El Smithsonian aborda sus colecciones “problemáticas” e inicia una política de devolución

Lentamente, con resistencias y limitaciones, el gigantesco complejo de museos de los Estados Unidos atraviesa una etapa de revisión ética y restitución de pertenencias robadas a otras comunidades

werwe

Museo Smithsonian

El mes pasado, el Smithsonian retiró 29 exquisitas esculturas de bronce del Reino de Benín que fueron saqueadas por el ejército británico en 1897. El ataque sigue siendo uno de los más dolorosos en la larga historia del colonialismo y la devolución de los objetos -de un valor incalculable- se convirtió en un símbolo del esfuerzo global para empujar a los museos a enfrentar un pasado vergonzante.

La medida fue celebrada por las autoridades del Smithsonian como el comienzo de una era nueva y más ética para el complejo de museos e instituciones de investigación más grande del mundo, y podría tener una enorme influencia en sus colegas de los Estados Unidos y de todo el mundo. “El Smithsonian necesita liderar tanto moral como legalmente”, dijo el secretario Lonnie Bunch III el pasado 13 de junio, en una reunión pública luego de que la Junta de Regentes votara para devolver voluntariamente las obras. “Los Bronces de Benín son realmente el primer ejemplo de eso”.

Bunch se refería a una nueva política de colecciones que requiere que los museos del Smithsonian colaboren con las comunidades representadas por sus posesiones y devuelvan o compartan la propiedad de las obras que podrían haber sido robados previamente o adquiridos bajo coacción. Les indica que hagan que sus colecciones sean de acceso público y que examinen por completo las adquisiciones futuras para evitar que entren en la colección artículos con procedencia cuestionable. También se enfoca en el tratamiento de restos humanos, algunos de los cuales están sujetos a leyes federales y representan la mayor parte del trabajo de repatriación anterior de la institución. La política exige que los restos humanos “sean tratados con dignidad y respeto, como los que alguna vez vivieron, y no objetivados como un recurso científico”.

Museo Nacional de los Indios Americanos, parte del complejo Smithsonian en Washington DC

Museo Nacional de los Indios Americanos, parte del complejo Smithsonian en Washington DC

“Las devoluciones éticas y la restitución no se tratan solo de una transferencia de propiedad. Se trata de una reevaluación de la autoridad y nuestro papel como museo”, dijo el director del Museo Nacional de Arte Africano, Ngaire Blankenberg, quien abogó por la desvinculación. “Es muy importante porque se trata de prácticas museológicas realmente desafiantes, que en el pasado realmente justificaban un montón de comportamientos de mierda”.

Pero las raíces de la institución de 176 años en el siglo XIX, su colección de 155 millones de artículos y su estructura difícil de manejar, aislada y protegida con múltiples directores para interpretar la política como mejor les parezca, generan escepticismo y pesimismo en el mundo de los museos. Muchos miran al Smithsonian para forjar un nuevo camino, que cumpla con las promesas hechas en 2020 de aumentar la diversidad y erradicar las prácticas racistas, y les preocupa que la realidad se quede corta.

Los bronces de Benín ejemplifican ese desafío. Mientras los funcionarios del Smithsonian celebraban la baja de las obras en poder de su museo de Arte Africano, ignoraron otras 21 esculturas de Benín en la colección del Museo Nacional de Historia Natural, incluidas cuatro: una cabeza conmemorativa de un rey, una máscara y dos placas de pared, en manos del Smithsonian desde los 60, integraron su exposición African Voices a mediados de mayo.

Un piso por encima de la exhibición africana, que se inauguró en 1999, están a la vista los huesos de Robert Kennicott, el famoso explorador del Smithsonian. Cerca hay una placa de cobre antigua de un hombre pájaro que se muestra como un ejemplo de creatividad. La etiqueta de la exhibición señala que la placa era de los montículos de Etowah en Georgia, pero no dice que el científico del Smithsonian John P. Rogan la desenterró en 1883 entre “sepulcros de piedra que contenían los restos óseos de varios adultos y niños”, como se detalla en La historia de América del Smithsonian en 101 objetos, publicado en 2013.

Museo de Ciencias Naturales del Smithsonian

Museo de Ciencias Naturales del Smithsonian

Al otro lado del National Mall, dos relieves de piedra del siglo VI de los Templos de las Cuevas de Xiangtangshan, China, están construidos en las paredes de la Galería de Arte Freer, inaugurada en 1923. El texto de la galería las identifica como las primeras obras de arte adquiridas por el museo después de la muerte de su fundador, Charles Lang Freer, pero no dice que probablemente fueron robadas de una remota cueva.

