Las mejores series para ver durante la cuarentena

Una guía para abrirse camino entre las novedades y las joyas en los catálogos de las plataformas para diferentes públicos.

NPTKWXVQSRCKTGI4IGVZDBNNKA
  1. Para ponerte al día: las series de las que se ha estado hablando en los últimos meses
  2. Succession. La gran serie de prestigio de los últimos años. Un reparto impecable interpreta a una de las familias más ricas del mundo, compuesta de potenciales herederos del imperio mediático del padre. Están todos: el primogénito detestado, el hermano pequeño bufón, el primo gorrón, la madastra cuestionable. Y todos los actores sobresalen en sus papel (esta serie está mejor escrita e interpretada que la mayoría de ganadoras recientes al Oscar en esas dos categorías). No solo ofrece el placer incuestionable de
    maravillarse con y odiar a un grupo de deleznables milmillonarios; tiene además la inteligencia de no ser pesada ni pretender sermonear con un mensaje. Las intrigas familiares van pasando a un segundo plano, mientras se van puliendo las escenas de la familia reunida, gritándose y destapando una traición tras otra en distintas combinaciones. ¿Para ver del tirón? Se puede porque desde luego no cansa, pero se disfruta más si se va poco a poco. Dos temporadas de 10 capítulos de 40 minutos. HBO.
  3. Euphoria. El drama de adolescentes que ha dejado antiguos a todos los demás dramas adolescentes. Más de ver que de entender, reúne los tópicos de siempre (amores malditos, drogas, sexo, chico popular con secretos, chantajes, adultos de los que no fiarte ni un pelo) y los retuerce (hay una chica trans en la pareja principal, las drogas se ven desde el punto de vista de una adicta en rehabilitación) mientras los envuelve en una estética onírica de brillantina y miradas tristes. ¿Para ver del tirón? Se recomienda espaciarla. Una temporada de ocho capítulos de 40 minutos. HBO. Los protagonistas de ‘Succession’, en una imagen promocional de la segunda temporada.

Creedme. Uno de los dramas más reveladores de la era del Me Too cuenta
la historia de una víctima de violación y el tortuoso proceso al que le somete la justicia: repetir la historia una y otra vez, lidiar con escépticos, ver cómo le echan la culpa a ella… Basada en un reportaje de ProPublica (y por tanto en hechos dolorosamente reales), cuenta con una increíble Toni Colette, que ganó el Globo de Oro. Fue una de las series del año de Barack Obama, junto con Fleabag y Watchmen. ¿Se puede ver del tirón? No. Una temporada de ocho capítulos de 40 minutos. Netflix.

Chernobyl. La claustrofóbica recreación del peor accidente nuclear de la
historia, desde la boba luz roja que se enciende cuando algo empieza a ir mal en el núcleo del reactor de una central ucrania hasta las catastróficas
mentiras con las que el Kremlin gestionó el desastre y puso en peligro
incontables vidas. Es sobria, seca como un arenal y tiene momentos
magistrales de tragedia. ¿Es lo mejor para una cuarentena provocada por
una pandemia? No, en absoluto. Es la peor idea que se puede tener. Pero es
la peor idea mejor hecha que hay en su televisor. ¿Se puede ver del tirón?
No es imposible, pero no va a dormir hasta 2021. Una temporada de seis
capítulos de una hora. HBO.

Watchmen. Tiene mucho para espantar al espectador medio. Se basa en un
cómic de superhéroes nada menos, hubo una película no muy bien recibida sobre el mismo material, el reparto no es muy conocido… Y sin embargo, ha sido el título con mejores críticas del año. Será por cómo aprovecha las posibilidades de la ciencia ficción y la fantasía, y la idea de una raza de superhombres, para hablar de intolerancia, supremacismo y otros aspectos de la sociedad actual. ¿Se puede ver del tirón? No es especialmente rápida. Una temporada de nueve capítulos de una hora. HBO.

Resultado de imagen de Las mejores series para ver durante la  cuarentena

The Morning Show. Apple TV + se incorporó al universo de las plataformas con gran fanfarria y esta historia ambientada en la trastienda de un programa matinal de televisión como bandera de su apuesta. Este drama con un reparto de lujo (el regreso a la televisión de Jennifer Aniston, Reese Witherspoon y Steve Carell ha costado sus buenos millones de dólares a la compañía) arranca titubeante pero se logró posicionar como una de las sorpresas de la temporada con una trama que va más allá de la lucha de egos de las dos presentadoras del programa para abordar el mundo tras el Me Too de una forma más que interesante. ¿Se puede ver del tirón? Diez capítulos de una hora quizá sean demasiados, pero sí es bastante maratoneable, de hecho, posiblemente se disfrutará más. Apple TV +.

