Emocionante: 700 niños italianos entonan “Nessun dorma” en un coro virtual esperanzador

MIRÁ EL VIDEO. El tema de la ópera “Turandot” de Giacomo Puccini en la voz de los bajitos que desde su casas llevaron un mensaje al mundo en medio de la pandemia del coronavirus Covid-19.

nessun

En Italia el coronavirus acecha: más de 135.000 casos desde que comenzó la pandemia y más de 17 mil muertos. La gran mayoría de los positivos están en aislamiento domiciliario. En medio de ese panorama desolador de colapso sanitario, una acción llevada adelante por niños dio vueltas al mundo.

Una pantalla partida en pequeños cuadraditos y dentro de cada cuadradito, ellos, los 700 chicos europeos que generan una gran emoción. Ni desde un balcón ni desde una terraza: los bajitos cantan dentro de sus habitaciones o living y transmiten un mensaje esperanzador ante la pandemia.Newsletters Clarín Coronavirus en la Argentina.

Los pequeños artistas entonan el aria Nessun dorma, de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini.

La maravillosa iniciativa fue lanzada por la organización benéfica infantil, Europa InCanto, que ayuda a conectar a niños de 4 a 13 años con la ópera y el teatro musical.

Niños unidos en un canto virtual de "Nessun dorma".

Niños unidos en un canto virtual de «Nessun dorma».

Dirigidos por el maestro Germano Neri, los niños que cantan una de las arias más populares, sostienen mensajes que muestran sus nombres, sus ciudades y palabras de aliento para sus seres queridos.

Matteo, Pietro, Emma, Milla, Nicola, Beatrice, Ricardo, Alessandro, Anica…las firmas con letra chueca generan un efecto de ternura que acompañado a las vocecitas infantiles se transforman en un cóctel pura dulzura.

Cada uno de los niños se grabó cantando junto a una pista de acompañamiento usando la aplicación Scuola InCanto. Luego, se compilaron las imágenes para el resultado final.

«Fue pan comido para todos. Fue suficiente con seguir las instrucciones y descargar la aplicación Scuola InCanto, con el bonito y original karaoke de la ópera que guió a los niños a aprender y tocar la famosa canción. Los padres se transformaron en directores, con teléfonos inteligentes y cámaras de video y otras herramientas a su disposición para poder filmar y enviar las actuaciones de los niños. Nunca como en este momento la música y la cultura nos ayudaron tanto a soñar, a volar. Es con los ojos de estos niños que podemos ver un rayo de esperanza y un futuro mejor«, comunicaron desde la asociación que organizó la movida.