Verano 2021: seis destinos para disfrutar del aire puro y la naturaleza en Argentina

De las sierras de Tandil a Trevelin y Junín de los Andes en la Patagonia, incluyendo Merlo y Córdoba, varias opciones tranquilas para estas vacaciones.

vghfg

El río Chico de Nono, en el Valle de Traslasierra. Foto: Turismo de Córdoba

Un respiro en la pandemia. Las sierras verdes y las montañas con nieves eternas; la música de los ríos y el espejo de los lagos; el aire puro, siempre. En una temporada atípica y con el futuro aún incierto, los pueblos del interior de la Argentina representan una bocanada de oxígeno para estas vacaciones.

Desde la provincia de Buenos Aires hasta la Patagonia, incluyendo paisajes cordobeses y cuyanos, muchos destinos del país ofrecen amabilidad genuina, infraestructura turística y gastronomía a fuego lento.

El presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), Aldo Elías, afirma: «Entre los países a los cuales se les va a guiñar un ojo en el período pospandemia, sin lugar a dudas, se destaca la Argentina con sus destinos de naturaleza. Y con ese atractivo tan particular que tiene para tantos turistas del mundo, que valoran la calidad del aire y la gran variedad de paisajes para recorrer».

Aerosillas y espacios gastronómicos en el Complejo Cerro El Centinela, en Tandil.

Aerosillas y espacios gastronómicos en el Complejo Cerro El Centinela, en Tandil.

Después del golpe que sufrió la industria turística por las crisis sanitaria y económica, Elías sostiene que «los pueblos y las poblaciones chicas van a estar al tope de las preferencias. Muchos lugares van a necesitar un desarrollo en infraestructura, y es fundamental que Argentina se prepare para el futuro: el turismo no solo será uno de los pilares esenciales para la recuperación económica, sino que nuestro país tendrá una oportunidad histórica de transformarse en ícono de la región y de reposicionarse como uno de los destinos de naturaleza más importantes del mundo».

Mientras tanto, muchos argentinos descansan en este verano inusual o planifican sus inminentes vacaciones, ávidos de tranquilidad y de una pausa en contacto con la naturaleza. Para ello eligen pueblos de distintas regiones del país que les garantizan paz y distancia social.

A continuación, algunas opciones para tener en cuenta.

Tandil ofrece caminatas tranquilas y turismo aventura en las sierras. Foto: Turismo Tandil

Tandil ofrece caminatas tranquilas y turismo aventura en las sierras. Foto: Turismo Tandil

1. Tandil, provincia de Buenos Aires

El lago, las picadas típicas y el Monte Calvario. A unos 360 km de la ciudad de Buenos Aires, Tandil forma parte del sistema serrano de Tandilia en el centro-este del territorio bonaerense.

Con varios complejos de cabañas y hoteles, así como restaurantes, queserías y fábricas de salamines y otros embutidos (como el famoso Época de Quesos), la ciudad ofrece gran infraestructura para los visitantes.

A las caminatas y cabalgatas en las sierras, se suman las actividades en los parques Independencia (es el gran mirador de Tandil), de la mítica Piedra Movediza y el Cerro Centinela (con sus aerosillas y espacios gastronómicos).

El Paseo de los Pioneros y la Reserva Natural Sierra del Tigre son otros circuitos recomendables para todas las edades, mientras que para los más jóvenes o las personas con mejor estado físico, Tandil tiene opciones de turismo aventura, como escalada, rappel y tirolesa en el Valle del Picapedrero.

Los prestadores turísticos expresaron su satisfacción ante el buen balance que les deja enero, y esperan con expectativa el fin de semana largo de Carnaval y Semana Santa, que siempre convierte a este destino en uno de los favoritos por su circuito religioso. Entre eucaliptos y pinos, el Monte Calvario cuenta con 14 grupos escultóricos que ilustran las estaciones del Vía Crucis en la ladera de un cerro junto a una capilla y la Gruta de Lourdes.

Época de Quesos, imperdible en Tandil.

Época de Quesos, imperdible en Tandil.

Según la Dirección de Turismo, el nuevo atractivo será el Museo Tandilense del Queso y el Salame, y está previsto que se desarrollen talleres y cursos sobre la elaboración tradicional, visitas guiadas y degustaciones.