Para emocionarse

Kidding. Se habla poco de la vuelta del mejor Jim Carrey, en una de esas interpretaciones con las que te puede sacar una risa y al mismo tiempo romperte el corazón en mil pedazos. Carrey se mete en la piel de un presentador infantil cuyo único objetivo en la vida es hacer feliz a todos, incluso si lo hace refrenando sus impulsos más profundos. Un trauma que comienza en un trágico suceso: la muerte de su hijo en un accidente de tráfico. Esta serie con la particular firma de Michel Gondry contiene algunas de las secuencias más imaginativas jamás rodadas en televisión y una secundaria siempre a destacar: Catherine O’Hara como maestra titiritera. Kidding te ayudará a buscar la felicidad en cualquier detalle. ¿Se puede ver del tirón? A riesgo de explotar por sus locuras, sí. Dos temporadas, 10 episodios cada una, 30 minutos. Movistar series.
Jane the Virgin. Esto es, a la vez, una telenovela y una de las series mejor escritas de los últimos años. Cada capítulo está lleno de los giros inesperados de todo culebrón: muertes por sorpresa, amantes que resultan ser asesinos, amnesia, hermanos gemelos secretos que suplantan la identidad de otros… Y sin embargo, los personajes están tan inteligentemente diseñados, con los pies tan en el mundo real, que reaccionan a esos giros como personas no solo normales, sino hasta más sensatas de lo normal. Esa combinación hace que lo que podría ser infumable o camp resulte entrañable y adictivo. Lo cual hace falta porque la premisa es fuerte: una chica católica, latina y pobre, que pretende llegar virgen al matrimonio, se queda dormida en la consulta de su ginecóloga, quien la insemina por error con la última muestra de semen de un rico heredero. ¿Se puede ver del tirón? Se debe. Cinco temporadas de 20 capítulos de una hora. Netflix (última temporada en Movistar +). Imagen de la tercera temporada de ‘Jane the Virgin’.

Día a día. Nadie puede estar triste si se pone a ver a esa bestia del
espectáculo que es Rita Moreno, actriz todoterreno de 88 años que lleva triunfando desde West Side Story. Si ves Día a día, vas a llorar a mares, sí, pero será uno de esos llantos sanos, necesarios para el desahogo, en los que al final todo sale bien. Esta serie imperecedera trata con un estilo clásico grandes problemas del mundo actual desde la rutina de una familia latina en EE UU. Si las temporadas de Netflix no son suficientes, tras su cancelación en la plataforma la serie sigue rodándose (estos días sin público) por aclamación popular, ahora en otra cadena, Pop TV. Querrás quedarte encerrado con los Álvarez. ¿Se puede ver del tirón? Si te quieres deshidratar, sí. Tres temporadas, 10 episodios cada una, 30 minutos. Se puede ver con niños. Netflix. Un lugar para soñar. Una serie para ver en familia. Es como si un telefilme de sobremesa de fin de semana se convirtiera en serie. Perfecta para sentirse bien y reconfortado durante un ratito con algo sin ninguna pretensión más allá de eso. Una mujer llega a un remoto pueblo canadiense huyendo de una vida complicada. Allí empezará a trabajar como enfermera junto al médico del pintoresco lugar. Por supuesto, desde el primer momento encontrará el apoyo del apuesto propietario del restaurante del lugar. Una dramedia blandita con cierto aire (salvando las grandes distancias) a Doctor en Alaska o Las chicas Gilmore por eso del pueblo con peculiares habitantes donde todos van a una cuando uno de ellos necesita ayuda. ¿Se puede ver del tirón? Sí, claro. Son 10 capítulos de 40 minutos y apta para todos los públicos. Netflix.