Y esos son solo algunos de los objetos a la vista. El Smithsonian tiene miles más almacenados, incluidas archivos médicos de personas que pueden no haber dado su consentimiento para una investigación científica, objetos desenterrados por soldados estadounidenses o incautados por funcionarios del gobierno y más de 12,000 restos humanos.

“Tuve que reírme entre dientes… Que el Smithsonian piensa que son líderes en esto. No lo son”, dijo Tina Marie Osceola, miembro de la Tribu Seminole de Florida y directora de su Oficina de Preservación Histórica. Desde hace 11 años vienen intentando que el Museo de Historia Natural devuelva los restos de 1.400 antepasados. “Son el mejor mal ejemplo que tenemos en el país”.

Las consideraciones éticas han sido parte de las pautas de la Alianza Estadounidense de Museos para la gestión de colecciones desde 2008, y museos como el Museum of Us en San Diego y el Museo Abbe en Bar Harbor, Maine, se encuentran entre los líderes de esa política. Si bien no son las primeras, estas políticas del Smithsonian aún resuenan. “Envía una señal de murciélago porque es una de las mayores estructuras de poder”, dijo Cinnamon Catlin-Legutko, exdirectora del Museo Abbe, quien ahora dirige el Museo Estatal de Illinois.

Placas de cobre de Mississippian, exhibidas en el complejo Smithsonian de Washington DC

Placas de cobre de Mississippian, exhibidas en el complejo Smithsonian de Washington DC

La política refleja la evolución de política de estas instituciones en Estados Unidos. Los miembros del Consejo Internacional de Museos han pasado tres años debatiendo ferozmente una definición de “museo” que incluya un lenguaje que refleje el enfoque del campo en los derechos humanos y el intercambio de conocimientos. El movimiento de justicia social y racial que se extendió por el país después del asesinato de George Floyd en Minneapolis en 2020, ha acelerado los esfuerzos para abordar el racismo y ayudó a impulsar la presión pública para devolver obras de arte robadas en la era colonial. La UNESCO anunció en mayo que los funcionarios griegos y británicos acordaron entablar conversaciones formales sobre los mármoles del Partenón, quizás el ejemplo más destacado de la cuestión de los retornos “éticos”. Las piezas que habían formado parte del Partenón de Atenas fueron adquiridas por el diplomático británico Lord Elgin y llevan más de 200 años en Londres. Los griegos han exigido durante mucho tiempo su regreso.

El impulso ha provocado un flujo constante de repatriaciones y retornos. La semana pasada, el Smithsonian celebró una ceremonia con funcionarios australianos para repatriar restos de los pueblos indígenas de aquel país, mientras que decenas de antigüedades saqueadas y recuperadas por una investigación criminal, fueron enviadas desde Nueva York a Roma para exhibirlas en el recién inaugurado Museo de Arte Rescatado de la capital italiana. “Tal vez los museos quieran bajarse de sus caballos. Es una perspectiva. Dar voz a las personas es importante”, dijo Suzanne Hale, registradora/gerente de colecciones en el Museo de la Universidad Estatal de Colorado.

La primera actualización de la política de colecciones del Smithsonian en 20 años se adoptó en abril después de un año de discusión. Describe los principios de retorno ético y administración compartida y otorga a cada museo seis meses para crear planes para su aplicación. El Museo de Arte Africano y el Museo Nacional del Indio Americano se encuentran entre los pioneros en esta práctica. Chase Robinson, director de la Galería de Arte Freer y la Galería Arthur M. Sacker, que tienen colecciones del Tíbet, Camboya, Medio Oriente y otras áreas que se han beneficiado de las repatriaciones recientes, sugirió a un reportero que vuelva “dentro de un año, o mejor aún, 18 meses”. Kirk Johnson, director del Museo de Historia Natural, dijo simplemente: “Nunca lo terminarán”.

Las unidades más nuevas, como el Museo Indígena Americano y el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, se fundaron sobre estos preceptos; los mayores tendrán que ponerse al día, dijo Anthea Hartig, directora del Museo Nacional de Historia Estadounidense. “Lo que es nuevo es que todo el Smithsonian ahora se está apegando a estos mismos estándares”, dijo.

