Una escultura sobre el 11-S que ya genera incomodidad

En Milán. La obra de Mauricio Cattelan ofrece un recordatorio gráfico de los ataques terroristas. El Guggenheim había declinado mostrarla.

aswqw

El visceral y descomunal recordatorio del 11-S proviene de un hombre que estuvo en Nueva York ese día.. Foto Maurizio Cattelan, Galería Marian Goodman y Pirelli HangarBicocca vía The New York Times.

El artista italiano Maurizio Cattelan rara vez ha rehuido crear obras que levanten las cejas.

Después de todo, es el responsable de esabanana de 120.000 dólares y del popular y muy simbólico inodoro de oro que desapareció en 2019.

La gente posa frente a la obra "Comedian" de Maurizio Cattelan, presentada por Perrotin Gallery y expuesta en Art Basel Miami 2019. Foto  Cindy Ord/Getty Images/AFP

La gente posa frente a la obra «Comedian» de Maurizio Cattelan, presentada por Perrotin Gallery y expuesta en Art Basel Miami 2019. Foto Cindy Ord/Getty Images/AFP

En su última exposición individual, presentada el miércoles en el Pirelli HangarBicocca de Milán, Cattelan se ha propuesto abordar temas menos irreverentes y más existenciales, como la fragilidad de la vida, la memoria y la pérdida colectiva.

Una instalación en cascada de Maurizio Cattelan colgada en 2011  en el Museo Guggenheim de Nueva York. Foto Chang W. Lee/The New York Times.

Una instalación en cascada de Maurizio Cattelan colgada en 2011 en el Museo Guggenheim de Nueva York. Foto Chang W. Lee/The New York Times.

Pero su obra sigue siendo tan provocativa como siempre:

La tercera parte de su exposición, «Breath Ghosts Blind», es un enorme monolito de resina atravesado por un avión, un recordatorio visceral y gráfico del 11-S de un hombre que estuvo en Nueva York ese día.

«Blind» es algo en lo que he estado pensando durante años», dijo Cattelan, según la transcripción de una entrevista que pronto se publicará en el catálogo de la exposición.

«Tuve que volver a casa caminando desde LaGuardia, lo que me llevó horas, y las cosas que vi se quedaron conmigo».

Escultura del artista Maurizio Cattelan instalada frente a la Bolsa de Comercio de Milán. Foto AFP.

Escultura del artista Maurizio Cattelan instalada frente a la Bolsa de Comercio de Milán. Foto AFP.

«Lograr una cierta distancia, no sólo en el espacio sino en el tiempo, se convierte en un paso necesario para recordar», añadió en la entrevista, en la que señaló que le parecía «un paso importante, casi necesario, que ‘Blind’ se presentara por primera vez en Italia».

A lo largo de los últimos 19 años, el arte que representa el atentado más mortífero de la historia de Estados Unidos ha estado cargado, llevando consigo el peso de las miles de vidas perdidas y teniendo en cuenta también los pensamientos y sentimientos de los que sobrevivieron.

Algunas obras directas y de confrontación han sido objeto de escrutinio.

En 2002, por ejemplo, la escultura de bronce de Eric Fischl, «Tumbling Woman», que representaba a una persona desnuda cayendo a la muerte desde una de las torres, fue retirada después de sólo unos días frente al Rockefeller Center tras las protestas del público.

Al mismo tiempo, representaciones más abstractas, como los monumentos construidos en la zona cero y en el Pentágono, han sido ampliamente aceptadas.

¿Llega la obra de Cattelan en un momento, al acercarse el 20º aniversario de los atentados, en que las perspectivas han evolucionado?

En 2017, la entonces conservadora jefe del Museo Guggenheim, Nancy Spector, dijo que había tenido «dudas en el mejor de los casos» cuando Cattelan le planteó una posible escultura de un avión incrustado en un edificio.

«El momento (y quizá el lugar) no era el adecuado», escribió Spector, que ya no trabaja en el museo, en un ensayo que se publicará próximamente en el catálogo de HangarBicocca.

«Después del 11-S, especialmente para los neoyorquinos, nada parecía seguro».

Incluso cuatro años después, Spector reconocía en el ensayo que «‘Blind’ provocará, sin duda, fuertes respuestas emocionales».

Pero añadía: «El hecho de que este monolito de escultura se muestre por primera vez en un contexto museístico en Milán como parte de la exposición del artista -y no en medio de la ciudad de Nueva York- permitirá que la obra respire, por así decirlo, y se ponga a prueba públicamente como un objeto de significado profundo y complejo».

El Guggenheim declinó hacer comentarios.

Roberta Tenconi, la comisaria de HangarBicocca, y Vicente Todolí, el director artístico, dijeron en un correo electrónico que «no tenían ninguna duda» sobre mostrar «Blind».

«El arte es una expresión de libertad, y el papel de un museo, creemos, es ser un lugar para compartir diferentes voces y para generar pensamientos y reflexiones sobre el mundo en el que vivimos», escribieron en un correo electrónico conjunto.

«‘Ciego’ recuerda definitivamente un momento oscuro y trágico de la historia, y está ahí para recordar la fragilidad y la vulnerabilidad de todos los seres humanos», añadieron.

«Exponer la obra en Nueva York es una decisión que corresponde a las instituciones culturales y artísticas de allí».

En 2011, el Guggenheim, bajo la dirección de Spector, montó una retrospectiva de 21 años de la obra de Cattelan que incluía 128 de sus esculturas, entre ellas una del Papa Juan Pablo II siendo golpeado por un meteorito y otra de Adolf Hitler arrodillado en oración.

«‘Blind’ es una obra sobre el dolor y su dimensión social, está ahí para mostrar la fragilidad de una sociedad en la que la soledad y el egoísmo van en aumento», dijo Cattelan en su entrevista con los comisarios de HangarBicocca.

«Debo decir que la pandemia volvió a hacer visible la muerte en nuestras vidas: Es algo que siempre intentamos suprimir y olvidar«.

El ensayo de Spector admira la nueva escultura de Cattelan incluso reconociendo la intensidad de su imaginería.

«Como un verdadero monumento conmemorativo», escribió, «‘Blind’ mantiene sagradas las miles de vidas perdidas».

«No pretende ser un gesto irónico», escribió.

«Pero, al igual que las esculturas más abrasadoras y desestabilizadoras de Cattelan, mira al mal a la cara y se atreve a cuestionar el papel que la autoridad podría haber desempeñado en la perpetuación de tal inmoralidad».

Fuente: Clarín