Tras 2 siglos, una parte del Partenón regresa a Grecia y crece la presión contra el Museo Británico

El Museo de la Acrópolis presentó el “fragmento de Fagan”, un mármol traído desde el Museo Arqueológico de Palermo. Exigen que la institución británica regrese los mármoles expoliados durante la ocupación otomana

asdasd

Es apenas del tamaño de una caja de zapatos, esculpido con la forma del pie de una antigua diosa griega. Pero Grecia espera que el fragmento de mármol de 2.500 años que llegó el lunes en préstamo de un museo italiano ayude a resolver una de las más fuertes disputas por patrimonio cultural y lleve a la reunificación en Atenas de todas las esculturas del Partenón que sobreviven, muchas de las cuales están en el Museo Británico.

Un fragmento de mármol del templo del Partenón fue devuelto a Atenas desde un museo de Sicilia, una medida que las autoridades esperan que haga avanzar los esfuerzos para que el Museo Británico regrese las esculturas antiguas del monumento más conocido de Grecia.

El Museo de la Acrópolis de Atenas presentó el lunes el “fragmento de Fagan”, un mármol de 35 por 31 centímetros que muestra el pie de la diosa griega antigua Artemisa, traído a casa desde el Museo Arqueológico Antonio Salinas de Palermo.

Fotografía cedida por el gobierno regional de Sicilia de un fragmento del friso del Partenón que se encontraba en el Museo Arqueológico de Palermo (Sicilia, sur de Italia) y volvió a la capital griega (EFE)

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, dijo que el gesto del museo siciliano “abre la puerta, creo, para que otros museos puedan avanzar en una dirección similar”. Y agregó: “Lo más importante, claro, es que el Museo Británico se debe dar cuenta de que ya es tiempo de que los mármoles del Partenón finalmente regresen aquí a su hogar natural”.

“Es maravilloso que los amigos sicilianos e italianos hayan pensado en traerlo al lugar donde nació”, dijo el director del Museo de la Acrópolis, Nikolaos Stampolidis, sobre el fragmento, que formaba parte del friso oriental del templo.

La pieza se colocará en la Galería del Partenón, una cámara con paredes de cristal con vistas al Partenón que exhibe esculturas del friso del templo de 160 metros de largo en la misma posición en la que se encontraban en el monumento original, con copias de yeso que sustituyen a las piezas que ahora se encuentran principalmente en el Museo Británico de Londres.

El primer ministro heleno, Kyriakos Mitsotakis, durante un acto de presentación en el museo, en una imagen de archivo (EFE/EPA/YANNIS KOLESIDIS)

El fragmento era parte del fresco de 520 pies de largo que se extendía por las paredes exteriores del templo del Partenón en la Acrópolis, dedicado a Atenea, diosa de la sabiduría y de la guerra. Gran parte del fresco se perdió en un bombardeo del siglo XVII y casi la mitad de las obras fueron removidas a principios del siglo XIX por el diplomático británico Lord Elgin.

«Esperamos que este primer paso dado por Sicilia pueda alentar una decisión similar en otros países», dijo la directora del Museo Antonio Salinas, Caterina Greco.

En el marco del acuerdo sobre el patrimonio cultural de Sicilia, que prevé traslados e intercambios de objetos entre museos, el fragmento del Partenón se prestará a Atenas durante cuatro años con opción de renovación por otros cuatro, pero se están manteniendo conversaciones entre los gobiernos para que la pieza se quede de forma permanente.

Mármoles del Partenón en el Museo Británico de Londres (REUTERS/Dylan Martinez)

A cambio, el Museo de la Acrópolis prestará a Palermo una estatua sin cabeza de la diosa Atenea del siglo V a.C. y un ánfora del siglo VIII a.C. del periodo geométrico durante cuatro años.

El fragmento del Partenón formaba parte de la colección del cónsul general británico en Sicilia del siglo XIX, Robert Fagan, diplomático y arqueólogo, antes de que fuera adquirido por la Real Universidad de Palermo en 1820 a su viuda tras su muerte. No está claro cómo lo adquirió Fagan.

Varios gobiernos griegos han propugnado por la devolución de las obras en el Museo Británico, que incluyen estatuas de los frontones de mármol del Partenón. Argumentan que Elgin cercenó ilegalmente las esculturas, excediendo los términos de un cuestionable permiso otorgado por las autoridades turcas mientras Grecia era involuntariamente parte del Imperio Otomano.

El Museo Británico rechaza esta afirmación y, a pesar de señales de que la población en Gran Bretaña apoya las demandas de Grecia, no ha mostrado intenciones de devolver las piezas.

Fuente: Infobae