Trabaja con ayudantes y desafía prejuicios: la intimidad de Milo Lockett, una “máquina de pintar”

Popular y solidario, el artista exhibe un centenar de obras en Galerías Witcomb, la más antigua del país. Hace hasta siete cuadros al mismo tiempo, durante no menos de ocho horas por día y dice que su arte es “despreocupado”. Pregunta: ¿Por qué pintar tiene que ser algo de pocos? ver más