Dolly Parton: de diva country a hada madrina de la vacuna contra el coronavirus

La estrella donó un millón de dólares a la investigación de la Universidad Vanderbilt de una vacuna contra el coronavirus.

aSsAS

Cuando se dio a conocer la noticia de que Dolly Parton había donado un millón de dólares a la investigación de la Universidad Vanderbilt de una vacuna contra el coronavirus, que acaba de anunciar que es efectiva en un 94,5% según sus datos preliminares -es aquella que lleva adelante el laboratorio Moderna-, muchos se sorprendieron. Excepto sus fans, que ya sabían que Dolly es mucho más que una cantante country rubia con un look kitsch.

La compositora de clásicos como «I Will Always Love You», «9 to 5» y «Jolene» creó un imperio valuado en 600 millones de dólares que comenzó con la música country, siguió con el cine y la televisión y se expandió hasta negocios como una parque de diversiones, llamado Dollywood, un resort-spa, y varios restaurantes. Nada parece detener a Dolly, quien aún en plena pandemia, tiene novedades para su público. En octubre lanzó su último disco navideño, A Holly Dolly Christmas, que incluye dúos con su ahijada Miley CyrusMichael BubléJimmy Fallon y el legendario Willie Nelson. Y este domingo Netflix estrenará la película Navidad en la plaza, una fábula cristiana musical, protagonizada, producida y con música compuesta por la cantante.

Su reciente donación se suma a las múltiples actividades filantrópicas a las que se dedica desde hace años con su Dollywood Foundation, enfocada en la educación, con iniciativas como la Imagination Library, que distribuye libros gratis a niños de todo el mundo, desde que nacen hasta que empiezan la escuela, y que fue inspirada por la memoria de su padre, que era analfabeto.

«Como dicen las Escrituras: a quien mucho se le da, mucho se le pide -comenta Dolly, en una entrevista con la revista Billboard-. Así que miro mi vida desde ese punto de vista y pienso que Dios lo espera de mí. Yo también lo espero de mí misma y creo que la gente también. Si puedo ser una inspiración, entonces quiero serlo. Eso me hace sentir bien».

El espíritu solidario de la cantautora no solo tiene raíces es su fe sino también en sus humildes orígenes. Dolly Rebeca Parton nació el 19 de enero de 1946 en Locust Ridge, Tennessee, muy cerca del lugar en el que hoy se asienta Dollywood. Es la cuarta de doce hijos de un obrero de la construcción y una ama de casa. Uno de sus grandes éxitos, «Coat of Many Colors», refleja esa infancia con el recuerdo de un abrigo fabricado por su madre con pedazos de tela de distintos colores. A pesar de la situación de pobreza descripta en la canción, la letra no expresa lástima por ella misma sino por aquellos que no pueden ver su pequeña porción de felicidad. «Aunque no teníamos dinero / Era tan rica como se puede ser / Con mi abrigo de muchos colores / Que mi madre hizo para mí».

El interés y talento de Dolly por la música estuvieron claros desde que era muy chica y cantaba en la iglesia. A los diez años ya se la podía escuchar en las radios de Tennessee y cuando terminó el colegio se mudó a Nashville para probar suerte componiendo junto con su tío, Bill Owens. Una de las primeras canciones que grabó fue «Dumb Blonde», compuesta por Curly Putman, toda una advertencia para aquellos que sacan conclusiones sobre ella en base a su pelo y su prominente escote: «Solo porque soy rubia / No pienses que soy tonta / Porque a esta rubia no la engaña nadie».

En 1967 se unió a The Porter Waggoner Show, un programa televisivo de variedades, en el que Dolly se convirtió en la figura femenina central, haciendo dúos con Waggoner y grabando discos con él. Tras siete años en el show, la cantante quiso independizarse y seguir su propio camino. La relación con Waggoner era cada vez más tirante y ella decidió comunicarle su decisión de la forma que mejor le salía: con una canción. En una misma noche, Dolly escribió «I Will Always Love You» para despedirse de su jefe y, ya que estaba, en esa misma sesión, también compuso «Jolene», otro de sus temas más famosos.

