Fundamentalistas del vinilo: en radio, la web o en vivo, optan por una música que suene como en los ’80

Para Jaime Niederer y Adriana Fernández, vecinos de Lomas de Zamora, la púa y la bandeja son obligatorias. Compran, coleccionan y tienen un programa que se escucha en la Argentina y México.

aswqw

La casa de Jaime Niederer y Adriana Fernández, en Lomas de Zamora, es el templo del vinilo.

Desde 2012 hacen un programa de radio -«Noche de vinilos»- que transmiten online y tiene oyentes no solo en la Argentina.

Pero eso es lo de menos. Lo importante es que la música provenga solo de discos de vinilo. Los temas de los 70, 80 y 90 que pasan en su programa, los audios de discos de vinilo que se pueden escuchar en su página web y cualquier música que suene en esa casa donde un CD es un bicho raro y Spotify… ¿de qué estás hablando?

En 2016, además de hacer radio empezaron a trabajar en fiestas.

En 2016, además de hacer radio empezaron a trabajar en fiestas.

“Todo lo hacemos desde casa y con el objetivo principal de mantener vivo el formato de radio de antes, en donde se solían usar vinilos, para así seguir transmitiendo esa magia y que el oyente siga identificando su sonido tan particular”, explica Jaime. “Es como regresar al pasado”, agrega.

En el templo de Jaime y Adriana, la religión es de plástico negro, redonda, con un agujerito en el centro. «Tienen un mejor sonido», dice él, sin dudas.

Además asegura que pueden conservarse durante varios años siempre y cuando se le de lucha a la única desventaja que poseen: la fragilidad. “Nosotros los cuidamos muchísimo. La manipulación, tener una buena púa, mantenerlos alejados de la humedad y del calor, limpios del polvo y bien guardados en sus sobres es fundamental”, explica.

noches de vinilo

noches de vinilo

La obsesión no es barata. La mayoría de sus discos los traen del exterior, a un valor entre 4.000 y 8.000 pesos. El equipamiento completo también es muy costoso. “La bandeja ronda los 130 mil pesos y necesitás dos, más un mixer o una consola que anda por los 40 mil”, señala él, el DJ de la dupla.

Fieles clientes de Todelec -una conocida «Casa del Disc Jockey» de Lomas-, allí Enrique Angélica les consigue vinilos difíciles de épocas memorables: discos de Madonna, Roxette, Depeche Mode o The Police, por nombrar algunos, que en los 80 se vendieron por cientos de miles y ahora son el oro de los aventureros.

“La gente nos pide de todo, desde bandas de rock nacional como Virus, Soda Stereo o Sumo, hasta temas lentos de Scorpions, Europe o Madonna. A nosotros particularmente nos vuelven locos temas para bailar: Funkytown, Último tren a Londres, Message in a bottle, Like a virgin, What is love, Enjoy the silence y muchos más, pero esos son infaltables”, enumera Adriana mezclando títulos en inglés y en español, como corresponde a la época. El favorito: Eyes without a face, de Billy Idol. ¿Debería haber dicho «Ojos sin rostro»?

DJ: todo tiene que ver con el vinilo.

DJ: todo tiene que ver con el vinilo.

“Por lo general usamos los vinilos que en la época se conocían como ‘maxi’, que traen una sola canción, el hit. Esos son los que mejor se escuchan porque al traer un solo tema, el track contiene un sonido más envolvente”, explica Jaime.

Dice que lo fabricado en Europa o Estado Unidos generalmente tiene mejor calidad de audio. Y aporta un dato: The Cure, The Clash, Devo, B52 y Madonna están entre los que mejor suenan.

¿Por qué el programa? «A mi siempre me gustó la radio. Cuando tenía 16 años a través de un conocido de mi padre, entré como aprendiz de operador en una radio de Montevideo y de esta forma me enseñaron el detrás de escena. Cuando me vine a vivir a Buenos Aires conocí lo que era FM y empecé a vincularme con todo ese mundo”, recuerda Jaime.

A veces los pedidos son inusuales, pero ellos tienen todo.

A veces los pedidos son inusuales, pero ellos tienen todo.

En 2012 hizo su primera transmisión por streaming. “Me fui perfeccionando en el tema hasta lograr crear un streaming pago armando un sitio web (www.nochesdevinilo.com.ar) con una plataforma multimedia donde los oyentes hoy en día pueden escuchar o descargar nuestras app para sus teléfonos celulares en cualquier parte del mundo”, comenta.

El éxito de su programa lo sorprendió ya que traspasó las fronteras del país para llegar a México.

“Un día se contactó con nosotros Guillermo Germán Burgos Rivero, de ABR radio en línea, y Jose Ruben Bautista, de Maldeorines Radio, y ambos nos pidieron permiso para hacer la retransmisión de los programas en vivo. Al ser una radio online tenemos la oportunidad de llegar a muchos lados como Chile, Perú, Uruguay, España, Estados Unidos, Puerto Rico y por supuesto Argentina”, explica.

Adriana en la conducción, mientras Jaime se encarga de las bandejas.

Adriana en la conducción, mientras Jaime se encarga de las bandejas.

Con el entusiasmo que se generó entre todos los oyentes, la pareja cuenta que empezó a recibir pedidos de eventos y shows. En el 2016 hicieron su primera fiesta en el Club Atletico Llavallol, convirtiendo al salón del club en un boliche con una bola espejada, DJ y parlantes que solo emitían música de los 70, 80 y 90. Para un evento pueden llegar a llevar más de 400 discos.

“Hoy dejamos de organizar fiestas por la pandemia. Nos tomó por sorpresa y nos afectó, pero apostamos más al formato de emisión radial online con Noches de Vinilos (conducido por Adriana), con un 100% de música nacional y entrevistas a bandas emergentes, y Onda Retro (conducido por Jaime, Dj Jay), los dos programas son retransmitidos en directo por la 94.9 FM, la radio de Llavallol. Mientras, esperamos que pronto podamos volver a escuchar y bailar juntos todos estos hitazos”, concluye.

Fuente: Clarín