El Louvre tiene a su propia “Indiana Jones” de los cuadros saqueados por los nazis

Pero algunos de sus descubrimientos han puesto a su empleador en una situación incómoda.

werwe

En una frenética subasta de cuatro días en el gran salón del Hotel Savoy de Niza en junio de 1942, los compradores pujaron por cuadros, esculturas y dibujos del «gabinete de un amante del arte parisino».

Entre las 445 piezas en venta había obras de Degas, Delacroix, Renoir y Rodin.

El administrador que supervisaba la venta, nombrado por el régimen colaboracionista francés de Vichy, y René Huyghe, conservador de pinturas del Louvre, conocían la verdadera identidad del amante del arte: Armand Isaac Dorville, un exitoso abogado parisino.

Polack es el rostro de los esfuerzos del museo francés por devolver las obras robadas. Pero algunos descubrimientos han puesto a su empleador en una situación incómoda. Foto Joann Pai/The New York Times.

Polack es el rostro de los esfuerzos del museo francés por devolver las obras robadas. Pero algunos descubrimientos han puesto a su empleador en una situación incómoda. Foto Joann Pai/The New York Times.

También sabían que era judío.

Después de que los ejércitos de Hitler invadieran y ocuparan París en 1940, el gobierno de Vichy comenzó a perseguir activamente a los judíos.

Al prohibírsele el ejercicio de la abogacía, Dorville huyó de París a la «zona libre» no ocupada del sur de Francia.

Allí murió por causas naturales en 1941.

Huyghe, del Louvre, compró 12 lotes de la colección de Dorville con fondos del gobierno en nombre de los museos nacionales de Francia, y las autoridades de Vichy confiscaron el producto de toda la subasta en virtud de las leyes de «arianización» de 1941, que permitían apoderarse de los bienes personales de los judíos.

Dos años después, cinco miembros de la familia de Dorville fueron deportados y perecieron en Auschwitz.

Sébastien Allard, director del departamento de pintura del Louvre, en una galería de cuadros saqueados de la colección del museo de la que fue comisario. Foto Christophe Ena/Associated Press.

Sébastien Allard, director del departamento de pintura del Louvre, en una galería de cuadros saqueados de la colección del museo de la que fue comisario. Foto Christophe Ena/Associated Press.

La historia completa de la subasta de Dorville podría haber permanecido en secreto si no hubiera sido por Emmanuelle Polack, una historiadora del arte y detective de archivos de 56 años.

La clave de su éxito a la hora de descubrir la procedencia de las obras que cambiaron sospechosamente de manos durante la ocupación nazi fue seguir el dinero.

Francia se ha enfrentado a las críticas por su retraso con respecto a países como Alemania y Estados Unidos a la hora de identificar y devolver las obras de arte saqueadas durante los años de la guerra y, recientemente, el Louvre ha tratado de cambiar su imagen.

Su objetivo es encontrar y animar a los descendientes de los propietarios originales de las obras a reclamar lo que les pertenece por derecho.

«Durante años he cultivado un jardín secreto sobre el mercado del arte durante la Ocupación», dijo Polack en una entrevista.

«Y por fin se reconoce que es un campo crucial para la investigación».

«La verdad nos hace libres«, dijo recientemente Jean-Luc Martínez, director del Louvre.

"El Estado francés debe admitir que esta venta cayó bajo las leyes de arianización de la Francia de Vichy", dijo la abogada de arte Corinne Hershkovitch, que representa a los herederos de Dorville. Foto Joann Pai para The New York Times.

«El Estado francés debe admitir que esta venta cayó bajo las leyes de arianización de la Francia de Vichy», dijo la abogada de arte Corinne Hershkovitch, que representa a los herederos de Dorville. Foto Joann Pai para The New York Times.

En 2020, contrató a Polack como la cara pública de las investigaciones de restitución del museo.

«Cuando me ofreció el trabajo, me dije: ‘No, no es posible'», dijo.

«Y entonces, de repente, me encontré trabajando en el corazón de las colecciones del Louvre. Es un verdadero honor«.

En marzo, el Louvre puso online un catálogo de toda su colección:

casi medio millón de obras de arte.

"Naturaleza muerta con rosas y fruta" (1863), de Henri Fantin-Latour, se vendió tras la muerte de Dorville y ahora es propiedad del Metropolitan Museum of Art. Foto Metropolitan Museum of Art.