Cuánto cuesta: Una cabaña para 2 personas con desayuno, desde $ 7.000 por noche, con dos piscinas (una climatizad), wifi, limpieza y parrilla individual (www.posadaelmolino.com.ar).

turismo.tandil.gov.ar

2. Villa de Merlo, San Luis

Microclima en las sierrasVilla de Merlo está en el noreste de San Luis, en el límite con el Valle de Traslasierra de Córdoba. Con el cielo diáfano, abundante vegetación y arroyos cristalinos, la ciudad tiene servicios de calidad y una amplia gama de actividades. A su vez, Merlo recibió el sello Safe Travel del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, que lo respalda como un “destino turístico seguro” y permite a los viajeros reconocer los lugares y prestadores que adoptaron los protocolos en materia sanitaria.

La tirolesa es uno de las actividades preferidas del turismo aventura en Merlo. Foto: Turismo Villa de Merlo

La tirolesa es uno de las actividades preferidas del turismo aventura en Merlo. Foto: Turismo Villa de Merlo

El director de Promoción Turística, Javier Pedernera, destaca el trabajo en conjunto con el sector privado a través del Ente Mixto de Promoción Turística de Villa de Merlo, que lanzó la web (www.villademerlo.tur.ar) con información, la app (guíademerlo), y la señalética en el casco histórico con códigos QR y realidad aumentada.

Desde la Secretaría de Gestión, Calidad y Productos Turísticos, Pedernera informa que realizaron una campaña de promoción educativa incentivando el cuidado del medio ambiente, y que «para ingresar a San Luis, solo se necesita el DNI, con la aplicación Cuidar – Verano, donde se debe completar el formulario indicando las noches reservadas. Y como complemento, la provincia posee la app Trazar».

Entre saltos de agua y senderos envueltos en el aroma de las hierbas en la Sierra de los Comechingones, la villa tiene múltiples propuestas de aventura.

A pocos minutos del centro, los circuitos de senderismo son de baja dificultad, mientras los de trekking demandan más exigencia física y permiten el acceso a cascadas y cerros con vistas panorámicas. Siempre se sugiere contratar a un prestador de turismo activo para estas experiencias.

Merlo cuenta con varios sectores de bicisendas y se organizan salidas guiadas en bicicletas eléctricas o mountain bikeLas tirolesas y el rappel junto al salto del Tabaquillo son clásicos del turismo aventura.

Un chivito a las brasas, uno de los platos típicos de Merlo. Foto: Turismo Villa de Merlo

Un chivito a las brasas, uno de los platos típicos de Merlo. Foto: Turismo Villa de Merlo

Hay paseos más tranquilos, como la observación de flora y fauna (bosques de algarrobos, quebrachos y tabaquillos, y más de 200 especies de aves) y astroturismo: gracias al cielo libre de contaminación se contemplan estrellas y planetas. Hay agencias de viajes que organizan excursiones nocturnas a los principales miradores de la villa serrana, y los observatorios a cielo abierto combinan charlas con observaciones a través de telescopios.

Imperdible: la visita al Algarrobo Abuelo, que tiene entre 800 y mil años, y fue fuente de inspiración del poeta Antonio Esteban Agüero. A 3 km del predio del Algarrobo se encuentra el Viñedo Fraterno, para degustar vinos. Además, el parque temático Yucat es un emprendimiento turístico y cultural que recrea la vida de los primeros habitantes del Valle del Conlara antes de la llegada de los españoles.

Villa de Merlo cuenta con una variada oferta gastronómica, caracterizada por los platos creados con productos regionales que llevan el sello de las reconocidas hierbas aromáticas, carnes asadas (chivito a las brasas) y preparaciones tradicionales, vinos, una decena de cervezas artesanales. Vale la pena merendar en una las típicas casas de té.

Cuánto cuesta: Habitación en base doble, $ 5.200 con desayuno y pileta. Tours y paquetes: [email protected]

www.villademerlo.tur.ar

3. Nono, Córdoba

Los ríos y el museo polifacético. La visita a Nono es reparadora, como una siesta de verano. El ritmo de quienes llegan de una gran ciudad no tarda en ceder ante la amabilidad de la gente, el aire serrano y las calles tranquilas de uno de los pueblos más pintorescos del Valle de Traslasierra. Todo a solo 160 km de la ciudad de Córdoba, al pie de las Sierras Grandes y en el cordón montañoso de las Altas Cumbres.

