Jose Rey-Ximena: «El vuelo de Ibis»

Super producción para Hollywood - Por María Teresa Narváez-Delmás.

thumbnail_IMG-
rey x y ale roemmers

Parece haber nacido para enriquecer el devenir de los retos de la historia. Para crear mundos dialogados de diversas identidades.
  Jose Rey-Ximena nació en la tierra de Lancelot du Lac, quien fuera el encargado de la búsqueda del Santo Grial (la Copa de la Última Cena). Allí, el destino le deparó investigar otro secreto en ese universo de campanas de Cedeira, en Galicia.
  Las Rías Altas y la Virgen del Mar se aniñaron para acompañar su infancia.
  Cedeira, su brújula natal, es un pueblo de buena gente. Allí recibió valores culturales, espirituales y de trabajo. Memorizó en gallego, saboreó el rape con guisantes y dió vida a sus fantasías, las que recreó por Francia, Egipto, Noruega, Estados Unidos, Gran Bretaña, Irak, Palestina, Polonia (tierra de grandes escritores y poetas), donde se casó y nacieron sus hijos Mateo, Olenka y Jacobo.
  De su madre tomó el donaire andaluz y de su padre la curiosidad por las historias colmadas de sucesos y recuerdos de la guerra, de aquellos combates aéreos entre ingleses y alemanes y de anécdotas de sorprendidos pescadores que un día vieron caer el DC britanico «Ibis», avión civil abatido por el fuego enemigo.
Ese DC con 13 pasajeros a bordo sería su fuente inspiradora para escribir la Novela de Super producción «EL VUELO DE IBIS».
  Ese avión lo amarró a la vida de Leslie Howard, intelectual y actor británico que cruzaba por última vez el Cabo Ortegal y Cedeira, sin poder regresar a Inglaterra, a su Londres natal.
   Leslie Howard pudo despertar en Rey-Ximena una intensa curiosidad que lo motivó a dedicar una novela al protagonista que representó a «el caballero Wilkers, héroe de guerra» en » Lo que el viento se llevó». Un hito de la historia cinematográfica.
                    II
   ¿Quién es este escritor  español que desafió al tiempo para hurgar sin decaer en la historia de Howard?.  
La escritora Mariana Vicat y el gran español Benito Blanco,  exaltan a Jose, (suena lindo sin acento en la e), diciendo «es un hombre generoso, caballero, muy inteligente y sabio. Amigo de sus amigos, en el sentido «amiguero». Es alguien que se realizó mirando siempre hacia adelante, cuando la vida lo golpeó».
  La encantadora española Carmen Herrera,  (Pamen para sus amigos), dice que «es un optimista de la vida, que no limita tiempo ni esfuerzo para brindar amistad. Un gentleman».
  Jose se define como un impresor. Es verdad. Lo es. Edita libros y catálogos de excelencia que imprime para el mercado francés y el mundo árabe. También es un hábil historiador y magnífico escritor, autor de un libro capaz de convertirse en un film de súper producción de Hollywood por la notable documentación obtenida, durante 20 años en diferentes países, incluyendo los Archivos de Kew Gardens.
Un derrotero que su juventud avaló hizo que Jose viviera facetas similares al protagonista de su libro. Amante de la belleza, galán, viajero bienhechor de alma, turbulento y dinámico.
Aprendió francés y árabe en Francia y en países árabes. Trabajó como camarero en Dublín. Compartió alegrías con sus hijos en el Mar Rojo. Reflexionó de noche en la Montaña Santa en Egipto donde musulmanes, cristianos y judíos esperan el amanecer. Caló hondo en su devoción por la mar y Cedeira. Persisten  su admiración por la Paquera y el Capullo de su entrañable Jerez de la Frontera y sus visitas a Covarrubias en Burgos, donde rinde salutación a la Princesa Kristina de Noruega, aquella princesa nórdica que cree murió de tristeza en Sevilla.
A Jose también lo han caracterizado como «un hombre capaz de desaparecer entre enaguas de mujeres hermosas, de disfrutar de los coches de gran cilindrada, de los restaurantes de postín y de first class, de aviones transoceánicos, de arrojo casi imprudente y que venció a la timidez a golpe de madurar» (sic).
                    III
Su prosa enigmática y mágica permite al protagonista salirse de las páginas del libro para compartir con cada lector sus vivencias, sus misterios, sus lujos, su andar de galán en el cine y en la vida real.
Leslie Howard, Príncipe de Inglaterra, vino desde la lejana Britania a morir «frente a la puerta de la casa del autor».
Aquellas historias de su padre y de los pescadores eran inquietantes y Jose Rey-Ximena decidió desandar los pasos de Leslie Howard, hilando una voluminosa documentación reunida durante dos décadas, atrapando toda información sobre este famoso actor británico mimado por la prensa que triunfó en Hollywood y en Broadway.