«Naturaleza muerta con rosas y fruta» (1863), de Henri Fantin-Latour, se vendió tras la muerte de Dorville y ahora es propiedad del Metropolitan Museum of Art. Foto Metropolitan Museum of Art.

Hay una categoría separada para una mini colección de más de 1.700 obras de arte robadas y devueltas a Francia después de la Segunda Guerra Mundial que el museo aún conserva porque no se ha presentado ningún propietario legítimo.

Otros museos franceses conservan varios cientos de obras más.

Su presencia sigue siendo una vergüenza para Francia.

 Tras la Segunda Guerra Mundial, se devolvieron unas 61.000 pinturas, esculturas y otras obras de arte robadas; el gobierno de la posguerra entregó rápidamente 45.000 de ellas a los supervivientes y herederos, pero vendió miles más y se quedó con los fondos.

Los huérfanos

Las que permanecen en los museos franceses se conocen a veces como los «huérfanos».

Polack trabaja estrechamente con Sébastien Allard, el jefe del departamento de pinturas del Louvre, que durante años presionó al establishment artístico francés para que hiciera más por encontrar a los propietarios y herederos de los cuadros «huérfanos», y que a finales de 2017 comisarió dos pequeñas galerías en el museo para mostrar unas 30 de las obras.

Polack está estudiando actualmente la procedencia de varios de esos cuadros.

Revisa los voluminosos archivos del Louvre, los catálogos de subastas, los recibos de las galerías de arte y de los enmarcadores, los catálogos razonados y la correspondencia para rastrear cómo las obras de arte han cambiado de manos a lo largo de los años.

Se centra en los reversos de los cuadros, que a menudo dan pistas sobre las ventas, las restauraciones y los enmarcadores que pueden conducir a sus propietarios.

«Los reversos de los cuadros pueden ser muy elocuentes«, afirma Polack.

También ha empezado a estudiar los catálogos de las subastas y los documentos de la casa de subastas Drouot, que abrió sus archivos al Louvre en marzo.

Polack, que creció en el lujoso barrio parisino de Saint-Germain-en-Laye, aporta su historia personal a su misión.

Su abuelo materno fue deportado y pereció en el campo de concentración de Buchenwald; su abuelo paterno fue un prisionero de guerra cuyas posesiones fueron saqueadas por los nazis.

«Nadie, ni mis abuelos ni mis padres, hablaron nunca de la guerra», dijo.

«La historia se transmitió a través de lo no dicho, y no hay nada peor que lo no dicho».

Polack aprendió los fundamentos del mercado del arte de su padre, un agente inmobiliario que coleccionaba cuadros y coches antiguos y la llevaba a mercaditos y subastas cuando era adolescente.

Tras especializarse en estudios sobre el Holocausto en su máster, enseñó historia y geografía en un instituto público y trabajó durante más de una década en la conservación y restauración de monumentos.

Fascinada más por la forma en que las obras de arte cambiaban de manos que por las propias piezas, decidió escribir sobre el floreciente mercado del arte durante la Ocupación.

Pero, según ella, sabía que la única manera de ser tomada en serio como investigadora era obtener un doctorado en historia del arte.

 Trayectoria

En 2017, a la edad de 52 años, finalmente elaboró una tesis doctoral -que se convirtió en libro dos años después- sobre el mercado del arte francés durante los años de la guerra.

Polack ya se había dado a conocer en el extranjero, como miembro de un grupo de trabajo internacional en Alemania tras el descubrimiento de unas 1.500 obras escondidas por Cornelius Gurlitt, cuyo padre, Hildebrand, compró obras de arte para Hitler.

Mientras trabajaba para el grupo de trabajo, descubrió la clave de la historia de Dorville.

Miró el reverso de un retrato del pintor impresionista Jean-Louis Forain y descubrió una etiqueta amarillenta, con un número de artículo del catálogo de la subasta de Niza.

«CABINET d’un AMATEUR PARISIEN», rezaba, sin más información sobre la identidad del vendedor.

Intrigada, viajó a la ciudad y descubrió en los archivos públicos los catálogos de venta, las actas de la subasta, la identidad del vendedor y los documentos que demostraban la participación del Comisariado de Asuntos Judíos del gobierno de Vichy.

En colaboración con una empresa de genealogía, localizó a los herederos de Dorville y entabló amistad con ellos.

