En busca de éxitos, Hollywood vuelve a la fuente de los videojuegos

La proliferación del streaming empuja producir filmes y series sobre videogames. Cuáles y por dónde se verán.

kjsfn

Durante 28 años, desde que Super Mario Bros. llegó a los cines con el eslogan «This Ain’t No Game» (Esto no es un juego), Hollywood ha intentado, y en la mayoría de los casos ha fracasado -de forma épica y famosa-, convertir videojuegos exitosos en películas exitosas. Por cada Lara Croft: Tomb Raider (2001), que convirtió a Angelina Jolie en una estrella de acción de primera línea, hubo una disparatada Max Payne (2008), una abominable Príncipe de Persia (2010) y una Warcraft (2016) que da escalofríos.

Si los videojuegos son los cómics de nuestro tiempo, ¿por qué Hollywood no sabe cómo explotarlos?

Puede ser que por fin esté sucediendo, en parte, impulsado por la proliferación de servicios de streaming y su necesidad de propiedad intelectual para explotar. «La necesidad de una propiedad intelectual consolidada y atractiva a nivel mundial ha conducido naturalmente hacia los juegos», escribió el año pasado Matthew Ball, inversor de riesgo y antiguo jefe de estrategia de Amazon Studios, en un ensayo titulado «7 razones por las que la propiedad intelectual de los juegos está despegando por fin en el cine y la televisión».

El británico Tom Holland ("El Hombre Araña") protagoniza "Uncharted". Foto AFP

El británico Tom Holland («El Hombre Araña») protagoniza «Uncharted». Foto AFP

Después de años de inacción y falsos comienzos, por ejemplo, Sony Pictures Entertainment y su hermana de PlayStation, Sony Interactive, por fin están trabajando juntas para convertir los juegos de PlayStation en películas y programas de televisión. Hay 10 adaptaciones de juegos en la cartera de Sony Pictures, un gran salto desde prácticamente ninguna en 2018.

Incluyen Uncharted, una aventura de 120 millones de dólares basada en una propiedad de PlayStation de hace 14 años (más de 40 millones de copias vendidas). Uncharted está protagonizada por Tom Holland, el actual Hombre Araña, en el papel de Nathan Drake, cazador de tesoros en el centro de la franquicia de juegos. Su estreno en cines está previsto para el 18 de febrero de 2022.

"The Last of Us", basada en el juego postapocalíptico, será una serie de HBO. Foto Archivo Clarín

«The Last of Us», basada en el juego postapocalíptico, será una serie de HBO. Foto Archivo Clarín

Sony está comenzando la producción de The Last of Us, una serie dirigida a HBO y basada en el juego postapocalíptico del mismo título. Pedro Pascal, el mismísimo The Mandalorian, es el protagonista, y Craig Mazin, creador de la miniserie ganadora del Emmy, Chernobyl, es el autor-productor. Entre los productores ejecutivos se encuentran Carolyn Strauss, una de las fuerzas detrás de Game of Thrones, y Neil Druckmann, que dirigió la creación del juego The Last of Us.

Juegos de Sony como Twisted Metal y Ghost of Tsushima también reciben tratamiento televisivo y cinematográfico. En contra de las especulaciones, uno que no lo está, al menos no en breve, según un vocero de Sony, es God of War.

"Twisted Metal", otra de las propuestas que llegarán de la mano de Sony. Foto Archivo Clarín

«Twisted Metal», otra de las propuestas que llegarán de la mano de Sony. Foto Archivo Clarín

En el pasado, Sony Pictures y Sony Interactive funcionaban como feudos, con el control creativo -es mío; no, es mío- impidiendo las posibilidades de adaptación. Cuando asumió el cargo de CEO de Sony en 2018, Kenichiro Yoshida exigió cooperación. El objetivo final es hacer un mejor uso de PlayStation Network en línea de Sony para llevar las películas, espectáculos y música de Sony directamente a los consumidores. PlayStation Network, introducida en 2006, cuenta con más de 114 millones de usuarios activos mensuales.

«He sido testigo de un cambio radical en la naturaleza de la cooperación entre las distintas partes de la empresa», ha dicho Sanford Panitch, presidente de cine de Sony.

Más allá de Sony

"Halo", la saga de Microsoft, favorita de Elon Musk. Foto Microsoft

«Halo», la saga de Microsoft, favorita de Elon Musk. Foto Microsoft

Halo, una serie basada en la franquicia de Xbox sobre una guerra entre humanos y una alianza de alienígenas (más de 80 millones de copias vendidas), llegará al servicio de streaming de Paramount+ a principios del año que viene; Steven Spielberg es productor ejecutivo. Lionsgate está adaptando los juegos de Borderlands (unos 60 millones de copias vendidas) en una película de ciencia ficción protagonizada por Cate Blanchett, Kevin Hart y Jamie Lee Curtis.

