Simon Le Bon, de Duran Duran: nuevo disco, el recuerdo de los ’80, la conexión argentina y el orgullo de ser abuelo

El cantante conjuga pasado, presente y futuro, y dice que el mejor show de la banda fue en Buenos Aires.

skjfns4

La escena es de hace unos días, pero al mismo tiempo es atemporal. El escenario del Hammersmith Apollo londinense, y Simon Le Bon, John Taylor, Roger Taylor y Nick Rhodes en la entrega 2021 de los Premios Billboard interpretando Invisible, el nuevo single de Duran Duran, y un medley de esos exitazos de ayer, de hoy y de siempre.

Hits a los que el maquillaje y la purpurina new romantic les sienta tan bien como en aquellos años ’80, donde el grupo estuvo en la cima del mundo.

Sí, leyeron bien. Desde 1981 hasta 1985, y gracias a los oficios de una recién nacida MTV y a sus fachas de galanes, tres discos (Duran DuranRio y Seven and The Ragged Tiger) y un puñado de singles, entre ellos Is There Something I Should Know?Wild Boys y el tema de 007 A Wiew to a Kill), daban cuenta de una “Duranmanía” en todo el mundo, más allá de que la crítica los tomara como algo pasajero.

La salida del guitarrista Andy Taylor y del batero Roger Taylor (ambos luego se reintegrarían, y Andy volvería a irse para no volver) hicieron que las acciones del grupo bajaran, pero que su permanencia fuese vista como el verdadero suceso del combo.

La elegancia al poder: Duran Duran mantiene intacta su capacidad de hacer un pop con el sello que los distingue.

La elegancia al poder: Duran Duran mantiene intacta su capacidad de hacer un pop con el sello que los distingue.

Así, con estatus de mito, siguen sacando discos; ahora, el venidero Future Past, el décimo quinto de su trayectoria. Y así siempre se cuela alguna nueva canción, que suena clásica y moderna, con una marca de fábrica que confirma que no puede haber sido compuesta por otro grupo.

Una computadora en Londres, otra en Buenos Aires, quince minutos estrictos de video diálogo y un Simon Le Bon que, a sus 62 años, confirma todos los prejuicios positivos que se tienen sobre su persona.

Un hombre que está de vuelta de todo, que aún mantiene su charme y que encara el diálogo de manera híper profesional, consciente de su magnetismo de pop star. 

-Es muy interesante el título del disco, Future Past. ¿No notás una especie de contradicción entre esas dos palabras, futuro y pasado? ¿Y dónde ubicarías el presente en ese concepto?

-Me gusta que me preguntes eso, porque el presente está implícito. Cuando experimentamos un momento, al superarlo enseguida se transforma en pasado. Y en el futuro, el pasado es lo que estás haciendo ahora, ese es el futuro pasado. Por eso, el presente es como un pasado futuro, y por eso está implícito en este juego de palabras.

-Y ya que estamos con las palabras, también es interesante que el primer single se llame Invisible, en estos tiempos de sobreexposición a través de Internet y las redes sociales…

-Estoy de acuerdo, más allá de que la canción plantee algo distinto de entrada, como es una relación fallida que se origina en una fiesta, donde precisamente nadie quiere ser invisible. Por eso el protagonista se pregunta “¿Me he vuelto invisible?”.

Esa persona piensa que quizá se volvió invisible al mundo, y todo termina cuando se da cuenta que es algo que le pueda pasar a cualquiera en cualquier lugar del mundo: ser ignorado por otro cuando querés llamar su atención.

Por eso más adelante la letra dice: “Pero una multitud sin voz no retrocede cuando el aire se vuelve rojo con su vacilación cargada”. Y ese verso también puede estar inspirado en todas las protestas que hemos visto en todo el mundo en el último año, como Extinction Rebellion y Black Lives Matters. El problema se está transformando en algo físico.

-¿Qué me podes contar de los invitados del disco, como Graham Coxon, Mark Ronson y Giorgio Moroder? A primera vista cualquiera piensa que Moroder fue alguien muy importante para el grupo en sus inicios…

-Fue muy importante haber escuchado en su momento las canciones que Moroder hizo con Donna Summer. Fueron el puente perfecto entre la música disco y Kraftwerk, dos grandes influencias para Duran Duran.

Porque cuando nosotros viramos hacia un sonido más disco, no queríamos imitar el sonido de Studio 54 (N. de R.: famosa discoteca neoyorquina de fines de los años 70, frecuentada por todo el jet set mundial), sino queríamos sonar más europeos y electrónicos.

Y el que patentó ese sonido fue Moroder. Si escuchás Planet Earth y su línea de bajo, eso viene directamente de él. Nos encontramos en Londres años atrás, en los premios Man Of The Year que otorga la revista GQ. Ahí le preguntamos si estaba dispuesto a trabajar con nosotros, y nos dijo que sí.

Para su nuevo álbum, Duran Duran convocó a Giorgio Moroder, Graham Coxon y Mark Ronson. Foto Prensa-Nefer Suvio

Para su nuevo álbum, Duran Duran convocó a Giorgio Moroder, Graham Coxon y Mark Ronson. Foto Prensa-Nefer Suvio

Luego pasó el tiempo, se lo recordamos y accedió. El hombre es una leyenda. Y logró nuestro mejor comportamiento en el estudio, ya que solemos discutir mucho. Pero cuando estaba él nos callábamos la boca y hacíamos lo que Giorgio decía. Fue una manera diferente de trabajar.