«Su tenacidad, su combatividad, son increíbles», dijo Philippe Dagen, historiador y crítico de arte del diario Le Monde, que escribió con Polack un libro sobre el arte saqueado.

La revista Le Point la ha descrito como «la Indiana Jones de los cuadros saqueados».

Casi ocho décadas después de la subasta, las consecuencias de la venta en Niza siguen persiguiendo a Francia, enfrentando al gobierno francés con los herederos de Dorville, reviviendo la fea historia de la participación del Louvre en una venta problemática y poniendo a Polack en una posición incómoda.

Los herederos de Dorville sostienen que la venta de sus obras de arte fue forzada en virtud de las leyes anti judías de los tiempos de guerra, lo que la convierte en un acto ilegal de «expolio» o saqueo.

Argumentan que, si el gobierno les hubiera dado el producto de la subasta, tal vez los cinco miembros de la familia que perecieron en Auschwitz habrían encontrado una forma de sobrevivir.

En un artículo de Le Monde de 2017, calificó la subasta de Dorville como «una de las principales ventas del saqueo realizado por los franceses en la Segunda Guerra Mundial.»

El gobierno francés, por el contrario, basándose en gran medida en las lagunas de las pruebas sobre cómo se produjo la subasta, llegó a una conclusión diferente.

Polack apoya desde hace tiempo la posición de la familia.

Disputa

En mayo, el gobierno aceptó las conclusiones de la comisión que examina los reclamos de reparación de las víctimas de las leyes anti judías de la guerra, que declaró que la subasta de Dorville se llevó a cabo «sin coacción ni violencia».

Sin embargo, debido a la implicación del Louvre, el gobierno francés decidió que las 12 obras compradas por el museo debían ser devueltas a los herederos de Dorville.

Al mismo tiempo, como el gobierno no declaró ilegal la venta, varios museos franceses que compraron o recibieron otras nueve obras de la subasta podrán conservarlas.

En virtud de las normas del Ministerio de Cultura, el Louvre no puede comentar la decisión.

La ironía para Polack es que, como empleada del Louvre, tampoco puede hablar libremente de ello.

«Cuando llegué, todo el mundo sabía quién era, qué hacía, a qué familia ayudaba», dijo.

«Pero voy a parar ahí».

La sentencia ha desatado una tormenta de críticas entre historiadores y críticos de arte.

En un artículo del periódico Le Figaro, Claire Bommelaer, corresponsal de cultura, escribió: «¿Qué es una venta bajo coacción, sino una venta organizada por Vichy, cuando todos los beneficiarios son perseguidos, prohibidos en las salas de subastas y sometidos a leyes anti judías?»

Los herederos de Dorville tienen previsto impugnar la decisión del gobierno ante un tribunal francés.

«No fueron los alemanes los que hicieron esto», dijo Corinne Hershkovitch, una importante abogada especializada en arte que representa a la familia.

«El Estado francés debe admitir que esta venta cayó bajo las leyes de arianización de la Francia de Vichy.

Debe reconocer que esta venta fue forzada e ilegal».

La decisión de Francia contrasta con la sentencia del Ministerio de Cultura de Alemania, que concluyó en 2020 que la subasta de Dorville fue una venta forzada y devolvió tres obras compradas allí por Gurlitt, el marchand de arte de Hitler.

Polack estuvo presente en la ceremonia de restitución formal de 2020 en Berlín.

El resultado del proceso judicial de Dorville en Francia podría repercutir en los museos de Estados Unidos que poseen obras de la subasta, como el Museo Metropolitano de Arte, la pinacoteca de la Universidad de Yale y el Instituto de Arte de Minneapolis.

Los herederos han pedido que se las devuelvan.

Para Francine Kahn, bióloga de 73 años y sobrina nieta de Dorville, lo que está en juego es la reputación de la familia.

«No se trata de dinero», dijo en una entrevista.

«Tenemos la responsabilidad de honrar la memoria de los cinco miembros de la familia que perecieron en Auschwitz».

Dijo que entiende el silencio de Polack sobre un caso que ayudó a hacer su reputación en Francia.

«Ella no puede decir que el gobierno francés se equivoca, aunque pueda estar convencida de lo contrario», dijo.

«Como dicen los franceses, ‘no se escupe en la sopa'».

Fuente: Clarín