Balnearios en los ríos de Nono, Valle de Traslasierra. Foto: Turismo de Córdoba

Balnearios en los ríos de Nono, Valle de Traslasierra. Foto: Turismo de Córdoba

El río Los Sauces tiene aguas cálidas y zonas de baja profundidad, por lo que es ideal para los más chicos. En cambio, el río Chico se abre paso entre grandes piedras, formando ollas para nadar. Con la mirada en los cerros verdes y estos cursos cristalinos como música de fondo, los visitantes de todas las edades se zambullen y dan brazadas de alivio. Aparece entonces la “juntura de los ríos”, que se suma a los balnearios Las Tropas y Los Remansos, entre cascadas y piletones.

Cerca de los cerros que le dieron el nombre a la comunidad, los baqueanos y guías organizan cabalgatas y caminatas por paisajes de diversa dificultad, como los senderos del Arroyo y de la Juntura y El Empedrado. Una opción de trekking más exigida es recorrer el cerro Champaquí.

Por ser uno de los pueblos más antiguos de Traslasierra, Nono cuenta con casas típicas de adobe, almacenes de ramos generales y una capilla de 1908 en torno a la plaza principal. ¿Una recomendación? Prestarle atención a los murales con poesía en el camino.

«Nuestra localidad se encuentra en el valle de Nono dentro de uno mayor, el de Traslasierra. A su vez, está delimitada por dos cordones montañosos y estas barreras naturales cortan el paso de las corrientes de aire, como las del Atlántico que llegan con aire húmedo y elementos contaminantes que recogieron de su paso por la Pampa Húmeda. Otro elemento clave es que los macizos montañosos poseen una carga eléctrica en sus rocas muy baja, con ionización negativa, y que la descomposición del granito va liberando átomos de oxígeno que en la atmósfera se convierte en ozono. Y Nono se encuentra rodeado por dos ríos y varios arroyos, con una altura de 900 metros y una temperatura promedio que no supera los 25 grados: esta combinación de factores únicos brinda una hermosa sensación de bienestar», explican en Traslasierra sobre su microclima.

En cuanto a la gastronomía, el cabrito a las brasas, las empanadas y la trucha son los platos más pedidos .

El Museo Rocsen alberga más de 55.000 piezas de todo el mundo y su fachada tiene 49 esculturas.

El Museo Rocsen alberga más de 55.000 piezas de todo el mundo y su fachada tiene 49 esculturas.

Una visita imperdible: el Museo Rocsen, con más de 55.000 piezas, el espacio polifacético sorprende desde la fachada, con 49 estatuas hechas por su fundador Santiago Bouchon. El museo no solo reúne objetos de todo el planeta, sino que recrea escenarios de distintas épocas. Desde una momia de Nazca, Perú, con más de 1.200 años de antigüedad hasta una colección de 400 fósiles de todas las eras.

Otro gran atractivo es el Laberinto de Nono, aunque se encuentra cerrado por estos días por la pandemia.

Cuánto cuesta: Una cabaña para 4 con desayuno, desde $ 5.000; excursiones, desde $ 800.

www.cordobaturismo.gov.ar

4. Capilla del Monte, Córdoba

El cerro Uritorco y los relatos sobre vida extraterrestre. Si bien este pico es el ícono de la ciudad enclavada en el Valle de PunillaCapilla del Monte tiene un paisaje formado por montañas y quebradas, ríos y lagos, balnearios y circuitos de trekking.

Los colores de la naturaleza en todo su esplendor en Capilla del Monte. Foto: Turismo de Córdoba

Los colores de la naturaleza en todo su esplendor en Capilla del Monte. Foto: Turismo de Córdoba

Con 1979 metros, el Uritorco es uno de los picos más altos de la provincia de Córdoba. Llegan al lugar visitantes interesados en los paisajes naturales y las increíbles vistas que se pueden fotografiar en la cima, como también en las historias de apariciones extraterrestres en la zona. Casi todos aseguran haber visto volar algún objeto.

Hay muchas opciones de trekking en Capilla y alrededores: caminatas guiadas entre paredones, como el de Los Mogotes hasta el Paso del Indio. Y Los Terrones consiste en formaciones rocosas rojizas que fueron erosionadas y forman un Parque Autóctono, Cultural y Recreativo, donde se realizan avistamientos de aves, zafaris fotográficos, reconocimiento de plantas, escalada y ocio en el balneario.

En Los Terrones se juega con la imaginación a descubrir durante la caminata «la ciudad perdida», «la garganta del diablo», «la bota», y «el honguito». Luego en Ongamira se vistan las cuevas o grutas: una serie de aleros naturales formados por la erosión del viento y el agua. Una alternativa menos exigida: caminar hasta El Zapato, una escultura natural que regala una gran vista del lago El Cajón y los cerros.