Elvis Presley quiso grabar la canción de despedida, pero Dolly se negó cuando el manager del cantante exigió que cediera el 50 por ciento de los derechos de autor a su representado. A pesar de su admiración por el Rey, la compositora sabía el potencial valor del tema. Casi veinte años después, en 1992, «I Will Always Love You» se convirtió en un éxito internacional gracias a la versión que grabó Whitney Houston para la banda de sonido de la película El guardaespaldas. Las regalías alcanzaron los diez millones de dólares y le dieron un empujón en un momento no tan brillante de la carrera de la cantante, después de sus grandes éxitos de los 80 y los 90. En los 2000 tuvo su comeback y ahora continúa su expansión a nuevos medios con su acuerdo de producción para Netflix, entre muchos otros proyectos.

Tras su exitoso paso del country al pop, a mediados de los 70, Dolly decidió incursionar en el cine, donde protagonizó películas como La mejor casita del placer, junto con Burt ReynoldsRhinestone, con Sylvester Stallone, de la cual compuso la música, y la aclamada Flores de acero, el drama de Herbert Ross, con un elenco estelar que incluye a Shirley MacLaine, Sally Field y Julia Roberts.

En diciembre próximo se cumplirán 40 años del estreno de la comedia Cómo eliminar a su jefe, de Colin Higgins, su debut en la pantalla grande. La cantante se lució en su rol de una secretaria cansada del acoso de su jefe, que une fuerzas con dos compañeras de trabajo, interpretadas por Jane Fonda y Lily Tomlin (la película está disponible en alquiler en Google Play). Las tres protagonistas se hicieron muy amigas a partir de su trabajo en el film de espíritu feminista, cuyo tema principal «9 to 5», compuesto por Dolly y nominado al Oscar, es todo un himno proletario: «Es un juego de ricos / y pasas tu vida poniendo dinero en sus bolsillos».

Dolly es considerada un ícono para muchas feministas, a pesar de que la cantante no suele identificarse como tal. «Supongo que soy feminista: creo que las mujeres tendrían que poder hacer lo que quieran. Y cuando digo ´feminista´, me refiero a que no tengo que salir con carteles. Siento de verdad que puedo vivir mi femineidad y simultáneamente demostrar que podés ser una mujer y hacer lo que se te cante», expresó Dolly en una entrevista durante un evento de la revista Time.

En su vida pública, Dolly demostró siempre su apoyo a otras mujeres en sus letras y también con acciones. Una ejecutiva de la productora Sandollar, cofundada por la cantante junto con su exmanager, Sandy Gallin, contó que la propia Dolly le dio un cheque cuando se enteró que le estaban pagando menos regalías que a sus colegas varones. Sandollar produjo la película Buffy, la cazavampiros, que inspiró la famosa serie que realizó unos años después Joss Whedon (en su honor, el personaje de Buffy Summers cumple años el mismo día que Dolly).

A pesar de su enorme fama, la compositora logró mantener su vida privada muy reservada. Dolly está casada desde hace 54 años con Carl Thomas Dean, quien la invitó a salir cuando la vio caminando por la calle en Nashville, y no tienen hijos. Muy poca gente conoce a Dean, solo personas cercanas a la pareja como Jane Fonda, que cuenta alguna anécdota sobre ellos en el documental Dolly Parton: Aquí estoy, también disponible en Netflix, un fascinante retrato de la artista en sus múltiples facetas.

Al igual que sucede con el feminismo, Dolly no se ha expresado a favor de ninguno de los partidos que se disputan el poder en los Estados Unidos. Sin embargo, no teme decir lo que piensa sobre temas sociales, como las recientes protestas bajo el lema Black Lives Matter: «Entiendo a la gente que tiene que hacerse ver y sentir -dijo la cantante en la entrevista con Billboard-. Y por supuesto que las vidas negras importan. ¿Creemos que nuestros culitos blancos son los únicos que importan? ¡No!»

Esa desfachatez para expresar su opinión es parte del encanto que la compositora, actriz y productora, reconocida como aliada de la comunidad LGTBQ, tiene para generaciones más jóvenes que aprecian estos «dollismos» tanto como su música. Reese Witherspoon demostró su ferviente admiración en una entrevista que hizo con ella para su programa de Netflix Shine On With Reese y en el diseño de una bolsa para su marca Draper James con la frase: «¿Qué haría Dolly?». NPR, la radio pública de los EE.UU. tiene un podcast llamado Dolly Parton’s America, que se basa en la idea de que en un momento de enorme división como el que está viviendo el país del norte, casi todos están de acuerdo en su amor a Dolly. Y eso era antes de que se conociera su granito de arena en la esperanza de una vacuna contra el COVID.

Por: María Fernanda Mugica, La Nación