  1. Para reír
    El método Kominsky.
    Protagonizada por Michael Douglas, 75 años, y Alan Arkin, 85, aborda las aventuras y desventuras de esta dispar pareja mientras aprenden a envejecer. Entre la comedia y el drama, como la vida misma, esta divertida y tierna ficción es producto de Chuck Lorre, Dos hombres y medio y The Big Bang Theory. Si estas te gustaron, El método Kominsky, si bien tiene un tono y un estilo distintos, te encantará. ¿Se puede ver del tirón? Sin problema. Dos temporadas, ocho episodios cada una, 30 minutos. Netflix
    Gentefied. Esta comedia logra meter al espectador en una premisa nunca usada (una familia de inmigrantes mexicanos en Los Ángeles intenta mantener su maltrecha taquería mientras el barrio se va gentrificando y llenando de modernos de moño y posgrado) y hace que resulte totalmente familiar en tan solo capítulo y medio. Es de esas series raras, sobresalientes, que entretiene mientras enseña rincones del mundo que no siempre reciben atención. ¿Se puede ver del tirón? Sí. Una temporada de ocho capítulos, 30 minutos. Se puede ver con niños. Netflix. Para un atracón
    Élite. Quizás no sea una obra maestra, pero la trama te mantendrá pegado al sillón sin que te des cuenta de que pasan las horas estos días de aislamiento. Si te gusta Riverdale o las historias de instituto y asesinatos esta es la tuya. ¿Se puede ver del tirón? No se puede hacer de otra forma. Tres temporadas de ocho capítulos cada una. Netflix. You. Un librero se fija en una cliente. Tanto que puede entablar una conversación con ella, gustarle y fijarse más en cómo le responde. De ahí
  2. consigue sus redes sociales, y continúa el estudio. Al poco, consigue elaborar
  3. un disfraz de chico ideal, a la medida de aquella clienta. ¿Por qué lo
  4. necesita? Porque lo que ella no sabe pero nosotros sí es que la verdadera
  5. identidad del tímido librero es la de asesino. Con este punto de partida, y con
  6. un ritmo endiablado, esta serie, mucho más inteligente de lo que aparenta,
  7. ofrece una reflexión sobre el narcisismo, los prototipos de héroe masculino,
  8. las virtudes que atribuímos a los desconocidos cuando se parecen a otros y,
  9. por supuesto, las redes sociales. Consigue además mejorar en la siguiente
  10. temporada, donde traslada sus ideas sobre el poder de las apariencias y las
  11. traslada a Los Ángeles, donde directamente se convierte en una afilada
  12. sátira. ¿Se puede ver del tirón? Dios, sí. Dos temporadas de 10 capítulos de
  13. 40 minutos. Netflix.

Los protagonistas de ‘Line of Duty’.
Line of Duty.
Este policial británico es una de las series más adictivas que ha parido La BBC en los últimos tiempos. La historia se centra en el
departamento antivicio de la Policía. Los policías que investigan a otros
policías. Cada temporada gira en torno a la investigación de un posible policía corrupto. Los agentes Ted Hastings, Kate Fleming y Steve Arnott se encargan en cada temporada de hacer las pesquisas. A las grandes interpretaciones se suman unos guiones que son droga pura y que enlazan giro de guion tras giro de guión. La mejor opción para los amantes de las buenas series de investigaciones policiales. Difícil que te sientas defraudado. ¿Se puede ver del tirón? Se debe. Lo difícil es parar hasta terminar una temporada. Ya van cinco emitidas de seis episodios de una hora (menos la primera que tienecinco capítulos). Movistar + y Netflix.
The Witcher. Una de las narraciones más esquizofrénicas que se han visto
en los últimos tiempos en la televisión. Pero una vez que se abandona el
intento de entender el orden en el que ocurren los hechos (con diversas
tramas que van saltando en el tiempo sin previo aviso), es muy difícil parar un maratón de esta adaptación de la saga de novelas que, a su vez, se
adaptaron en un exitoso videojuego. Un inexpresivo Henry Cavill interpreta a Geralt de Rivia, un cazador de monstruos en un mundo lleno de bestias. Su destino estará entrelazado con el de una poderosa hechicera y una joven princesa. ¿Se puede ver del tirón? Por supuesto. De hecho, llega un punto en que, a pesar de no entender nada (ni si quiera por qué Henry Cavill no ha cambiado su gesto en toda la serie), no puedes dejar de verla. De momento, una temporada de ocho episodios de una hora. Netflix.