  Aprendió sus gestos, sus gustos, sus malhumores, vestimentas, su formación integral, sus obras y papeles principales, como también su relación con mujeres hermosas y poderosas a quienes sedujo, como Norma Shearers, Bette Davis, Marle Oberon, Vivian Leigh, Olivia Havilland. Y una mujer prodigio, estrella de Paramount de los Ángeles, bailarina y actriz, mereció un rincón especial en el corazón de Leslie. Ella fue la seductora Conchita Montenegro, » La Garbo del cine español».
   Cientos de momentos se encuentran en «El vuelo de Ibis», en cada capítulo marcado con números romanos.
  Leslie Howard fue como un dios del Olimpo en Hollywood. Sus artículos y ensayos aparecieron en las mejores publicaciones de Estados Unidos. Sus obras escritas «The Speakeasy», «The Prince and The Millionaire», «They  were just Bored», lo consagraron. Su actuación en «Paralelo 49», «Desde los 4 puntos cardinales», «Pimpinella Smith», (de alto contenido religioso que fuera prohibido por los nazis)  y «Toque de Nelson» lo convirtieron en celebridad. Tanto así que el Premio Nobel Bernard Shaw autorizó a Leslie a llevar su obra «Pigmalion» al cine, luego convertida en «My Fair Lady» con  la legendaria Audrey Hepburn.
  Howard hizo que Pigmalion ganara el Oscar al Mejor Guión y obtuviera en el Festival de Venecia la Copa Volpe al Mejor Actor.
   En Estados Unidos hizo 24 películas y actuó en 25 obras de teatro en Broadway. Estuvo 20 años en América. Y al volver a Europa llegó consagrado y mimado por todos. Hitler invadía Polonia.
  Rey-Ximena veló cuidadosamente los pasos del protagonista en Inglaterra. Le surgieron dudas y preguntas. ¿Se convirtió Leslie Howard es un espía de guerra?. ¿Camufló una visita a España?. ¿Daría solo una Conferencia sobre Hamlet?.
Incognitas que luego de muchos años pudo descifrar. Su fuente creíble fue Conchita Montenegro.
                    IV
Jose Rey-Ximena cumplió su sueño de poder develar ese misterio. Milagrosamente, logró encontrar a la diosa Montenegro. Ella cumpliendo 94 años, concedió a Jose una entrevista. Luego de recordar sus películas «Lola Montes», «La Mujer y el Pelele», «Rojo y Negro», se emocionaron al hablar de Howard.
  Conchita Montenegro, cuyo nombre real era María de la Concepción Andrés Picado, le contó a Rey-Ximena porqué no apareció en público por 44 años. ¿Por qué se escondió?. La respuesta estaba a flor de piel. Lloró a Leslie como si fuera su viuda. Guardó luto por él. Quemó sus recuerdos. Donó su cuerpo a la ciencia para no ser sepultada y así desaparecer.
  El autor, conmovido, atesoró aquel momento y entendió porqué
la Montenegro se convirtió en máxima estrella con solo 4 películas. Fueron suficientes para retirarse a los 33 años quedando como la diosa del cine español. Así se la recuerda. Exitosa, poderosa y de carácter muy fuerte desde aquel portazo que dió a Clark Gable en su primera prueba en Hollywood.
   Al final del té Jose lanzó su pregunta crucial sobre si hubo una Misión Secreta de Howard a España. Ella fue categórica. Tantos años de investigación mostraron su final feliz.
La actriz le confirmó que Leslie Howard fue un emisario confidencial del Foreing Office a España pero sin inmunidad diplomática. Llevó un mensaje del Gobierno Inglés que transmitió a Franco como fortaleza y esperanza ante los ataques de Hitler.
                    V
La voz y el mensaje de Leslie fueron un arma similar a la fuerza del enemigo. Desde su Programa en la BBC, bajo el patrocinio de la Información británica, movilizó a los actores del cine con «La Industria del cine en tiempos de guerra». Su palabra era un puente poderoso de amistad entre Estados Unidos y Europa.
  Leslie Howard, pese a dejar su fama en aguas españolas, bajo balas enemigas y estando al servicio de Su Majestad Británica, incluso de haber muerto en el mar como el Almirante Nelson a quien admiraba, no recibió honores ni gratitud.
   Pensativo, José Rey- Ximena volvió su mente al pasado y allí estaba Howard a bordo de DC.
«El Ibis vuela en silencio, sin informar su ruta, hay oídos enemigos al acecho».
   El autor prodiga en «El Vuelo de Ibis» un reconocimiento a Leslie Howard y sugiere que quizá su alma justa fue llevada de la tierra al cielo en las alas de un Ibis.
                    VI
   En breve, Rey-Ximena visitará Argentina para dar conferencias, invitado por instituciones públicas y privadas, y para poder cumplir su deseo de conocer los verdes y extensos campos de la Patagonia que descubrió leyendo «El Regreso del Joven Principe», del escritor poeta Alejandro Guillermo Roemmers a quien admira y que conoció en el Teatro Real de Madrid cuando José Maria Anson entregó a Roemmers el Master de Oro otorgado por el Real Forum de Alta Dirección.
Este encuentro con el Escritor Rey-Ximena es tan feliz que seguro nos emocionará para siempre!.

María Teresa Narváez-Delmás es Periodista Internacional y Especialista en Ceremonial Superior.