Los llamados "bronces de Benín", que estaban en el Museo Nacional de Arte Africano, ahora devueltos a Nigeria

Los llamados «bronces de Benín», que estaban en el Museo Nacional de Arte Africano, ahora devueltos a Nigeria

Los líderes de los museos aplauden este enfoque y dicen que las acciones éticas están determinadas por detalles específicos. “No debemos esperar uniformidad, porque lo que es correcto en una situación puede ser diferente en otra”, dijo Tracy Ireland, profesora de herencia cultural en la Universidad de Canberra en Australia y coeditora del libro de 2015, La ética de Patrimonio cultural. “Hay una uniformidad de proceso, pero ciertamente no una uniformidad de acción”.

La política no requiere que sus museos revisen sistemáticamente sus colecciones, dijo el subsecretario de Museos y Cultura, Kevin Gover. En cambio, sí responderán a las solicitudes y considerarán las implicaciones éticas de los trabajos que encuentran como parte de sus tareas diarias. No ha habido solicitudes desde que se anunció la política en abril, y Gover predijo que afectará solo a un pequeño porcentaje de su patrimonio. “Todo nuestra atención no va a ser sobre retornos éticos. Hay una limitación a nuestra capacidad”, dijo. “No vamos a poder proporcionar mucho dinero nuevo a los museos para hacer esto”, agregó Gover. “Tenemos que construir dos nuevos museos y eso requerirá mucha atención”.

La falta de un mandato, financiado o no, es un problema, dicen los críticos.

“¿No sabes lo que tienes, pero ya vas a decir que no tienes mucho que devolver? Es raro”, dijo Erin L. Thompson, profesora del John Jay College en Nueva York, que atiende en el comité asesor de la Campaña de Recuperación del Patrimonio de Nepal. “No proporcionar un presupuesto significa que no va a suceder”.

Una revisión completa sería un gesto poderoso, dijo Ireland, aun cuando reconoció la carga que esto causaría para el personal y el presupuesto. Sin ella, el Smithsonian mantiene el control.

“Significa que todavía están a cargo de la narrativa”, dijo Ireland. “[Una revisión] es importante para las comunidades de origen que simplemente no saben qué hay en estas colecciones, qué falta, qué se ha enterrado. La acción ética real devuelve el poder a las comunidades”.

En 2021, EEUU le devolvió a Irak una tablilla del Gilgamesh, la primera epopeya de la historia, que se encontraba bajo posesión del Smithsonian. (REUTERS/Kevin Lamarque)

En 2021, EEUU le devolvió a Irak una tablilla del Gilgamesh, la primera epopeya de la historia, que se encontraba bajo posesión del Smithsonian. (REUTERS/Kevin Lamarque)

Incluso sin el requisito, Blankenberg planea revisar y compartir públicamente información sobre la colección de casi 12000 piezas del Museo Nacional de Arte Africano. La transparencia total tiene que ser la base del esfuerzo por compartir la autoridad, dijo.

“Los bronces [de Benin] son bastante fáciles en cierto modo porque eso procede de una expedición en 1897 y todos sabían que habían sido saqueados”, dijo Blankenberg. “Pero hay tantas formas en las que podríamos tener cosas en nuestra colección sin ética. Desafortunadamente, no hay una etiqueta que diga ‘robado’”

Una revisión sistemática de los fondos del Museo de Historia Natural sería un desafío. Con alrededor de 147 millones de artículos, es la colección de historia natural más grande del mundo y representa más del 90 % de todas las existencias del Smithsonian, que abarcan arqueología, etnología, arte y ciencia. Su tamaño y diversidad crean prioridades contrapuestas, que Johnson citó como una de las razones por las que no retiró sus “bronces de Benín” hasta el 18 de mayo, seis meses después de que Blankenberg obtuviera titulares internacionales al retirar las obras de su museo y un día después de que The Washington Post preguntara por ellas. El museo no ha tenido un curador de arte y etnología africanos desde agosto de 2019, cuando Mary Jo Arnoldi se jubiló después de 35 años.

“Es un tema de creciente interés y una de las muchas cosas que estamos rastreando”, dijo Johnson, y señaló que Nigeria aún está desarrollando la capacidad de aceptar devoluciones. El museo espera llevar cualquiera de sus obras de Benín relacionadas con la incursión británica a la Junta de Regentes para su baja en su próxima reunión en octubre. “La intención sigue siendo la misma y el resultado va a ser el mismo”.