  1. Joyas escondidas en los catálogos
    John Adams
    . La biografía del segundo presidente de Estados Unidos (y padre del sexto) no es solo una lección de historia sobre la forja de la democracia más veterana del mundo, o un retrato de cómo la hoy primera potencia mundial ha vivido pegada a los mismos demonios desde el principio. Es también un entretenimiento de primer orden, con unos actores encantados de ponerse en la piel de George Washington durante la guerra de independencia y posterior presidencia, o Benjamin Franklin cuando era embajador en París. Enmarcada por la rivalidad, sucia e inagotable, entre Adams y su sucesor, Thomas Jefferson, cuenta desde los albores de la revolución de las 13 colonias hasta la muerte de los dos enemigos, el mismo
    día (4 de julio para más señas), cuando el país ya está encaminado hacia la dominación mundial. ¿Se puede ver del tirón? Con cuidado. Una temporada de ocho capítulos de una hora. HBO.
    Fotograma de la serie ‘Ángeles en América’.
    Ángeles en América. Una de las cimas de la dramaturgia estadoundiense fue el estreno en 1990 de la obra Ángeles en América, una función que duraba siete horas. En la que unos personajes neuróticos y en crisis exploran el Nueva York de los ochenta, el del sida y el imperio del neoconservadurismo de Reagan, y acaban buscando qué es lo que une a las muchas comunidades (homosexuales, mormones, judíos, republicanos) que conforman el país. El texto, de Tony Kushner, se consideró una obra cumbre
    en el mismo momento de su estreno; lo mismo que su adaptación a serie, dirigida por el ojo clínico de Mike Nichols (El graduado), donde estas ideas tan pesadas, y los extraordinarios parlamentos que las expresan, cayeron en manos de Meryl Streep, Al Pacino o Emma Thompson. Resulta una serie densa, descomunal, de mucho monólogo y mucha vida interior. Y aun así, en su día (2003), The New York Times la llamó uno de los puntos álgidos de la televisión estadounidense. Casi 20 años después sigue siéndolo. ¿Se puede ver del tirón? En teatro se hacía. El primer acto son los primeros tres capítulos. El segundo, los tres siguientes. Pero como todo lo bueno, mejor saborearlo. Seis capítulos de una hora. HBO.
    De la Tierra a la luna. Vivimos días históricos, pero no fueron menos clave aquellos donde la llegada del hombre a la Luna era un sueño a punto de cumplirse. Tom Hanks (sin coronavirus a la vista) produjo y participó en esta miniserie, una de las primeras ficciones de HBO, que viaja mucho más allá del transportador del Apollo 11 y de aquel Apollo 13 protagonizado por Hanks para colarse en 12 capítulos menos desconocidos de las bambalinas de cada uno de los programas lunares. Una lección de historia muy entretenida con Cary Elwes, Sally Field, Rita Wilson, Chris Isaak o Bryan Cranston que cuenta al detalle aquella proeza, desde lo personal a lo global. Porque siempre nos debe quedar esperanza en el ser humano. ¿Se puede ver del tirón? Demasiada información para introducirla de una sentada. Una temporada de 12 episodios, una hora. Se puede ver con niños. HBO España.
  2. Inside nº9. Una de las joyas ocultas de la televisión pública británica es esta antología de humor negro en los que cada capítulo cuenta una historia independiente con géneros y tonos muy diferentes entre sí y cuyo único nexo de unión (además de que en la gran mayoría aparezcan los dos creadores de la serie, Steve Pemberton y Reece Shearsmith) es que sus historias transcurren en algún espacio señalado con el número 9. Cada vez que empieza un episodio sabes que cualquier cosa puede ocurrir, desde reírte a llorar o pasar miedo, y normalmente hay un giro sorprendente en su final. ¿Se puede ver del tirón? Se puede, y se puede parar cuando se quiera. Acaba de terminar su quinta temporada, con seis episodios de 25 minutos (y no te pierdas el episodio especial de Halloween, fuera de las temporadas normales). Freaks and Geeks. Si Élite es demasiado para ti, pero te gustaría volver al instituto, esta es tu serie. Nostalgia ochentera mezclada con drama adolescente. Una mirada sarcástica y realista a lo que era el instituto para todos esos que se sentían fuera de lugar. Vamos, para todos. James Franco, Seth Rogen, Jason Segel o Linda Cardellini comenzaron aquí a despuntar como estrellas gracias a su amigo Judd Apatow, y ya no los soltaría nunca. Todo al ritmo de Joan Jett. Lo malo es su cancelación tras una temporada. Aunque quizás por eso se mantiene como un diamante en bruto apto para todos los amantes de la nostalgia bien hecha. ¿Se puede ver del tirón? No hay razón para no hacerlo. Una temporada de 18 episodios, 44 minutos. Amazon Prime Video.
  3. Wallace y Gromit. En la cuarentena hay que tener a los niños entretenidos con algo, y si con ese algo pueden disfrutar los padres, mejor. Décadas después de su estreno, los cuatro episodios de Wallace y Gromit siguen siendo de las obras “infantiles” más divertidas y surrealistas que se han creado nunca. Plastilina con la que siguió jugando el director Nick Park en el sello Ardmand en las encomiables Chicken Run y La oveja Shaun. En caso de sabastecimiento: siempre nos quedará la Luna para llenarnos de queso. ¿Se puede ver del tirón? Y también en bucle. Una temporada de cuatro
  4. episodios, de 30 minutos. Se puede ver con niños.

Fuente: El País.