Pasta a la romana, música, fotografía y tragos, las recomendaciones del Zorrito Fabián Von Quintiero

Las "magias". Así llama a los ingredientes secretos que les pone a sus comidas "el Zorrito" Fabián Von Quintiero.

as

Más conocido por haber tocado con Charly García y bandas legendarias como Suéter, Soda Stereo y Los Ratones Paranoicos, es también cocinero y combina ambas pasiones en sus vivos de Instagram (@zorritovon). Cuando no toca el bajo y el teclado, se dedica a los placeres heredados de su origen mediterráneo. El aceite de oliva, el limón, la sal marina y la pimienta nunca faltan en la cocina del fundador de Soul Café, Super Soul, Nina Wok, Vodoo Bar, Bruni y Eh, Santino.

Esa amplia experiencia gastronómica se resumirá en su próximo libro, Ni se te ocurra, yo te asezorro. Lo editará Planeta, que también publicó el anterior (I’m Zorry) y su recomendación de lectura para esta ocasión: el registro de Andy Cherniavsky de la época dorada del rock argentino, cuando él tenía apenas 18 años y frecuentaba la casa que ella compartía con Andrés Calamaro. «A los músicos nos gustan las buenas fotos, y a algunos fotógrafos se les permite un acceso más íntimo», dice desde su casa del Bajo Belgrano, decorada también con pósteres y vinilos.A los músicos nos gustan las buenas fotos, y a algunos fotógrafos se les permite un acceso más íntimoZorrito Fabián Von Quintiero

Allí se entretiene aprendiendo a preparar tragos o a jugar ajedrez con sus «personal recommenders» de Instagram, o preparando platos propios como el «Pucherock» -un puchero «liviano, que cae muy bien», con papa, repollo de Bruselas, zapallo, choclo, salchicha italiana y pastrón- y el «Zorronccino», variante del postre Don Pedro con helado de crema americana -«siempre de Gruta», aclara-, almendras praliné y amaretto. También les pone «magias» a sándwiches como el que aprendió a hacer en Katz’s Delicatessen de Nueva York, escenario de la memorable escena de Cuando Harry conoció a Sally. Jamás revelará ese truco.

El Zorrito tocando con Luis Alberto Spinetta, por Diego Ortiz Mugica (detalle)
El Zorrito tocando con Luis Alberto Spinetta, por Diego Ortiz Mugica (detalle) Crédito: Gentileza Diego Ortiz Mugica

MÚSICA

Some Girls

The Rolling Stones (1978) y otras perlas en vinilo

Some Girls. The Rolling Stones (1978)
Some Girls. The Rolling Stones (1978)

Su colección de vinilos también incluye Sign o’The Times, de Prince; Let’s Stay Together, de Al Green; Rumors, de Fleetwood Mack, y Yendo de la cama al living, de Charly García. Fanático del rock nacional, del blues y del «jazz cantado», escucha a Billie Holiday, Ella Fitzgerald y Louis Amstrong, y ve películas con buenas bandas sonoras como las de Ryuichi Sakamoto en El último emperador y Ennio Morricone en Cinema Paradiso. De gustos amplios, hace listas en Spotify (aimzorry) y opina que Tina Turner «es todo».

Dónde escucharlo. Disponible en YouTube y Spotify

ARTE

Bob Gruen

Escenas del rock por el fotógrafo de John Lennon

John Lennon durante una presentación en Nueva York, el 30 de agosto de 1972
John Lennon durante una presentación en Nueva York, el 30 de agosto de 1972 Crédito: Bob Gruen

Amigo del ex Beatle, registró su vida con Yoko Ono. El Zorrito sigue su trabajo y el de otros fotógrafos neoyorquinos, así como el de los locales Nora Lezano, Guido Adler, Fernando Gutiérrez y Eugenio Mazzinghi. En su casa tiene varias tomadas por Diego Ortiz Mugica mientras tocaba con Charly y, una vez, con Luis Alberto Spinetta.

Dónde verlo. En bobgruen.com y www.lanacion.com.ar/1594524

RECETA

Pasta a la romana

Volver al origen, con platos típicos italianos

Fiel a sus raíces, el Zorrito mantiene algunas tradiciones. Para el domingo compra pastas rellenas, y en la semana prepara salsas: amatriciana con tomate, panceta y queso pecorino; putanesca, con anchoas y tomate, o cacio e pepe, con aceite de tartufo, queso y pimienta. «Platos romanos clásicos».

Dónde comprar. La Genovesa, La Reina de Junín, Massey Familia, La Amelia.

TRAGO

Manhattan

Un clásico remixado como el «cóctel de la cuarentena»

El Manhattan en la versión de Inés de los Santos, a quien el Zorrito sigue en Instagram
El Manhattan en la versión de Inés de los Santos, a quien el Zorrito sigue en Instagram Crédito: Gentileza Inés de los Santos

«Es mi versión», aclara cuando dice que le agrega media onza extra de bourbon a las recomendadas por su «profesora» de tragos, Inés de los Santos (@delossantosines). Él lo completa con un hielo grande, un «splash» de bitter y una onza de vermouth rosso, y acompaña con empanadas. «¡Auguri

Dónde probarlo. En casa, mientras se cocina con buena música.

LECTURAS

Una puerta a la intimidad del rock argentino de los años 80

Los recuerdos de la fotógrafa, reunidos en un libro, incluyen la influencia que ejercieron en su carrera su amigo Charly García y su relación con Andrés Calamaro durante casi una década

Por Andy Cherniavsky

Cada tanto el Club Palta asaltaba la casa del padre de mi amiga Gabi Aisenson, que vivía en un departamento que tenía una pileta en un piso 17. Cuando los adultos responsables se ausentaban por un tiempo prudente, los adultos irresponsables invadíamos el domicilio con la venia de la anfitriona y hacíamos unas fiestas memorables. Eran fiestas muy tranquilas, sin descontrol de ninguna especie; más bien eran una celebración pagana y doméstica de una creatividad que se podía traducir en pileta todo el día, recitales improvisados, escuchar música o lo que se nos ocurriera.