Los Terrones son formaciones rocosas erosionadas, que se visitan en caminatas guiadas. Foto: Turismo de Córdoba

Los Terrones son formaciones rocosas erosionadas, que se visitan en caminatas guiadas. Foto: Turismo de Córdoba

Al recorrer las calles de Capilla del Monte no se demora en encontrar la parroquia San Antonio de Padua, construida en el mismo sitio en el que una humilde capilla dio origen al pueblo. También se destaca «la calle techada», la primera de Latinoamérica con una oferta comercial y gastronómica, y sede de la original Fiesta Alienígena: cada verano hay shows y concursos de disfraces, aliens, carrozas y hasta Star Wars.

Capilla del Monte tiene un balneario municipal, con piscinas de agua de vertiente, y La Toma, atravesado por el río Calabalumba con cascadas y ollas naturales. La propuesta se completa con dos diques, El Cajón, a 2 km, y el dique de mayor altura de la provincia, Los Alazanes.

Entre los platos típicos, el cabrito asado y la trucha son dos clásicos.

Cuánto cuesta: Una cabaña para 4 personas con desayuno, desde $ 4.500; excursiones, entre $ 800 y $ 3.000.

www.cordobaturismo.gov.ar

5. Junín de los Andes, Neuquén

Las tradiciones mapuches y el volcán Lanín. Al sudoeste de NeuquénJunín de los Andes es la primera ciudad fundada en la provincia, y sus orígenes se remontan a un fortín del ejército de Roca construido en 1883.

El imponente volcán Lanín, en la provincia de Neuquén.

El imponente volcán Lanín, en la provincia de Neuquén.

Junín integra el Corredor de los Lagos junto a las localidades de Villa Pehuenia, Aluminé, Piedra del Águila, San Martín de los Andes, Villa Traful y Villa La Angostura, así como distintos destinos de Chubut y Río Negro.

A 41 km de San Martín de los Andes, tiene la costanera del río Chimehuín, que es usada como zona de recreo y pesca deportiva, y el gran Via Crucis en el Cerro de la Cruz: en las estaciones se levantan estatuas que combinan elementos cristianos y mapuches.

Hay tres circuitos principales en la región. El primero es el del volcán Lanín y el lago Tromen: en un recorrido de 130 km ida y vuelta, transitando por el valle del río Malleo se observan paisajes de estepa y pre-Cordillera acompañados por el majestuoso volcán Lanín, de 3.776 metros.

Hay distintas comunidades mapuches asentadas en la zona, y en febrero se suele celebrar la Fiesta del Puestero. Continuando el circuito se encuentra el ingreso al Parque Nacional Lanín, que protege un bosque de araucarias milenarias, al lago Tromen y al volcán que le da su nombre. Desde la zona se puede emprender una serie de senderos para realizar trekking en un marco natural maravilloso y contemplar la base del volcán.

El segundo circuito es el de los lagos Huechulafquen y Paimún, y son 116 km ida y vuelta. Boca del río Chimehuín es la zona preferida para los amantes de la pesca con mosca. El Paraje El Contra ofrece playas de arenas volcánicas y acampe, sobre la margen sur del gran Lago Huechulafquen.

La vista del Parque Nacional Lanín, en Neuquén.

La vista del Parque Nacional Lanín, en Neuquén.

Con la naturaleza en estado puro, aquí se destacan los servicios de las comunidades. Desde el nacimiento del río y bordeando la margen norte del lago Huechulafquen se ingresa al Parque Nacional Lanín, en cuyo umbral se emplaza un centro de interpretación que orienta a cerca de las posibilidades de realización de senderismo, cabalgatas, observación de flora y fauna, pesca deportiva y navegación lacustre, entre otras actividades.

En las inmediaciones de Puerto Canoa hay hosterías, cabañas y campings, además de la oferta gastronómica y artesanía regional. Al llegar a las playas de arena volcánica a orillas del lago Paimún, la capilla María Auxiliadora del Paimún exhibe piezas de gran valor artístico y decorativo.

El tercer circuito abarca 132 km ida y vuelta, y corresponde a los lagos Curruhue Chico y Grande, laguna Verde y Termas de Epulafquen. Desde Junín de los Andes hacia el sur se recorre el valle del río Curruhue, que conduce a la puerta del Parque Nacional Lanín, con las respectivas visitas a los lagos Curruhue Chico, Curruhue Grande, Laguna Verde y Carilafquen, con modalidad de acampe agreste.