-Ustedes trabajaron con un montón de gente distinta a lo largo de su carrera. ¿Cómo hacen para lograr ese sonido tan distintivo, para dar con ese ADN Duran Duran de la canción?

-Tiene que ver con un cierto sonido propio del grupo desde sus inicios, claro. Y también tiene que ver con mi voz. Porque muchos me imitaron a lo largo de todos estos años… ¡Pero nadie suena como yo! (risas)

Yendo más hacia esos inicios, vienen de la ciudad de Birmingham, que dio grupos tan distintos entre sí como Black Sabbath, Steel Pulse y Duran Duran.

Simon LeBon dice que muchos trataron de imitarlo, pero que nadie suena como él. Foto AP Photo/Koji Sasahara

Simon LeBon dice que muchos trataron de imitarlo, pero que nadie suena como él. Foto AP Photo/Koji Sasahara

Éramos tan jóvenes

-Me gustaría que recuerdes cómo era ese lugar y cómo eran ustedes cuando recién empezaron como banda…

-Birmingham era un lugar fabuloso. Era un lugar tranquilo e industrial, parecido a como es ahora, ya que todavía hay grandes fábricas. La gente era dura, y era una época de peleas callejeras, ya que para muchos esa era su idea de diversión.

Cuando formamos la banda nos dimos cuenta que un montón de gente de Birmingham era fan del glam rock. Si te lo ponés a pensar, eso no era algo sorprendente, ya que ese glamour, esa búsqueda de colorido, es algo lógico que ocurra en una ciudad fabril y en las clases sociales más bajas.

Y especialmente después de la austeridad visual y sonora del punk y la new wave, con todas esas fotos de los grupos vestidos con ropa blanca y negra. Cuando aparecimos, éramos como una especie de flamencos (risas).

"Cuando aparecimos, éramos como una especie de flamencos", bromea LeBon. Foto Prensa-Nefer Suvio

«Cuando aparecimos, éramos como una especie de flamencos», bromea LeBon. Foto Prensa-Nefer Suvio

Lo mejor de todo es que había un público que esperaba algo así, porque era algo diferente. Había un sentimiento de celebración, de alegría; de producirse para ir a una fiesta.

-¿Cómo ves aquella escena New Romantic hoy, en 2021? ¿Cómo pensás que envejeció?

-Nosotros tuvimos una especie de manifiesto cuando aparecimos: dijimos que queríamos ser una mezcla entre los Sex Pistols, Chic y Roxy Music. Y lo logramos: tanto es así que después trabajamos con Nile Rodgers. Por eso, cuando veo hacia atrás, recuerdo el movimiento New Romantic con gran cariño.

Fuimos muy afortunados de haber sido parte de eso, con esa sensibilidad y con la ventaja que da la juventud. Fue algo muy divertido: la música contaba historias, y había romances y dramas.

En 2008, Duran Duran pasó por la Argentina para presentar en GEBA el álbum Red Carpet Massacre. Foto Martín Bonetto

En 2008, Duran Duran pasó por la Argentina para presentar en GEBA el álbum Red Carpet Massacre. Foto Martín Bonetto

El mejor recital de la historia

-¿Qué recordás de tu primera visita a la Argentina en 1993, cuando fueron con Milton Nascimento a las Cataratas del Iguazú para grabar el clip de Breath After Breath?

-Me acuerdo todo, ya que fue uno de los mejores viajes de mi vida. Grabamos primero con Milton en Iguazú antes del recital, y fue fantástico. Pero mi mayor recuerdo es cuando regresamos a Buenos Aires para el concierto.

Ese día diluviaba, e hicimos la prueba de sonido bajo la lluvia. Al volver al hotel veíamos gente por cuadras y cuadras que se cubría del agua con diarios en su cabeza, con bolsas de plástico. Paró de llover más o menos veinte minutos antes de que empezara el show, y al salir vimos a esa multitud toda mojada, y el vapor que emergía de ellos…

¡Fue increíble! Milton también estuvo en ese concierto. Ahí comenzó una relación asombrosa para nosotros con la Argentina. Sin exagerar, el show que dimos en el Lollapalooza Buenos Aires fue nuestro mejor show de todos los tiempos. De día, con el público entregado y nosotros también. Absolutamente brillante.

Para Simon LeBon, el show que Duran Duran dio en el Lollapalooza 2017, en el Hipódromo de San Isidro, fue el mejor de la historia de la banda. Foto: Fernando de la Orden

Para Simon LeBon, el show que Duran Duran dio en el Lollapalooza 2017, en el Hipódromo de San Isidro, fue el mejor de la historia de la banda. Foto: Fernando de la Orden

-La última es más personal: ¿cómo es ser abuelo para una estrella pop mundial como Simon Le Bon?

-Ser abuelo es un placer inmenso e inconmensurable. Soy muy afortunado, ya que los chicos viven en una pequeña cabaña que se comunica con el final de nuestro jardín, por lo que los veo todos los días. Y a Taro, mi nieto, lo vi transformarse de ser un bebé a ser ya un pequeño hermoso.

Es algo que enriquece mi vida, y no me genera ningún conflicto. Soy lo que soy, y estoy orgulloso de ser abuelo, de ser “Bumba”, tal como me dice.

Fuente: Clarín