Como si eso fuera poco, el departamento del padre de Gabi tenía dos pianos enfrentados, ya que su mujer era concertista. Es imposible trasladar al papel la magia que surgía de ellos cuando Andrés y Charly se sentaban a tocar. Ese era el broche de oro de un día glorioso que habíamos pasado todos en la pileta, riéndonos de cualquier pavada, haciendo tonterías hasta que el sol se ocultaba y sentíamos un poco de frío y hambre. Comíamos algo y, generalmente, era Charly el que se sentaba al piano a tocar temas de los Beatles, y cuando eso sucedía teníamos recital para muchas horas. Después de unas cuantas canciones, Andrés se sentaba en el otro piano. Así iban desfilando los dúos, todo el Club Palta a pleno, pero en otra sede y sin dibujos.

Charly García y "Cachorro" López, por Andy Cherniavsky
Charly García y «Cachorro» López, por Andy Cherniavsky Crédito: Gentileza Planeta/Andy Cherniavsky

También pasaron cosas que en retrospectiva parecen presagios de lo que iba a ocurrir. Una noche, después de que todos se fueron, nos quedamos Gabi, Hilda y yo a tomar un whisky final con Charly, que apoyó la botella -doy fe- muy cuidadosamente sobre una mesa ratona Bertoia de vidrio, muy gruesa. ¡Crac! La mesa se hizo añicos al mínimo contacto. Nos quedamos mudos y Gabi y yo entramos en estado de desesperación, porque sabíamos que no había sido un desmán de Charly. Pero ¿quién nos iba a creer? La pobre Gabi tuvo que dar la cara y desde ese momento, el Club Palta se reunió solamente en mi domicilio.

Lo que me pasaba con Los Abuelos y Charly es que, de algún modo, su creatividad me producía una suerte de efecto contagio: el hacer del otro me lleva a un lugar de muchísimo placer y también me despierta una gran necesidad de participar y querer ser. Y a esa altura del partido, tenía claro que la fotografía era el lugar desde donde: podía formar parte de la actividad de mis amigos, el teatro, los shows y todo el ambiente que siempre había sido parte de mi vida.

Di muchas vueltas hasta que me sentí segura; creo que eso pasó en algún momento de 1983, cuando Charly viajó a Estados Unidos para grabar lo que sería Clics modernos. A su regreso, me trajo un regalo invaluable: un libro de Annie Leibovitz, la legendaria fotógrafa de la revista Rolling Stone, que había fotografiado a John Lennon y a los Rolling.

Charly de alguna manera me había entregado el diploma que nunca había tenido y Leibovitz me hizo entender que había que tener un estilo y que debía ser el de uno. Que yo tenía que buscarlo, armarlo, diseñarlo, inspirarme en otros, pero finalmente tenía que desarrollar el propio, porque ahí está el verdadero desafío de la fotografía. ¿Qué veo en el otro? ¿Qué quiero hacer? ¿Qué quiero mostrar? ¿Qué quiero decir? Es, como dije, ir «tejiendo a crochet»: cada trabajo es una puntada que te enseña, te deja algo y va formando una trama que finalmente es tu experiencia y el camino para comenzar ese estilo propio. Yo ya había avanzado muchísimo en el tema de sacar fotos, pero con este libro hice el último clic interno que necesitaba para sentirme una verdadera fotógrafa profesional.

* * *

El comienzo de mi noviazgo con Andrés fue complicado porque nos gustábamos muchísimo, pero los dos éramos muy tímidos y ninguno se animaba a tomar la iniciativa. Por lo tanto, el cortejo se prolongó mientras desbarrancaba mi relación con Clota, y cuando la situación ya estaba en el fondo del abismo y no escuchaba ningún latido de supervivencia, mi camino quedó libre. Comenzamos a vernos como amigos que sabían que querían pasar al siguiente nivel, pero sin idea de cómo hacerlo.

Cherniavsky con Calamaro, que le declaró su amor con el tema "Algo contigo"
Cherniavsky con Calamaro, que le declaró su amor con el tema «Algo contigo» Crédito: Gentileza Planeta/Andy Cherniavsky

Una tarde nos fuimos caminando desde la casa de Andrés en Las Heras y Canning (hoy Scalabrini Ortiz) hasta la mía en Vuelta de Obligado y Zabala. Salíamos de una reunión con Los Abuelos de la Nada a la que yo había ido en calidad de fotógrafa y amiga de todos, pero al terminar, Andrés se había quedado tocando el piano en su habitación. Y yo estaba enmudecida, porque después de lanzarme una mirada tímida para que me sentara con él, había arremetido con una delicada versión de «Algo contigo», el famoso bolero de Chico Novarro, que años después grabaría.

Era toda una declaración de amor, y debo confesar que ya no aguantábamos más. Estábamos por las nubes y salimos a la calle. Hicimos todo el trayecto de su casa a la mía tomados de la mano, «casi sin decirnos nada». El contacto físico nos enmudecía y nos levantaba un poco la temperatura. Era una suerte que fuera fotógrafa porque podía acercarme sin pedir permiso y soñar con nuestro primer beso. Pero en ese momento, técnicamente, todavía estaba con Clota. Así que después del bolero no nos besamos y solo nos atrevimos a caminar de la mano.

Fragmentos del libro Acceso directo. Memorias de una fotógrafa del rock argentino en los años 80, de Andy Cherniavsky (Planeta, 2020)

Fuente: La Nación