Ni dietas ni restricciones: la fórmula de una best seller octagenaria para “envejecer con exuberancia”

En su nuevo libro, la exitosa sueca Margareta Magnusson comparte su “sabiduría vital de alguien que (probablemente) morirá antes que usted”, con consejos prácticos que, alejados de la autoayuda tradicional, tienen una gran carga humorística e irónica.

sadsadsa

Gatos, alcohol con amigos y un descubrimiento tardío de la importancia de la naturaleza y su cuidado: algunos de los consejos que la octogenaria best seller sueca Margareta Magnusson comparte en su más reciente libro, «El arte sueco de envejecer con exuberancia: Sabiduría vital de alguien que (probablemente) morirá antes que usted».

Los europeos hacen todo mejor: las madres alemanas crían mejor a sus hijos, las francesas comen mejor, los daneses crean mejores ambientes acogedores y relajantes. Al menos eso nos dicen los libros más vendidos.

Ahora, con El arte sueco de envejecer con exuberancia: Sabiduría vital de alguien que (probablemente) morirá antes que usted, el último libro de la octogenaria Margareta Magnusson, los suecos parecen tener la sartén por el mango en cuestiones de vida y muerte.

En esta continuación de El delicado arte sueco de limpiar la muerte, la jubilada, madre de cinco hijos, elabora reglas sencillas y de aplicación universal para cualquiera que piense en el tiempo que le queda.

No hay directrices para adoptar un estilo de vida aspiracional ni promesas de productos que puedan proteger al lector de la inevitabilidad del envejecimiento. En su lugar, Magnusson recopila momentos privados para revelar las lecciones de vida que quiere impartir: Vive dentro de tus posibilidades, disfruta del momento (especialmente con niños), no te quejes, intenta dejar este lugar mejor de lo que lo encontraste. Ah, y, al vestir, lleva rayas.

Dada la naturaleza de los consejos -y que Magnusson pasó gran parte de su vida adulta en el extranjero, estableciéndose en Annapolis, Singapur y Hong Kong- es difícil saber qué elementos de este plan de vida son suecos, exactamente -algo que ella también señala. “Si esperas que los secretos suecos que te voy a contar impliquen saltar al Mar del Norte helado para mantenerte joven o tomar largas saunas, como hacen algunos de mis compatriotas suecos mayores, o comer cuerno de reno molido en el muesli de la mañana, te decepcionaré”, escribe. De hecho, lo más sueco de sus libros es su tono, que capta cuando describe la nacionalidad como “bastante franca, lúcida y poco sentimental”.

Portada de la versión inglesa de "El arte sueco de envejecer con exuberancia: Sabiduría vital de alguien que (probablemente) morirá antes que usted", de Margareta Magnusson.

Portada de la versión inglesa de «El arte sueco de envejecer con exuberancia: Sabiduría vital de alguien que (probablemente) morirá antes que usted», de Margareta Magnusson.

Con humor irónico e ingenio, Magnusson detalla una vida plena vivida a través de tres continentes durante un siglo de increíble agitación. Compuesto durante los primeros días de la pandemia de coronavirus, el libro reflexiona a la vez sobre el momento presente, lleno de enfermedad y aislamiento, y sobre días pasados.

Al escribir sobre su infancia en la Suecia neutral durante la Segunda Guerra Mundial, Magnusson relata lo que puede recordar de una larga estancia en la granja de un amigo de la familia tras ser evacuada de la ciudad portuaria occidental de Gotemburgo. Tras describir desayunos tranquilos en los que metía la mano en un guante de cocina con forma de gallina para sacar huevos cocidos aún calientes, señala: “No podía saberlo en aquel momento, pero cuando lo recuerdo ahora me parece increíble que puedan existir simultáneamente los horrores extremos y las alegrías sencillas del mundo”.

