La barbería museo de Caballito que evoca el pasado y es atendida por un Conde

Primera Junta es un ir y venir de transeúntes de paso ligero. Mucho peatón apurado que sobrevuela la zona sin percibirla. El Mercado del Progreso se enfrenta a eso que enuncia dando un cachetazo de rigor histórico. Un poco más allá, las vías de los tranvías, que se desperezan los fines de semana, desafían los empedrados. ver más