El volcán Achen Niyeu y la colada de lava solidificada ofrecen opciones de senderismo, mientras que las Termas de Epulafquen son un lugar privilegiado por su entorno, que además tiene un camping organizado y un restaurante. Hay fuentes termales y unos 20 pozos.

Cuánto cuesta: Una cabaña para 2 personas con desayuno, desde $ 4.900.

neuquentur.gob.ar

6. Trevelin, Chubut

Trevelin, una pequeña ciudad de casi 20 mil habitantes en Chubut. Foto: Télam

Trevelin, una pequeña ciudad de casi 20 mil habitantes en Chubut. Foto: Télam

El legado galés junto a la Cordillera. Con casi 20 mil habitantes, Trevelin es la puerta de entrada al Parque Nacional Los Alerces, en Chubut. La pequeña ciudad de la Comarca Andina pudo conservar y/o recuperar 722 del millar de plazas disponibles en la pre-pandemia y desarrolló protocolos para las actividades y servicios, por lo que obtuvo la certificación sanitaria internacional Safe Travels.

En enero tuvo una ocupación hotelera del 60%, con turistas que llegaron atraídos por su entorno natural y que contrataron estadías promedio de tres noches, según datos de la Secretaría de Turismo local. De ese total, el 48% de los visitantes llegó de la ciudad y la provincia de Buenos Aires.

«Es muy importante que nos visiten turistas de todo el país, incluso en esta nueva normalidad, porque confirma una tendencia a preferir destinos emergentes, ligados a lo natural, alejados de las aglomeraciones, donde es más fácil disfrutar y cuidarse al mismo tiempo», afirma el secretario de Turismo local, Juan Manuel Peralta.

Trevelin, puerta de entrada al Parque Nacional Los Alerces. Foto: Télam

Trevelin, puerta de entrada al Parque Nacional Los Alerces. Foto: Télam

Declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, el PN Los Alerces reabrió en el invierno, pero si la intención es pasar la noche se necesita una reserva previa en cabañas, hosterías o campings. El Alerzal Milenario y las playas de arena junto a los lagos son imperdibles en la comarca de inmigrantes.

En galés, Trevelin significa «el pueblo del molino». Los colonos galeses llegaron a Puerto Madryn primero y, al encontrarse con una estepa hostil, las familias se movieron hasta los valles. A Rawson y Gaiman les siguió, en 1885, una expedición a caballo hacia la Cordillera de los Andes. Los llamados Rifleros de Fontana llegaron a Cwm Hyfryd (Valle Hermoso). Y también muchos descendientes de galeses viven en Esquel.

Al llegar la primavera y, en especial durante  octubre y noviembre, dos millones de bulbos florecen en el Campo de Tulipanes de Trevelin. Foto: Télam

Al llegar la primavera y, en especial durante octubre y noviembre, dos millones de bulbos florecen en el Campo de Tulipanes de Trevelin. Foto: Télam

En la ruta que une Trevelin con Chile, además de la posibilidad de conocer Futaleufú, se suceden las Cascadas Nant y Fall, las Viñas del Nant y Fall y el famoso Campo de Tulipanes; mientras que el Molino Harinero Nant Fach, la Estación de Piscicultura Arroyo Bagillt y los viñedos de Casa Yagüe completan el circuito. Los lagos Futalaufquen, Verde y Rivadavia se mantienen como los sitios más buscados por los turistas y amantes de la pesca deportiva, junto con el río Arrayanes.

En la región cordillerana de Trevelin, el templo más antiguo es la capilla Bethel, construida en 1897 con madera y paja; en 1910, los vecinos levantaron la actual con ladrillos y techo a dos aguas. Por su parte, el Molino Nant Fach (Arroyo Chico) es una réplica de los que funcionaron alimentados a agua y no solo alberga un museo, sino que todavía fabrica harina.

Las casas de té siempre tienen demanda entre los viajeros, que disfrutan de esta ceremonia y de la gran variedad de tortas que se sirven a la hora de la merienda. Desde 1995, la más famosa es Ty Te Caerdydd, donde tomó el té la ex Princesa Diana de Gales, más conocida como Lady Di.

La Capilla Bethel, en Trevelin, Chubut.

La Capilla Bethel, en Trevelin, Chubut.

Son muchos los atractivos concentrados en pocos kilómetros: lodges de pesca, cabalgatas, productores de frutillas y cerros como el Trono de Nubes.

Cuánto cuesta: Cabaña Casa de Piedra para 2 con desayuno, desde $ 7.600; La Señalada para 4, $ 7.000.

Fuente: Clarín