Ese hilo que entrelaza los placeres cotidianos con el cataclismo global recorre todo el libro. En un capítulo titulado “El mundo siempre se acaba”, relata cómo, maldecida por vivir en tiempos interesantes, se asustó ante lo que le parecieron acontecimientos catastróficos, desde la Guerra Fría hasta Chernóbil. Cómo había alcanzado la mayoría de edad en una época de despilfarro, arrojando plásticos al océano en los viajes en velero y sin pensar dos veces en el cambio climático.

Con la perspectiva que da la edad, se encuentra a sí misma apelando a otros de su propia generación para que dejen el mundo mejor de lo que lo encontraron y pide a los que tienen la edad de sus nietos que mantengan la esperanza y actúen por el bien de las generaciones futuras. “El mundo siempre se acaba y, sin embargo, sigue sobreviviendo”, escribe. “Siempre debemos tener esperanza en un futuro sostenible, pero la esperanza por sí sola no basta”.

Aunque estas conversaciones pueden parecer un poco morbosas, el libro de Magnusson es todo menos eso. Al igual que su anterior guía sobre la preparación para la muerte, El arte sueco de vivir con exuberancia, se centra mucho más en los absurdos de la vida a partir de cierta edad. Con el tono cascarrabias que cabría esperar de una abuela con movilidad reducida, escribe: “Odio que cambien las cosas”, mientras describe cómo se enreda con la funda del edredón al hacer la cama. Pocas frases después, sin embargo, da marcha atrás y recupera su encanto y buen humor característicos. “Me encanta que las cosas cambien”.

Para Magnusson, la rutina es clave, como lo es estar abierto a lo nuevo.

Para Magnusson, la rutina es clave, como lo es estar abierto a lo nuevo.

Entre otros consejos que Magnusson ofrece en breves capítulos cargados de anécdotas: comer chocolate todos los días. Y como antídoto contra el malestar, aconseja tomar un gin-tonic con los amigos. Más allá de indulgencias simplistas, estas sugerencias permiten a la escritora filosofar sobre los grandes significados de la vida. El chocolate que recomienda es una objeción a la cultura de la dieta. La ginebra, en lugar de fomentar el alcoholismo, es un recordatorio de que hay que pararse a oler las bayas de enebro mientras te pones al día con los que te conocen desde hace más tiempo.

Sus consejos evitan los tópicos habituales en un mercado que rinde culto a la juventud y está obsesionado con la optimización. En su lugar, recomienda a la gente de todas las edades que adquieran kart besvar, es decir, los hábitos banales o, quizá más apropiadamente, las cargas diarias que acabarán dando forma a sus días. Tener un gato. Regar una planta. Buscar la religión, la música o las tradiciones navideñas para enraizarte.

Por mundanos que parezcan estos consejos, ella demuestra que, con la edad, la rutina es clave, como lo es estar abierto a lo nuevo: “Cuanto mayor me hago, más me acuerdo de todas las cosas a las que he dicho que sí justo cuando estaba a punto de decir que no. Debo admitir que no siempre he tenido la mente abierta. Ojalá lo hubiera sido”.

Tanto si cuenta la historia de un hijo que creía perdido en el mar después de que un viaje de tres días se convirtiera en una semana, como si relata un viaje al hospital que tuvo a su familia en vilo, Magnusson comparte suficientes pequeñas anécdotas de una gran cantidad de experiencias personales como para dejar a los lectores preguntándose qué podría haberse perdido.

Y ahí es donde reside la belleza de esta historia. Las memorias híbridas de Magnusson, con su prosa descarada y concisa, engancharán a lectores de todas las edades de un modo que los consejos para envejecer, a veces obvios, no consiguen. Aunque las editoriales recurren al tropo de la superioridad europea para comercializar libros como el de Magnusson, en este caso las comparaciones nacionalistas pueden ser más una carga que una bendición. Margareta Magnusson es una maravillosa narradora llena de sabiduría, y este libro encarna muy bien su actitud exuberante, aunque los consejos para envejecer que imparte resulten más familiares que extraños.

Fuente: The Washington Post, Infobae