar llenarlo de contendido, en las últimas ediciones lo que hicimos es que el festival tuviera cada vez mayor presencia de la industria, que no sea solo un festival de público y en esa línea es la que fuimos trabajando

– P: Una vez más el cine argentino tiene una fuerte participación en el festival. ¿Ocupa un lugar particular en Donostia?

– JLR: El cine argentino siempre tienen una fuerza muy grande en San Sebastián, primero porque hemos tenido siempre una muy buena relación con una persona clave como Bernardo Bergeret (director ejecutivo de Ventana Sur), alguien que ha movido el cine argentino por todo el mundo, siempre ayudándonos con amabilidad, eso ha sido muy importante para que nos situáramos con fuerza frente a la industria argentina, luego y con permiso del resto de Latinoamérica, para mi es la cinematografía más potente que existe en estos momentos en esa región.

– P: ¿Cuáles son las razones para los premios Donostia a la trayectoria de Marion Cotillard y Johnny Depp?

– JLR: Como hacemos siempre, buscando figuras a las que admiramos, respetamos y nos gusta mucho su trabajo. En el caso de Marion Cotillard es alguien que intentamos hace años darle el Donostia y sabíamos que iba a disponer unos días porque estaba promocionando «Bigger than us», de Flore Vasseur, una película sobre la sostenibilidad y el cambio climático, así que nos movimos y hemos conseguido que venga. Para nosotros es increíble porque es una de las grandísimas actrices del cine actual.

En cuanto a Johnny Depp, lo tuvimos el año pasado presentando «Crock of Gold» como productor, hubo una muy buena relación, a la gente le dio mucha pena no poder sacarse selfies y autógrafos con él, entonces decidimos ofrecerle el premio para que los espectadores pudieran disfrutarlo, pero lamentablemente seguimos con las medidas de restricción por la Covid-19, así que solo lo podrán gozar de su presencia por el cine y en los actos con los medios de comunicación.

– P: La ciudad y sobre todo el público apoyan fuertemente al festival. ¿Ese sostén se mantuvo intacto hasta el presente?

– JLR: Si, la ciudad y el público nos apoyan, somos un festival de público, incluso el año pasado ese apoyo se mantuvo intacto porque realmente se llenaron las salas aunque a un 50%, por la Covid-19. Para nosotros es muy importante.

– P: Tanto el año pasado como en esta edición, el festival se hizo de manera presencial, casi una declaración de principios en medio de la pandemia. ¿Cuál es el futuro en este contexto que se puede repetir, al que se le suma el streaming generalizado que adoptaron otros prestigiosos festivales?

– JLR: Para nosotros el cine hay que verlo en salas, luego hay otras opciones, es decir, no estamos en contra de las plataformas o de los dispositivos electrónicos, pero la mejor manera es ver una película es en las salas de cine, lo hemos defendido y lo seguiremos defendiendo. Nunca vamos a hacer un streaming generalizado.