Se cancelaron los espectáculos masivos oficiales y privados para contener al coronavirus

El Ministerio de Cultura de la Nación suspendió la actividad en el CCK; el gobierno porteño la del Teatro Colón, que el martes se inauguraba su temporada 2020 y el de la provincia de Buenos Aires canceló los "eventos deportivos, culturales y sociales de participación masiva", al tiempo que eventos organizados por privados, como el festival Lollapalooza y los principales shows de artistas internacionales siguieron el mismo camino.

teatrocolon10

Los espectáculos artísticos masivos programados en los principales escenarios, oficiales y privados, fueron suspendidos -con matices de alcance según la jurisdicción- como estrategia para limitar la expansión del coronavirus y en sintonía con las recomendaciones de salud pública.

Los alcances de la medida, sin embargo, presentan diferencias según las jurisdiccionales locales, que dictaron medidas especiales para algunos espectáculos artísticos que, por no considerarse masivos, mantuvieron su programación.

El Ministerio de Cultura de la Nación dictaminó «el cierre de todas actividades públicas en los museos nacionales ubicados en la Ciudad de Buenos Aires así como en el Centro Cultural Kirchner».

A su vez, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidió hoy por decreto suspender la actividad abierta al público del Teatro Colón, el Complejo Teatral de Buenos Aires, que incluye el San Martín, el Regio y el Sarmiento, entre otros teatros y la Usina del Arte. El Colón tenia programado el inicio de su temporada el martes con la ópera «Nabucco», de Giuseppe Verdi, con dirección y parte del elenco de origen italiano.

Además prohibió en la Ciudad de Buenos Aires todo «acto, reunión o acontecimiento de carácter eventual cuyo objeto sea artístico, musical o festivo mayor a doscientos asistentes», sea de carácter público o privado.

El decreto 2020-140 firmado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, limitó así toda actividad artística o espectáculo público a una concurrencia menor de 200 personas como método para limitar la expansión del coronavirus, que alcanzó 21 casos en el país.

Y también suspendió toda la actividad para el público de los organismos públicos de carácter cultural y artístico.

La resolución de alcance obligatorio establece también que todos los establecimientos para espectáculos deberán reducir su capacidad de ocupación en un 50 por ciento, respetando siempre el límite máximo de 200 plazas o asistentes.

Las medidas se adoptaron por un plazo de 30 días corridos, «pudiendo ser prorrogadas o ampliadas conforme se desenvuelva la situación sanitaria», señala el decreto.

En la misma línea, el gobierno de la provincia de Buenos Aires declaró hoy el estado de emergencia sanitaria por 180 días y ordenó suspender por 15 días la realización de eventos deportivos, culturales, sociales de participación masiva, mientras que aquellos espectáculos que no pudieran suspenderse deberán realizarse sin público, según el decreto 132 que firmó el gobernador Axel Kicillof.

Por su parte, los gestores privados siguieron el mismo sendero. La ceremonia de entrega de los Premios Martín Fierro de la TV de aire, por ejemplo, que iba a celebrarse durante marzo se trasladó a agosto, según informó hoy la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radio Argentinas (Aptra).

El teatrista Carlos Rottemberg, integrante de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (Aadet), sintetizó la postura en el enunciado «La salud por encima del show».

Fito Paez anunció la reprogramación del show que iba a ofrecer mañana en el Hipódromo de Rosario, mientras que el festival de música Lollapalooza que se iba a realizar entre el 27 y el 29 de marzo en el Hipódromo de San Isidro quedó postergado. Se esperaba una concurrencia calculada en 100.000 personas por día y la anunciada presentación de bandas como The Strokes, Guns N’Roses y Travis Scott.

También se suspendieron los conciertos que mañana y pasado iba realizar el guitarrista de jazz estadounidense Pat Metheny en el Teatro Gran Rex y la segunda visita a la Argentina de la cantante Karol G, programada en el Luna Park con entradas agotadas, entre muchas más.