Animado por el éxito de The Witcher, una serie de fantasía adaptada de juegos y novelas, Netflix tiene en marcha programas basados en los juegos Assassin’s CreedResident EvilSplinter Cell Cuphead. Jonathan Nolan y Lisa Joy, el dúo detrás de Westworld de HBO, está desarrollando una serie de ciencia ficción para Amazon basada en la franquicia de videojuegos Fallout.

"Ghost of Tsushima" fue el segundo gran exclusivo de Playstation en 2020. (Sucker Punch)

«Ghost of Tsushima» fue el segundo gran exclusivo de Playstation en 2020. (Sucker Punch)

Y Nintendo e Illumination Entertainment, el estudio de Universal Pictures, responsable de la franquicia Mi villano favorito, tienen una película de animación de Mario que llegará a los cines el año que viene, otra nueva colaboración entre un editor de juegos y una compañía cinematográfica.

Aun así, el historial de adaptaciones de juegos de Hollywood es terrible. ¿Por qué deberían ser diferentes los próximos proyectos?

Para empezar, los propios juegos han evolucionado, volviéndose más intrincados y cinematográficos. «Las historias de los juegos están mucho más desarrolladas y avanzadas que antes», afirma Panitch.

"Mortal Kombat", un éxito en cines y en streaming. Foto Warner Bros.

«Mortal Kombat», un éxito en cines y en streaming. Foto Warner Bros.

También hay indicios de que Hollywood ha descubierto cómo hacer películas basadas en juegos que satisfagan tanto al público como a la crítica. Pokémon Detective Pikachu, que combinó criaturas animadas con actores reales, recaudó 433 millones de dólares en todo el mundo en 2019 para Warner Bros. y Legendary Entertainment, y fue la primera gran adaptación de un juego en tres décadas en recibir una designación de «fresco» en Rotten Tomatoes, el sitio de críticas del espectáculo. Desde entonces, otras dos adaptaciones, Sonic  (Paramount) y Angry Birds 2 (Sony) han sido éxitos comerciales y de crítica.

«La calidad ha mejorado definitivamente», afirma Geoff Keighley, creador de los Game Awards, una gala del sector.

"Sonuc", en la que el protagonista animado interactuaba con actores (Jim Carrey) fue un éxito prepandémico. Foto DPA

«Sonuc», en la que el protagonista animado interactuaba con actores (Jim Carrey) fue un éxito prepandémico. Foto DPA

La última película de videojuegos, Mortal Kombat (Warner Bros.), ha recibido críticas mixtas, pero lleva recaudados 41,2 millones de dólares en los Estados Unidos desde su estreno el mes pasado, una cifra sorprendentemente elevada, si se tiene en cuenta que se estrenó simultáneamente en HBO Max y que los cines seguían funcionando con los protocolos de seguridad para el coronavirus.

Panitch reconoció que «las películas de videojuegos tienen una historia accidentada». Pero añadió: «El fracaso es la madre de la invención».

Las adaptaciones de los juegos, por ejemplo, a menudo fracasaron por tratar de replicar rígidamente la acción y los argumentos que los fans conocen y aman. Este enfoque invita a la comparación, y las películas (incluso con sofisticados efectos visuales) casi nunca están a la altura. Al mismo tiempo, este «servicio a los fans» desanima a los no aficionados, lo que da lugar a películas que no conectan con ningún público en particular.

Pedro Pascal, que actuó en "Game of Thrones" y en "The Mandalorian", estará en "The Last of Us". Foto AP

Pedro Pascal, que actuó en «Game of Thrones» y en «The Mandalorian», estará en «The Last of Us». Foto AP

«No se trata sólo de adaptar la historia», dice Michael Jonathan Smith, que dirige el esfuerzo de Sony por convertir Twisted Metal, un juego de combate vehicular de 1995, en una serie de televisión. «Se trata de adaptar lo que se siente al jugar al juego».

Asad Qizilbash es un alto ejecutivo de Sony Interactive que también dirige PlayStation Productions. Dijo que, a diferencia del pasado, cuando Sony Pictures y Sony Interactive se comprometieron a trabajar juntos y finalmente no lo hicieron, la colaboración actual «tiene peso porque todos ganan». Y añadió: «Tenemos tres objetivos. Aumentar la audiencia de los juegos. Llevar el producto a Sony Pictures. Mostrar la colaboración».

Hay mucho en juego. Un fracaso cinematográfico podría perjudicar a la franquicia de juegos.

«Es arriesgado», admitió Qizilbash. «Pero creo que podemos hacerlo».

Fuente: Clarín