«Post»: un arte para después de la pesadilla

Imaginar el fin de la pandemia es la consigna de la muestra en el Museo del Grabado, que reúne múltiples visiones de la época.

123

“Post, imaginar el después”, es una exposición presencial en el Museo del Grabado cuya sede está actualmente en el 4° piso de la Casa del Bicentenario, bajo la curaduría de sus directoras, Cristina Blanco y Silvia Dolinko . El proyecto nació en pleno momento de aislamiento preventivo con sesiones de experimentación gráfica, compartidas semanalmente de manera virtual. El visitante no va a encontrar una muestra de técnicas tradicionales en las que se admira la destreza técnica y lo compositivo. Es un muestrario de afiches y otro tipo de experimentaciones gráficas que responden a las diversas preguntas que no sólo los artistas se hacen, sino también los ciudadanos del planeta.

¿Seguirá todo igual? ¿Qué ha cambiado en nuestras vidas? Como lo señala el texto curatorial se han abordado diversas problemáticas: la alteración del espacio-tiempo, la reconfiguración de las fronteras entre el adentro y el afuera, la preeminencia de lo virtual, la pregunta sobre el “post” de la pandemia, el “posteo” como edición, la revisión de lo público y lo colectivo. Siguen las preguntas: ¿cuáles serán las marcas que dejará el aislamiento entre nuestros cuerpos?, ¿cómo se reconfigurarán las ideas de proximidad y afecto en tiempos de asepsia? Lo que importa de esta muestra son los mensajes que se reciben desde los afiches, publicaciones, carteles, postales, adhesivos.

Los artistas convocados intentan una aproximación a las preguntas planteadas. Pablo Rosales, (Buenos Aires, 1977) incorpora elementos gráficos, estarcidos, stencil, recurre a la palabra post con la que juega en frases a la manera de sellos sobre una impresión ink-jet cuyo fondo es un grabado de Goya. Boba es una colectiva editorial, un grupo de pensamiento dedicado al arte contemporáneo establecido en La Plata que se inserta desde 2015 en los debates actuales del arte y la comunicación. En los afiches, de muy variada tipografía y color, se lee: “Hice lo que pude”, ”Mientras se grita ¡Fuego!, muchos miran para otro lado”, “Ley de Humedales, ¡Ya!”, ¿Preferís amoldarte o desarrollar estrategias?

El colectivo Fábrica de Estampas pone énfasis en imágenes que se multiplican, circulan en las redes y en las calles respondiendo a las urgencias del presente. Se estamparon banderas para algunos proyectos comunitarios surgidos en la pandemia. Destacan que “las banderas son señales que desde las ventanas o las paredes indican otros caminos posibles”. La obra de Ivana Vollaro ( Buenos Aires, 1971) remite a un tiempo suspendido o latente, un tiempo incierto y de espera sujeto a la virtualidad. Para esta muestra realizó una serie de tarjetas postales con las inscripciones de frases a las que estamos sometidos por internet, entre ellas: “Espere a que el anfitrión inicie la reunión”, “Nuestro servicio se encuentra momentáneamente afectado”, “Aguarde. Estamos procesando su información”, “La página a la que desea acceder no está disponible o ha dejado de existir”, “Los tiempos de espera podrían ser superiores a lo previsto”. No falta la proyección sobre una pared del famoso círculo que no se cierra y que gira dejándonos en estado de impotencia permanente, círculo que se replica con stencil provocando un ejercicio óptico. Esta muestra que ocupa temporalmente la planta baja de CNB, Riobamba 985, se puede visitar con turno los viernes y sábados de 17 a 20.

Fuente: Ámbito