Se estrenó «Rocanrol Cowboys»: ascenso, gloria, ocaso y revancha de los Ratones Paranoicos

MIRÁ EL TRÁILER. Podrá verse por Netflix. Alejandro Ruax y Ramiro Martínez armaron un fascinante documental sobre la banda, relatado por sus integrantes y con gran material de archivo.

241241

El cine jamás fue indiferente al mundo del rock y a lo largo de más de 65 años puso su mirada en todos los nuevos estilos musicales, la cultura joven y las historias de grandes estrellas o ilustres desconocidos.

Hubo de todo, desde la aparición misma de Bill Haley y sus Cometas en la película Semilla de maldad (1955) hasta la actualidad, al punto de crearse un género audiovisual que se ganó un espacio en festivales de cine, estrenos comerciales, los viejos formatos de VHS/DVD y todas las plataformas de streaming que hoy le dan tanta importancia como a los films de drama, comedia o infantiles.

Por supuesto que tanta mirada puesta en grandes conciertos, movidas y biografías terminó creando toda una serie de clichés que algunos directores prefieren evitar, mientras que otros los abrazan porque en definitiva son inherentes al género. La lista incluye desde los gritos de los fans hasta la presencia de managers ruines, novias (o novios) invasivos y las escenas de descontrol que explicitan la tríada “sexo, drogas y rock and roll”.

Alejandro Ruax y Ramiro Martínez decidieron que sean los propios protagonistas los que narren la historia de la banda. /Foto Gentileza Netflix

Alejandro Ruax y Ramiro Martínez decidieron que sean los propios protagonistas los que narren la historia de la banda. /Foto Gentileza Netflix

Y así como algunas producciones se convirtieron en films de culto entre los músicos de rock (caso de This is Spinal Tap, una biografía apócrifa), otros fueron éxito de taquilla (This Is It sobre Michael Jackson o el clásico Woodstock) y hasta hubo trabajos que en la última década se ganaron el Oscar al Mejor Documental (como Amy20 Feets from Stardom y Searching for Sugar Man).

Sin ir más lejos, la enorme repercusión reciente de la serie Rompan todo confirmó que los documentales musicales pueden ser taquilleros y mantenerse en el Top Ten de lo más visto.

Ahora se suma Rocanrol Cowboys, que llega a Netflix este miércoles 6 de enero, como regalo de Reyes para todos los fans de la legendaria banda formada por el frontman Juanse, el guitarrista Pablo “Sarco” Cano, el baterista Roy Quiroga y los bajistas Pablo Memi/Fabián Quintiero.

Fue dirigido por una dupla de realizadores llamados Plástico, un apodo creado a las apuradas por Alejandro Ruax y Ramiro Martínez cuando hicieron dos videoclips de Intoxicados (Nunca quise y Reggae para Mirta), quince años atrás. Mantuvieron el nombre cuando empezaron a hacer cortos publicitarios y ahora vuelven a usarlo para un video musical.

El resultado es una atrapante recorrida por la historia de Ratones Paranoicos, desde sus orígenes en Villa Devoto hasta su separación y posterior reunión con gloria en el Hipódromo de Palermo en 2017.

Hay excelentes fotos y filmaciones de sus comienzos, incluyendo apariciones antológicas en los programas de Marcelo Bello, Juan Alberto Badía y Moria Casán. Un detalle especial es que el relato está hilvanado por los propios protagonistas y el gran productor Andrew Oldham, en una serie de reportajes hechos antes del Hipódromo solamente con audio y sin video, un gran acierto narrativo de los Plástico.

Rocanrol Cowboys, la película de Netflix sobre Ratones Paranoicos estará disponible desde este miércoles 6 de enero. /Foto Gentileza Netflix

Rocanrol Cowboys, la película de Netflix sobre Ratones Paranoicos estará disponible desde este miércoles 6 de enero. /Foto Gentileza Netflix

Según cuenta Alejandro Ruax, “Eso fue una decisión estética y de presupuesto. Entrevistamos a cada uno por separado y se soltaron de una manera espectacular porque no había cámaras. Y viajamos a Colombia para entrevistar a Andrew, que sumó un montón”.

Ramiro Martínez recuerda que la búsqueda de material de archivo fue difícil: “Se complicó porque hay muy poco material en VHS o Beta de los años ’80 y ’90. La madre de Pablo Memi, por ejemplo, tenía mucho material y lo perdió todo porque se le inundó la casa”.