Sala de fósiles del Museo de Historia Natural Smithsonian, en Washington (REUTERS/Kevin Lamarque)

Sala de fósiles del Museo de Historia Natural Smithsonian, en Washington (REUTERS/Kevin Lamarque)

El Museo de Historia Natural no está a la altura de sus colegas en el Museo Nacional del Indio Americano en la repatriación de restos de nativos americanos, dicen los críticos. “Si se desea administrar la Institución Smithsonian donde diferentes jugadores pueden hacer lo que quieran, entonces esa es su política. Pero si realmente se cree en la repatriación, y se trabaja con las comunidades nativas y de origen, y se construyen relaciones con estas comunidades, tiene ser coherente en toda la institución. No se puede permitir esa individualidad”, dijo la directora ejecutiva de la Asociación de Asuntos Indígenas Estadounidenses, Shannon O’Loughlin, ciudadana de la Nación Choctaw de Oklahoma.

Sin requisitos uniformes, los líderes tribales no ven razón para que cambie el Museo de Historia Natural. “La verdadera intención del NMAI es trabajar con las tribus. La del NMNH no lo es”, dijo Osceola, oficial de preservación histórica. “El NMNH tiene un largo historial de tratar a los ancestros como si les pertenecieran, como especímenes en un laboratorio y nada más. Trabajan muy duro para que las tribus sean lo más difíciles posible. El NMAI no hace eso”. “Esta es una guerra por nuestros antepasados, y no entras en una guerra confiando en el enemigo”, dijo Osceola.

Johnson dijo que comprende la frustración por lo que llamó un proceso complicado, pero expresó su sorpresa de que los líderes tribales describieran el trabajo del museo como una oposición activa. “No es así como lo vemos”, dijo. “Sentimos que estamos trabajando muy duro para hacer lo correcto. Espero tener más conversaciones con ellos para comprender los puntos débiles”. También dijo que se ha comunicado con el Museo Indígena Americano. “¿Qué hacen ellos que sea diferente? Si ellos obtienen calificaciones altas y nosotros no, quiero saber cuáles son esas diferencias”.

La primera dama de Estados Unidos Jill Biden recorrió el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, luego de su reapertura en mayo de 2021 (REUTERS/Jonathan Ernst)

La primera dama de Estados Unidos Jill Biden recorrió el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, luego de su reapertura en mayo de 2021 (REUTERS/Jonathan Ernst)

Desde que la ley federal comenzó a exigir la devolución de los restos de nativos americanos en 1989, el museo ha puesto a disposición para la repatriación unos 6.600 restos humanos y está trabajando en la devolución de 2.000 más. Todavía hay otros 10.000 bajo su cuidado que podrían reclamarse, dijeron las autoridades.

La repatriación lleva mucho tiempo y es difícil porque algunas partes de la colección carecen de documentación completa y porque hay poco personal para manejar las muchas solicitudes, dijo Johnson. El museo completó recientemente una repatriación internacional de los restos de personas indígenas de Australia, un esfuerzo que no exige la ley, dijo Johnson.

Hay muchas otras áreas de preocupación. Los soldados estadounidenses que formaron parte de la “expedición punitiva” del general John Pershing en México en 1916 excavaron ilegalmente cientos de artículos y los enviaron a la institución. Y está el esqueleto de Kennicott, quien murió en 1866 por causas misteriosas, que permanece a la vista a pesar de que la nueva política establece explícitamente que los restos humanos no deben “objetivarse como un recurso científico”. Los descendientes de Kennicott donaron sus restos, dijo Johnson.

“Realmente no hay nada malo en tener restos humanos en museos y en exhibición porque es una gran parte de lo que somos”, dijo Johnson. “Simplemente mostrar un esqueleto no es algo poco ético”. Gover no expresó una opinión sobre si la exhibición viola las pautas éticas intencionalmente ambiguas.

“Veremos qué decide hacer Historia Natural”, dijo. “No es una sorpresa que van a tener diferentes actitudes. Una vez más, no es valida una creencia sobre la otra. Es una gran conversación para tener”. Tomará años, tal vez incluso décadas, medir los efectos del nuevo enfoque, pero ya hay pequeños signos de cambio.

Fuente: The Washington Post