Agrega Ale: “El mayor desafío terminó siendo conseguir imágenes viejas, porque pensábamos que los canales de televisión tenían todo ordenado y disponible, ¡y nada que ver! Por suerte Juanse se acordó de un par de nombres de personas que podían tener material, como Clodo Luque y Ale Rall, pero otros ya no vivían en el país. También revelamos fílmico en 16 mm que nunca se había revelado, por ejemplo las imágenes de Mick Taylor tocando con ellos”.

Alejandro Ruax y Ramiro Martínez le dieron una vuelta de tuerca al proyecto que les propusieron inicialmente, y se metieron a fondo en la historia de la banda. /Foto Gentileza Netflix

Alejandro Ruax y Ramiro Martínez le dieron una vuelta de tuerca al proyecto que les propusieron inicialmente, y se metieron a fondo en la historia de la banda. /Foto Gentileza Netflix

-¿Cómo surgió la idea de Rocanrol Cowboys?

Ale: Hace cuatro años le dijimos a la gente de PopArt que queríamos hacer una peli con Ratones, que era artista de ellos. Nos habíamos puesto a pensar en nombres de bandas y nos pareció que Ratones tiene algo un poco marginado del mainstream, como que no está en la autopista donde están todos los popes; es como que está zigzagueando por ahí. No pasó nada en ese momento, pero un año después nos llaman para avisar que están armando la vuelta del grupo y nos piden generar contenido para sacar junto al DVD del recital, por ejemplo ensayos y la previa. Pero el clima interno era muy tenso y no daba para cubrir eso, así que reflotamos la idea de la película.

-¿La banda vio el film?

Ramiro: Queríamos que la vieran todos juntos, pero no lo logramos. Hicimos dos exhibiciones con Juanse, que fue el que más siguió el proceso. Una fue al principio y la otra fue casi un año después.

Ale: Juanse y Roy la vieron completa, mientras que Sarco y Pablo la vieron por partes porque venían a la productora. Todos se sorprendían con lo que decían los otros, pero ninguno pidió cambiar nada.

Cuando todo era el principio, la furia rockera en espacios reducidos, pero con las ganas expandidas. /Foto Gentileza Netflix

Cuando todo era el principio, la furia rockera en espacios reducidos, pero con las ganas expandidas. /Foto Gentileza Netflix

Ramiro: Ahora estamos re-manija, muy ansiosos. Queremos que salga ya y que la gente lo vea en forma masiva, porque pasaron un montón de años desde que empezó el proceso y sólo se había visto el año pasado en el Festival de Mar del Plata.

Desde adentro

Roy Quiroga: «El balance es muy favorable»

«Mientras preparábamos el regreso en el Hipódromo de Palermo en 2017, nos ofrecieron hacer un documental. Cada uno por separado tuvo muchas entrevistas con los productores, en la cual se contaban experiencias, anécdotas, y los porqué del regreso, además de la visión de ese momento de la banda que nos une y la opinión personal sobre cada uno de nosotros. Se mezclaron imágenes y videos de gran parte de nuestra carrera musical.

Roy, en primerísimo plano, en una de las primeras sesiones de estudio de la banda, que también está reflejada en "Rocanrol Cowboys", la película de Netflix sobre Ratones Paranoicos. /Foto Gentileza Netflix

Roy, en primerísimo plano, en una de las primeras sesiones de estudio de la banda, que también está reflejada en «Rocanrol Cowboys», la película de Netflix sobre Ratones Paranoicos. /Foto Gentileza Netflix

Vi la película una vez terminada, hace un tiempo y el balance es muy favorable. Los directores son los que decidieron qué poner y qué no. Me lleva a pensar en las entrevistas, en las que uno siempre piensa: ‘¿Por qué no dije tal cosa?’ o ‘¿Por qué no me callé la otra?’. Lo que está editado es lo que hablé sinceramente y desde el amor que tengo por mi banda de rock and roll, que lo siento como un solo cuerpo, más allá de los individuos a quienes también amo y respeto.

Es un gran inicio para que muchas bandas de Argentina, que las tenemos en cantidad y alta fidelidad, también tengan su espacio y reflejen su historia.»

Fuente: Clarín